Сетевая библиотекаСетевая библиотека
Llamas Oscuras Amy Blankenship Vinculo De Sangre #6 Así como la guerra de los vampiros se intensifica en una guerra demoníaca, Zachary se encuentra responsable de un hermoso nigromante que está conectado a un momento oscuro en su pasado. Él había visto a su madre paso a través de la línea delgada y directamente en los brazos de un demonio. Era su trabajo de asegurarse que Tiara no eligiera  el mismo camino lujurioso ... a menos que fuera con él. Ahora, con los demonios acercándose, lo último que esperaba era que tiara fuera pariente de ellos. Como los temperamentos se elevan y los secretos se mantienen, celosamente se convierte en un juego peligroso. Alguien debería haberle advertido que cuando juegas con fuego estás destinado a ser quemado. "Llamas Oscuras" Serie "Vinculo de Sangre" Libro 6 Amy Blankenship, RK Melton Traducido Por Alicia Diaz Copyright © 2012 Amy Blankenship Segunda Edición Publicado por TekTime Todos los derechos reservados. Capítulo 1 Damon cruzó la puerta de su ático y puso a Alicia en pie. No había dicho una palabra desde que habían dejado Night Light, sin confiar demasiado en su voz o sus emociones. El silencio entre ellos fue ensordecedor, pero Alicia no tuvo el coraje de romperlo. Cuando ella sintió su mano en su espalda, empujándola delante de él hacia la sala de estar, tuvo una pista de cuán enojado estaba realmente. Girando rápidamente para mantenerlo a la vista, ella silenciosamente vio como él se quitó su abrigo y lo arrojó por la habitación. La gabardina cayó en el respaldo del sofá, pero Damon ya se había olvidado de ella, y prefirió acechar a su compañero de escape. "Damon, espera", Alicia sintió la necesidad de suplicar mientras retrocedía. "¿Esperar qué?" Damon preguntó con una leve inclinación de su cabeza. Él lentamente la persiguió con un andar aparentemente relajado. "¿Esperas a que desaparezcas el primer momento en que doy la espalda? No tienes ni idea de lo que está al acecho en la oscuridad. No es seguro." "He vivido allí toda mi vida. Ya no estoy indefenso ... te aseguraste de eso cuando me convertiste." Alicia lo miró con dureza, pero siguió retrocediendo, y su confianza en sí misma recibió una paliza al sentir su ira. "No es como si estuviera huyendo de ti." Ella tragó saliva cuando comenzó a desabrocharse la camisa con dedos rápidos. Los ojos de Damon se entrecerraron, mirándola mientras ella se deslizaba detrás del sofá ... como si ponerlo entre ellos lo detuviera. "¿Ahora dónde he visto esto antes?" preguntó con una inclinación de sus labios. Alicia palideció ante la sonrisa aterradora que le dio. "Te pedí que me llevaras a verlo", señaló. "Y claramente recuerdo que te dije que no, todavía no." Los músculos en la mandíbula de Damon saltaron cuando tuvo un flash de encontrarla abrazando a Micah. La forma en que se habían separado el uno del otro era exactamente la razón por la que él no la había querido cerca del otro. "Micah estaba preocupado ... me ama Damon", Alicia probó la calma desde que él le permitía mantener el sofá entre ellos ... por ahora. Ella parpadeó cuando él estaba repentinamente a su lado ... en su lado del sofá, tocando suavemente su mejilla con su palma. "¿Y crees que ahora es un buen momento para frotar eso en mi cara?" Damon preguntó en un tono engañosamente ligero. Los labios de Alicia se separaron para replicar, pero él se había ido de repente. Se giró cuando escuchó que la puerta de la nevera se cerraba de golpe y vio a Damon metiendo un poco de sangre en un vaso. Ella frunció el ceño sabiendo que no estaba herido ... entonces, ¿por qué estaba bebiendo sangre? Dando un par de pasos tentativos hacia él, pero no lo suficientemente valiente como para entrar a la cocina, ella preguntó: "¿Por qué estás bebiendo eso?" Ambos se estremecieron cuando el vaso en su mano se rompió. Damon cerró los ojos por un segundo y luego los abrió de golpe. "Estoy enojado, estoy seguro de que te habrás dado cuenta, y esperaba que esto me diera la fuerza para contenerlo." Levantó una ceja cuando Alicia usó la velocidad que él le había dado para pasar corriendo hacia la nevera. En cuestión de segundos ella estaba poniendo un vaso lleno de sangre en el microondas. Alicia sintió un escalofrío cuando se dio la vuelta y Damon la encarceló contra el mostrador. Él no estaba diciendo nada ... solo atrapándola allí mientras inclinaba su cabeza hacia su cuello ... sin tocarse. "¿Qué estás haciendo?" susurró roncamente. "Probándome a mí mismo", Damon respondió mientras inhalaba. "¿Qué intentas probar?" Ella inclinó la cabeza hacia atrás debido al calor que estaba creando dentro de ella. Damon se echó hacia atrás para poder verla mientras respondía: "Para ver si puedo mantener mi cordura mientras hueles como otro hombre." Rápidamente tomó la mano que ella apuntó a su rostro y la empujó hacia adelante. "No haría eso si fuera tú", el advirtió. Él soltó su muñeca cuando el microondas emitió un sonido. Alicia se apartó del camino para que él mismo pudiera tomar el vaso. Ella frunció el ceño, "Él es mi hermano ... no debería contar." "Y tal vez no lo haría si no le hubieras dicho que no eras verdaderos hermanos." El vaso se rompió en su mano otra vez. "¡Maldición, me rindo!" Damon gruñó con agitación mirando el líquido carmesí por todo el azulejo. Apretando los puños a los costados, pasó junto a ella hacia la sala de estar. Alicia se frotó la sien ahora comprendiendo, al menos en su mente celosa, por qué creía que tenía derecho a estar enojado. Ella no sabía que él estaba escuchando cuando le dijo a Micah que no eran hermanos. Intentaba hacer que Micah se sintiera mejor ... no hacer que Damon guardara rencor de por vida. Girando la cabeza, pudo verlo de pie frente a las ventanas del tamaño de una pared. Damon la observó acercarse a él en el reflejo del espejo. No pudo evitar la suave sonrisa que tiró de sus labios cuando lo envolvió con sus brazos por detrás. Ella era tan pequeña que estaba casi oculta de su vista. Agarrando una de sus muñecas, él tiró hasta que estuvo frente a él con su espalda presionada contra su pecho. "¿Cuánto tiempo hace que sabes que ustedes dos no eran hermanos?" preguntó, fijando sus ojos con los de ella en el reflejo. "Solo un par de horas antes de decirle a Micah," se acurrucó en la seguridad que ofrecían sus brazos, "Hablamos de eso esta noche." Sintió esos brazos apretados y rápidamente elaborados, "Los tres somos los únicos que sabemos ... además de la Sra. Tully porque ella me liberó. Ambos decidimos que no queremos que nadie más lo sepa." "Elección sabia", ofreció Damon. Alicia se mordió el labio inferior preguntándose cómo decirlo para que Damon lo entendiera. "Pero sí lo amo, ¿sabes? Él es mi hermano mayor y siempre hemos sido cercanos. Tienes que dejarme verlo." "¿Lo hago ahora?" Damon preguntó con curiosidad. Alicia negó con la cabeza y luego se giró en sus brazos para poder mirarlo. "Escúchame", sonrió suavemente. "Micah ganó el primer lugar en mi lista de héroes cuando yo era niño porque no estaba de acuerdo con el resto de la familia cuando me ocultaban del mundo. Iba a la escuela todo el tiempo y me alejaba de esa prisión ... a veces semanas a la vez. Él me permitió la libertad que anhelaba." Damon no se fiaba lo suficiente como para decir nada, pero solo abrazarla y ver el amor que brillaba en sus ojos color amatista calmaba su ira. "Y él es un hombre muy inteligente. Me dijo que algún día encontraría a alguien que me mostraría lo que era el verdadero amor." Alicia se acercó y ahuecó la mejilla de Damon. "Tenía razón ... ¿no? No me vas a encerrar, ¿o sí? Damon la atrajo con fuerza contra él, envolviéndola con las cadenas de acero de sus brazos. Miró por la ventana que daba a lo que se estaba convirtiendo rápidamente en un lugar muy peligroso. Había usado este ático para esconderse de Michael ... ahora lo estaba usando para esconder a Alicia de cualquier cosa que pudiera dañarla. La verdad era ... después de lo que sucedió anoche, este lugar ya no era lo suficientemente seguro como para esconder algo tan precioso. Tendría que encontrar un lugar para llamar suyo para poder protegerlo de los demonios. Además ... estaba deseando volver a pelear con Michael. "Entonces para ser tu héroe, ¿tengo que dejarte fuera de mi vista en una ciudad inestable llena de demonios? Eso no es justo ", reprendió Damon. "Si no tuviera que escabullirme, entonces siempre sabrías dónde estoy", dijo Alicia, luego contuvo la respiración por un momento antes de continuar, "No quiero resentir nada por ti ... Te quiero." Damon suspiró suavemente, "Yo también te quiero ... por eso solo aceptaré tu libertad si llega con las condiciones". "¿Y esas condiciones serían?" preguntó ella con escepticismo. Damon sonrió, "Te enseñaré cómo protegerte cuando no esté cerca para hacerlo por ti." "¿Lecciones de lucha?" Alicia no pudo evitar la emoción. "Estoy jugando." "Deberías serlo, porque realmente eres terrible peleando." Cuando ella trató de golpearlo, Damon simplemente le rodeó con sus brazos y sacó sus pies de debajo de ella. Bajándola al piso, se sintió endurecerse mientras descendía sobre ella. "Mi punto está hecho", dijo mientras la miraba a los ojos. Alicia gruñó hacia él, enseñando sus dientes en una adorable muestra de desafío. "Y no habrá más secretos entre nosotros", terminó Damon con una mirada dura. El gruñido de Alicia se detuvo y ella le envió una sonrisa seductora, moviéndose debajo de él, "Te deseo." Su voz era pura seducción. Ella esperó hasta que él relajó su agarre y comenzó a bajar sus labios a los de ella. Rápidamente, Alicia se dio vuelta, llevándolo consigo. Ella rebotó con fuerza sobre su vientre inferior con una sonrisa mientras lo miraba fijamente. "Mi punto está hecho", se burló y se movió de nuevo con unos movimientos seductores. «¿Eso crees?» Damon los levantó a ambos del piso y la inmovilizó contra la pared antes de que pudiera parpadear. Empujó su pierna entre las suyas, levantándola para que estuviera a horcajadas sobre su muslo. Apoyándose cerca de su oreja, se chupó el sensible lóbulo de la oreja entre los labios y susurró: "Dos pueden jugar en ese juego." Alicia sintió que se derritió y se meció contra su muslo con ganas de más. "Me gusta la forma en que me entrenas." Damon gruñó ante la acometida sexual que esas palabras indujeron y cortó sus labios sobre los de ella en un repentino frenesí de necesidad. Él le daría lo que ella necesitaba ... pero la libertad no estaba en esa lista. Después de ver solo una fracción de lo que había salido de esa grieta, él acecharía cada movimiento que hiciera, incluso si ella no lo sabía. Si ella pensaba que él era protector antes ... ella no tenía ni idea. Lo que Damon estaba reteniendo de ella era su propio miedo ... miedo de que si la dejaba de ver no la vería nunca más, viva o muerta. Había experimentado el dolor de perder a una mujer que le importaba en el pasado debido a su estupidez y la de Michael. La diferencia ahora era que Damon más que se preocupaba por Alicia ... la amaba más allá de la razón. Apartándose del beso, él sonrió y la levantó cuando intentó seguirlo. Caminó atentamente hacia el dormitorio, pero perdió el impulso cuando los dientes de Alicia se deslizaron por su pezón derecho seguido por un golpe ascendente de su cálida lengua. Su delicada mano recorría su piel expuesta en una suave caricia, burlándose de lo que le esperaba. Al ver que estaba completamente distraído, Alicia se deslizó rápidamente de sus brazos dejando a su paso cuatro marcas de garras superficiales sobre su pecho. No eran suficientes para herir, pero definitivamente serían suficientes para que él le diera exactamente lo que quería ... si la atrapaba. Damon parpadeó cuando Alicia desapareció repentinamente de su vista y escuchó la puerta del dormitorio cerrarse de golpe con un ruido sordo. Su ceja se arqueó y bajó la mirada hacia su pecho, observando cómo las pequeñas marcas de las garras se curaban y desaparecían. Mirando hacia la puerta del dormitorio, entrecerró los ojos esperando que ella solo intentara usar esa táctica de combate inducida sexualmente con él ... no el enemigo. Alicia había cerrado la puerta con llave y retrocedía alejándose de ella esperando que Damon corriera a través de ella. "Hola cariño, ¿me extrañabas?" Damon le susurró algo al oído. Alicia chilló sorprendida y se volvió hacia él, alejándose unos pasos. Se miraron el uno al otro por un momento antes de que Alicia hiciera un alto en la puerta del balcón. Damon sonrió y la atrapó con facilidad, envolviendo sus brazos alrededor de su cintura justo cuando su mano tocaba el mango. Ella luchó y se retorció contra él, haciendo un intento poco entusiasta de escapar y Damon se sintió endurecido por la anticipación. A su pequeño diablillo le gustaba que lo persiguieran y lo dominaran con amor y él se lo daría. Él la jaló hacia atrás contra su pecho y sonrió ante su agudo jadeo cuando su mano se aferró a uno de sus pechos. "Esa fue una muy buena distracción", reflexionó Damon mientras le acariciaba el cuello con la nariz. Suavemente mordió el lugar que acababa de acariciar y apretó suavemente su pecho cuando ella inclinó la cabeza sobre su hombro y gimió. "Pero será mejor que sea el único en el que usas ese truco." Alicia no pudo evitar reír sin aliento. "Está bien. No creo que los pezones de un demonio tengan un sabor tan bueno como el tuyo de todos modos." Damon gruñó y agarró el dobladillo de su camisa, levantándola sobre su cabeza en un movimiento suave. El humor de Alicia voló por la ventana cuando las manos de Damon se deslizaron por los lados de su camisa y se la pasaron por la cabeza. Ella jadeó cuando sus manos volvieron a sus pechos, frotando el encaje sobre sus pezones ya duros y arqueó su espalda para fortalecer el contacto. Deseando sentir sus manos directamente sobre su piel, ella se estiró para deshacer el cierre delantero de su sujetador. Damon agarró sus muñecas y las envolvió alrededor de su cuello. "No quites tus manos", ordenó en un susurro áspero. Alicia gimió de nuevo cuando el calor de sus manos regresó a sus pechos antes de viajar lentamente por su vientre. Ella gimió ruidosamente cuando levantó una de sus piernas con una mano mientras la otra gentilmente se frotaba contra el pliegue de sus jeans. Apenas la tocaba, pero el susurro de la sensación fue suficiente para casi hacerla entrar en ese momento. Sus caderas se movieron con el movimiento de su mano, pidiéndole físicamente más presión. Damon abruptamente liberó su pierna y abrió el broche frontal de su sujetador, quitándolo rápidamente y tirándolo sobre su hombro. Las manos de Alicia se unieron a las suyas para quitarle los jeans y pronto fueron olvidados en algún lugar en el piso. No pasó mucho tiempo antes de que no hubiera nada que los separara y Alicia se deleitó con la sensación de su piel contra la de ella. Ella se estremeció cuando las puertas del balcón se abrieron repentinamente y ella fue impulsada a través de ellas hacia el aire fresco de la noche. "Damon, ¿qué estás haciendo?" preguntó ella. "¿Querías salir afuera, ¿no?" preguntó en voz baja, luego la levantó y la sentó en la gruesa barandilla frente a él. Alicia agarró la muñeca de Damon cuando sintió la brisa acariciar sus pezones en una tentadora caricia. "¿Qué pasa si alguien nos ve?" preguntó mirando los edificios y sintiéndose muy expuesta. "Entonces tienen un par de binoculares muy caros y merecen mirar." Damon dijo con una sonrisa y dejó que su mirada recorriera más abajo su cuerpo. Dando la vuelta a su mano para que él ahora la agarrara de la muñeca, agarró la otra para que no temiera caerse. "Vamos a darles un gran espectáculo." Al inclinarse hacia adelante, Damon succionó su pezón en su boca y la presionó hacia atrás. Fue rápidamente recompensado cuando ella envolvió sus piernas alrededor de su cintura en un esfuerzo por evitar caerse. Mientras su mente racional sabía que él nunca la dejaría caer, era natural temerlo. Damon besó lentamente su camino por su cuerpo, deteniéndose a una gran atención en sus lugares favoritos antes de bajar. Él colocó sus hombros entre sus piernas y miró con vehemencia el regalo que se le había presentado. Cuando presionó sus labios contra su calor húmedo, fue recompensado con un gemido de placer. Alicia echó la cabeza hacia atrás y gritó con el primer golpe de su lengua. Ella se arqueó hacia atrás, sin importarle si estaba colgando sobre las calles de la ciudad, muy por debajo de ella, y abrió aún más los muslos para permitirle a Damon más acceso. Su gruñido de aprobación fue más que suficiente para casi enviarla al borde. Una fuerte ráfaga de viento soplaba sobre ellos haciendo que su cabello casi flotara alrededor de su cabeza y estimulara su cuero cabelludo. Era espeluznante, estimulante, y la idea de ser vista por alguien comenzó a tomar una luz diferente ... excitándola más allá de cualquier cosa que hubiera experimentado alguna vez. ***** Angélica y Zachary entraron al castillo, completamente agotadas. Ren les había dicho que se fueran a casa y descansen. PIT iba a comenzar a tomar el trabajo de erradicar a los demonios escapados en turnos para que nadie se sobrecargue. Ninguno de los dos había querido irse, pero sabía que Ren tenía razón ... este no era el tipo de trabajo en el que se estaba quedando dormida. No te despediría ... solo muerto. "Hogar, dulce hogar", bostezó Angélica. Los miembros de PIT que habían regresado con ellos estuvieron de acuerdo con Angélica y se separaron en diferentes áreas del castillo para descansar o tomar algo de comida. Angélica optó por volver al laboratorio para ver cómo estaba Jason, ya que lo habían dejado inconsciente. Sonrió al ver que alguien lo había llevado al sofá contra la pared. "Probablemente va a dormir por un tiempo", dijo Zachary detrás de ella. Ella pasó sus dedos por el suave cabello rubio de Jason como haría un niño. Para salvar a personas como él, era por lo que había empezado a luchar contra los demonios en primer lugar. Solo deseaba haber podido permanecer inocente en lugar de descubrir que los monstruos debajo de su cama eran reales. Ella sabía que eran reales incluso cuando era niño. En su opinión…. sabiendo apestaba. Sus labios se curvaron en una sonrisa agradecida recordando la muerte del demonio que había etiquetado a Jason por la muerte. Tenía que admitir que Syn iba a ser útil ... Lástima que también fuera un psicópata. "Ve a dormir un poco", dijo Zachary en voz baja. "Tenemos mucho trabajo por delante y necesitamos a todos en su mejor momento." Angélica asintió y se deslizó en su habitación por el pasillo. Mirando hacia la enorme cama y luego hacia ella misma, decidió que era una ducha para quitar el hedor demoníaco de su cuerpo. Moviéndose silenciosamente en su baño personal, encendió el agua caliente y se desnudó antes de dirigirse al espejo para buscar heridas. No encontrar nada después de todas las peleas que había hecho en las últimas dos horas fue un poco sorprendente. De nuevo, la imagen del hombre que la había ocultado toda la noche la insultó ... Syn. Cada vez que uno de los demonios hubiera recibido un golpe ... había estado allí para interferir. Lo que más le molestaba era que las veces que ella no lo había visto ... se había sorprendido a sí misma buscándolo. Girando, ella entró en el rocío caliente e intentó despejar su mente del hombre que había decidido convertirse en su escudo contra los demonios. Había aprendido hace mucho tiempo a contar solo para no estar decepcionada. Ella no iba a cambiar esa teoría ahora. Ella restregó su cuerpo hasta que la piel se vio rosa y luego comenzó en su cabello. Angélica no pudo contener el gemido cuando sus uñas rozaron suavemente su cuero cabelludo y cerró los ojos en éxtasis. Si hubiera estado prestando atención, habría visto la sombra de la figura oscura de pie justo al otro lado de las puertas de ducha heladas. Syn estaba perfectamente quieta en el baño humeante viendo a Angélica hacer algo tan simple y obtener placer de ello. Le recordaba las veces que él le había lavado el pelo y ella había agradecido su toque. Puso una mano contra el vidrio que los separaba cuando sintió la necesidad de tocarla para levantarse dentro de él. Para un dios del sol, el concepto de tiempo no tenía el mismo significado que para los humanos; por lo tanto, generalmente eran una raza paciente ... pero incluso los dioses tenían sus debilidades. El estaba a distancia y muy desnudo. Angélica sintió que el calor repentino cobraba vida entre sus muslos y cerraba los ojos, amando la sensación familiar pero rara vez. Rápidamente enjabonando su trapo otra vez, lo pasó por sus pechos y los sintió hincharse bajo su toque. Dejando caer el trapo al piso de la ducha, enjabonó sus manos con una buena y espesa espuma y se las pasó por los pechos. Dejando que sus dedos se deslizaran sobre sus pezones de a uno por sensación adicional, sus labios se separaron y su respiración se aceleró. Syn observó una de sus manos bajar de su pecho y deslizarse entre sus muslos en un intento de aliviar el calor que había creado en ella. Su mirada lentamente se arrastró hasta donde se estaba mordiendo el labio inferior para evitar gritar e inhaló bruscamente. Syn movió su mano contra el vidrio acariciando y sonrió maliciosamente cuando la mano entre sus piernas imitaba sus movimientos. Angélica se apoyó contra el vidrio de la ducha cuando sus dedos encontraron su lugar de placer favorito y lo movió con movimientos circulares. Esta no era la primera vez que había hecho esto y había pasado un tiempo, pero probablemente era lo mejor que había sentido. Pensó de nuevo sobre un día encontrar a alguien con quien hacer esto y la imagen de Syn pasó por su mente. La visión de sus ojos oscuros y cabello largo y oscuro hizo que la bobina en su vientre se soltara y ella abrió la boca en un grito silencioso mientras se endurecía. Le tomó toda su fuerza de voluntad mantenerse en pie cuando sintió el calor líquido deslizarse sobre sus dedos y su cuerpo se crispó placenteramente con las muchas réplicas. Después de varios minutos, Angélica apagó el agua y Syn desapareció en cuanto abrió la puerta de la ducha. Agarrando la toalla, se envolvió en ella y luego captó su reflejo en el espejo. Sin embargo, no fue su cuerpo el que llamó su atención ... era la huella de la mano en la puerta de la ducha helada detrás de ella. Girando, frunció el ceño y levantó la mano para colocarla sobre la impresión en la puerta. Frunció el ceño al ver cuánto más grande era comparado con el de ella. Este lugar estaba protegido contra el mal ... o eso Storm les había asegurado. ¿Eso no la haría mirar a hurtadillas al lado de los ángeles? Retrocediendo de la ducha, decidió preocuparse más tarde. Aunque se sentía mucho mejor, solo dormir recargaría completamente sus baterías. Después de secarse y cepillarse el pelo, regresó al dormitorio y sacó su camisón negro de gran tamaño de la cómoda, sonriendo ante el nombre de su banda de rock favorita en el frente. Ir a ese concierto de rock había sido una de las únicas cosas normales que había hecho cuando era adolescente y atesoraba el recuerdo. Se lo puso y caminó lentamente hacia la cama, sonriendo mientras retiraba las sábanas y apagaba la lámpara. Sintiendo por su I-pod, bajó el volumen, dejando que la canción Evil Angel llenara el silencio. Acurrucándose profundamente en el suave colchón, cerró los ojos y dejó que la adormeciera. Syn salió de las sombras de la habitación y se acercó a la cama mientras escuchaba la canción. Ella sabía que él estaba allí y confiaba en él lo suficiente como para no hacer nada al respecto. Esta era otra señal de que su verdadera alma estaba despertando. Había escuchado su declaración de 'hogar dulce hogar' ... haciendo eco de los pensamientos de Damon casi exactamente. Damos necesitaba un hogar para su nueva compañera Alicia, y Angélica necesitaría lo mismo cuando finalmente la reclamara. Kane y Tabatha ... otra vez, la misma situación ... las mujeres tenían que ser protegidas y queridas por encima de todas las demás. "Damon", llamó mentalmente Syn mientras se alejaba de la cama y se acercaba a la ventana. 'Es hora de encontrar una nueva casa familiar ... la nuestra está empezando a crecer.' La contemplación de Damon se sintió a través de su vínculo mental antes de que Syn lo sintiera tomar una decisión. 'Tengo el lugar perfecto en mente', respondió Damon mientras daba una cuchara a Alicia contra él. 'Lo investigaré mañana.' El cuerpo de Syn pareció disolverse con la suave brisa que entraba por la ventana, solo para reaparecer en el techo. Caminó a lo largo de la almena que rodeaba el patio interior del castillo, deteniéndose ocasionalmente para mirar hacia el cielo o hacia el océano más allá de la propiedad. Sintiendo una presencia vieja y familiar detrás de él, Syn volvió la cabeza para mirar por encima del hombro. "Mucho tiempo sin verte", dijo Storm en voz baja. "Me alegra que hayas encontrado a tu alma gemela." Sabía que Syn iría por ella, por eso había tenido a Zachary protegiéndola todo este tiempo. La esquina de los labios de Syn se curvó ligeramente hacia arriba, "Veo que tienes nuevos reclutas para tu ejército ... bastante jóvenes ¿no?" Storm se encogió de hombros, "No más joven que tus hijos cuando les diste eternidad." "¿Qué quieres viajero en el tiempo?" Su tono era una advertencia para su estado de ánimo. "Tú estabas ahí. Viste lo que salió de la grieta ", declaró Storm. Syn lo miró con expresión estoica: "No me importan tus mezquinas guerras." Storm sabía la verdad detrás de esas palabras. Había escuchado la verdad de los labios de Syn ... aunque todavía no había pasado en la línea del tiempo del dios del sol. Syn algún día le diría que la última vez que estuvo en guerra con alguien ... había destruido su propio planeta. La única razón por la que Syn había compartido ese secreto con él era porque ambos eran dioses. Pero por ahora ... le dio una mejor comprensión de Syn. "Angélica quiere proteger a los humanos porque fue criada como una ... muchas veces ahora, aunque ella no recuerda las vidas pasadas. Tus hijos también son muy protectores con los inocentes ... como sé que lo eres." Storm susurró con calma. El hecho de que Syn no se hubiera desvanecido significaba que había aceptado escuchar. Syn no corrigió al caminante del tiempo ni le preguntó dónde había obtenido su información. Un caminante de tiempo podría ver todos los resultados si elige buscarlos. Si Storm estaba preocupado por el futuro, entonces había una razón para ello. "¿Cuál es tu profecía? Los humanos siempre están buscando su Jardín del Edén, sin embargo, son tan vanos que no se dan cuenta de que están dentro de él. Siempre nos ha quedado a nosotros, los guardianes, expulsar a las serpientes. Los humanos no tienen el poder de protegerse. Si no los ayudamos, entonces los demonios convertirán este lugar en una ciudad de sangre." "Y no se detendrá aquí", concluyó Syn en un suave susurro. Storm limpió la sangre que ahora se filtraba en lágrimas de sus ojos. La única razón por la que su cabeza no explotaba era porque estaba hablando con otro dios que no compartiría los secretos. "Algunos de los demonios que salieron de ese desgarre entre dimensiones casi destruyeron este mundo durante la edad oscura ... casi los perdimos." Storm deja que el peso de esa declaración se mantenga entre ellos. "Lo recuerdo", dijo Syn. "Entonces también recuerdas a los que fueron al inframundo por su propia voluntad para proteger el sello de barrera y evitar que los demonios regresen", recordó Storm. Syn asintió, "Los hermanos ... cómo se puede olvidar." "Ahora han regresado a este mundo mientras persiguen a los demonios que huyen". Una vez más, los hermanos voluntariamente han prometido ayudar a librar a este mundo de la amenaza del demonio. Tú y yo somos posiblemente las únicas criaturas que quedan en este mundo que honestamente pueden decir que nuestro poder es casi igual al suyo. ¿Negarías eso acumulando tu poder por razones egoístas? "Podría llevar a mi familia y dejar este lugar para tu guerra", advirtió Syn. "Y puedo darte una razón para quedarte", respondió Storm. "Tienes tres hijos aquí contigo ahora ... pero tienes muchos perdidos en el tiempo. Puedo ofrecerte tus niños desaparecidos." Syn giró su cabeza para mirar al caminante del tiempo, pero al ver la sangre que esta conversación estaba causando, miró hacia otro lado. "Recupera tu fortaleza ... entonces recuperaremos a mis hijos." Storm sonrió mientras desaparecía del techo. ***** Ren entró en su oficina privada y se sentó pesadamente en la silla de su escritorio. Había sido una noche larga y solo porque el sol saldría en unos minutos no significaba que había terminado. Había un tipo diferente de oscuridad ahora. Se había prometido a sí mismo que trabajaría solo ... no prestaría atención a los otros miembros de PIT. Pero mientras miraba a los otros que peleaban junto a él, podía sentir a los que se estaban debilitando y a los que tenían la fuerza para quedarse y luchar por más tiempo. Nadie lo cuestionó cuando comenzó a enviar a algunos de ellos al castillo ... algunos incluso parecían agradecidos. Había enviado a Hunter a descansar cuando había resultado herido. El indio era terco y no le había contado su herida a nadie, pero Ren podía oler la sangre. Trevor estaba casi muerto de pie. Los espectros tienden a drenar tu fuerza vital por un tiempo. Afortunadamente, algunos refuerzos de última hora habían llegado y Ren se había ido, necesitando despejar su mente de la furia de la batalla ... podía sentir las emociones de todos, incluida la sed de sangre de los demonios. Ahora que estaba dentro de los muros del castillo, se concentró en los poderes que lo rodeaban y sonrió. Alguien entre ellos tenía el poder de bloquear las emociones. Si pudiera descubrir cuál, les daría la mano. Eso también lo llevó a otra conclusión ... no todos aquí en el castillo tenían un archivo PIT. Pero eso estaba bien, tampoco él. Mirando hacia el techo alto, sintió cinco fuerzas de vida distintas en el tercer piso. Se preguntó quién podría estar allí desde que Storm le había dicho que el piso estaba cerrado y fuera de los límites. Ren incluso había mirado los planos del castillo para ver si había una puerta escondida, pero no encontró nada. No iba a perder el tiempo sacando todos los libros del estante o tocando cada pared del lugar para encontrarlo. Las puertas ocultas permanecieron ocultas por una razón. Si el que estaba allí quería ser dejado solo, Ren respetaría sus deseos. El aire en la sala se onduló y Ren miró a Storm, que estaba sentado al final del escritorio. Miró al caminante en el tiempo cuando vio la nariz ensangrentada que Storm estaba tratando de sofocar. "Decir secretos de nuevo, ¿verdad?" Ren preguntó con un leve gruñido en su voz. Storm ignoró la mirada y la pregunta, simplemente se quedó allí sentado hasta que su nariz finalmente dejó de sangrar. Dejando caer el pañuelo en el cubo de basura, volvió a mirar a Ren con una expresión de complicidad en su rostro y luego miró hacia el techo pensativamente. "Te estás preguntando cómo llegaron allí, ¿verdad?" sonrió, "No usarán la puerta de entrada para ir y venir ... las ventanas parecen más adecuadas para ellos." "Sean quienes sean, pareces feliz de que estén aquí," arqueó una curiosa ceja. La expresión de Storm se puso seria, "No los subestimes ... tienen sus razones para ser como son. Si desean interactuar con los equipos de PIT, lo harán." "Pero no son parte de los equipos", Ren quería aclaraciones. Storm negó con la cabeza, "No, no lo son." "Está bien entonces", Ren se encogió de hombros. «¿Quiénes son?» "La leyenda dice que fueron los guardianes originales de los sellos entre los mundos. Hasta anoche, habían estado en el reino de los demonios protegiendo el sello de ser violado desde ese lado." Ren asintió y se reclinó en su silla, decidiendo que se detendría con las preguntas viendo cómo Storm ya había roto su voto de silencio recientemente. Sus ojos comenzaban a arder por la falta de sueño, pero sabía que no podría descansar por un tiempo. Capítulo 2 Zachary se apoyó contra la barandilla en la parte superior de las escaleras mirando hacia el piso principal. Se quedó muy quieto cuando vio a uno de los miembros más jóvenes y más nuevos de PIT... Tiara. Ella siempre había sido parte no oficial de PIT, a pesar de que de niña no tenía ningún poder y nunca salió en una misión. Debido a las habilidades nigromantes de su madre, Tiara había sido arrastrada con el equipo PIT toda su vida. Él había escuchado de algunos de los otros que era como ser un mocoso del ejército ... simplemente mejor protegido. Mientras los padres salían a la guerra, el niño generalmente se colocaba en un área segura... normalmente una habitación de hotel que estaba custodiada por el CIA. Había algo acerca de ser diferente ... a veces los últimos de su clase que hacían sus vidas más difíciles que la mayoría. Tendía a dar sus instintos más fuertes ... también a sobrevivir y proteger a sus crías. Cada miembro de PIT tenía enemigos... era uno de los inconvenientes de ser un asesino demonio entrenado. Esos mismos enemigos habían aprendido hace mucho tiempo que la forma más rápida de llamar la atención de un rival era robarles a sus hijos. En este caso, sería un demonio robando al hijo de un miembro de PIT que los había traicionado. Las lecciones eran una perra en aprendizaje y los niños mantenidos en reclusión era el precio. Por lo que Zachary notó, Tiara había sido uno de los niños más reservados de todos ellos. Incluso él solo la había visto un par de veces y tenía una autorización máxima. Bueno, la falta de contacto podría atribuirse al hecho de que, durante los últimos diez años, había salido de su camino para evitar a su madre... Myra. Pero Tiara siempre tenía a alguien siguiéndola de cerca, siguiendo cada uno de sus movimientos, especialmente si alguna vez se aventuraba a mirar ocasionalmente al resto de la organización. Después de unas semanas desde la muerte de Myra, como era la tradición cuando el líder de un equipo muere, su equipo se había dispersado en otras áreas de PIT. Hacer que una regla de oro redujera las distracciones y las complicaciones... o eso había escuchado. Él mismo era más un independiente, un arma de alquiler, y trabajaba mejor cuando estaba solo. Angélica había sido la única persona estable en su vida porque podía ver más allá de la máscara que llevaba... la máscara que hacía que todos creyeran que era un poco comediante. Los poderes de nigromancia de Myra habían pasado a su única hija en el momento exacto de su muerte. Tiara tomó las riendas y dio un paso adelante como jugadora permanente al aparecer aquí. Pensó que era un poco extraño que ella hubiera sido tan rápida en superar la muerte de su madre ... uno hubiera pensado que todavía estaría de luto. Zachary había tenido acceso a ver a su madre trabajar varias veces. Él era un adolescente en ese momento, de unos dieciséis años en realidad. Aún recordaba la primera vez que había visto a Myra resucitar a los muertos. Lo había hecho para encontrar la ubicación del demonio que mató a la víctima que había revivido. Zachary se estremeció en recuerdo de esa noche... lo había llenado de miedo y anhelo de la otra vida. Aún acechaba sus sueños. Myra había sido la persona más bella y misteriosa que él había conocido y él se sintió atraído por ella ... también lo fueron muchos hombres. Había visto a otros chicos suplicar que los subieran a su equipo por la noche con la esperanza de que pudieran acostarse con ella. Se rumoreaba que aquellos con los que ella se acostaba eran más que simples amantes o una sola noche ... también había una amistad profundamente arraigada que mantenía al grupo unido incluso cuando estaban entre trabajos. Era casi imposible subir a su equipo porque los hombres nunca se apartaban de su lado de buena gana ... solo por medio de una bolsa para cadáveres. A los miembros de PIT con esposas o compañeros nunca se les permitió acompañarla en misiones como regla, y mucho menos convertirse en miembros de su equipo habitual. Los muertos también parecían acudir a ella como la llamada de una sirena. Desafortunadamente, los demonios eran propensos a la llamada también. Por lo general, era un demonio poderoso que había despertado a los muertos en primer lugar y cuando sus subordinados fueron llamados de regreso a sus tumbas, ese demonio los seguiría para ver quién les estaba robando. Fue la razón por la cual Myra nunca se la había dejado sola en cementerios, funerarias o morgues. La tercera vez que Zachary había sido elegido para su equipo, se había presentado tarde, atrapado en una pelea con otro demonio. Cuando entró en el cementerio, había sido testigo de algo que sabía que no debía ver ... incluso a esa distancia. Myra acababa de poner el cementerio a dormir cuando su nigromancia fue respondida por un demonio muy poderoso. Los otros miembros de PIT presentes se derrumbaron abruptamente en el suelo, inconscientes por una fuerza invisible. Zachary aún era joven, con solo unos pocos asesinatos de demonios en su haber y rápidamente se refugió detrás de una lápida ... sin saber qué más hacer. El poder que emanaba del demonio era algo que nunca antes había sentido y sabía que tenía que ser uno de los pocos demonios maestros que aún deambulaban por la tierra. Después de unos momentos de que no sucedía nada, reunió su coraje y se asomó por el borde de la lápida. Las sombras frente a Myra estaban retorciéndose, casi respirando de anticipación. Fue entonces cuando un hombre alto y guapo con cabello largo y plateado que se parecía mucho Myra apareció desde la oscuridad. Incluso con la distancia que los separaba, Zachary podía ver la forma en que el demonio miraba Myra... como si quisiera devorarla. El demonio se acercó al nigromante que acababa de dejar a sus zombis y fantasmas para descansar. El pánico que llenó la mente de Zachary lo abrumó y el fuego saltó de sus manos con ira. Se levantó de su escondite, corriendo desesperadamente para salvar a la mujer que se suponía que debía proteger. Zachary no había querido que el demonio lastimara Myra y tenía toda la intención de rescatarla incluso si tenía que quemar todo el cementerio en el suelo haciéndolo. Sin embargo, el demonio tenía algo más en mente. Lentamente volvió la cabeza y cerró sus asombrosos ojos plateados con los de Zachary. Para horror de Zachary, su fuego se apagó ... y también su control sobre su propio cuerpo. A pesar de que luchó con todo en él, aún golpeó el suelo, incapaz de moverse o hablar. Lo primero que pasó por su mente fue que todavía estaba consciente ... a diferencia de los otros hombres que cubrían el cementerio, y tenía una visión perfecta de lo que estaba a punto de suceder. Myra había dejado que el demonio la tocara ... aparentando darle la bienvenida mientras ella sonreía seductoramente y colocaba su mano sobre su pecho. Incluso había llamado al demonio por su nombre ... Deth. La ropa fue eliminada rápidamente y Zachary vio como el demonio reclamaba cuerpo de Myra. Habían hecho el amor contra la lápida sepulcral detrás de ellos varias veces antes de que el demonio le hubiera susurrado algo al oído, haciendo que la mirara con amor. Habían compartido un beso más antes de que el demonio desapareciera en la noche. Zachary vio como Myra lentamente giró la cabeza y lo miró ... sabía que él lo estaba mirando todo el tiempo. Sin decir palabra, ella había recogido su ropa y se había vestido, y luego esperó a que el resto del equipo tomara conciencia. Zachary había recuperado el uso de su cuerpo después de solo un par de minutos y se sentó, permaneciendo donde estaba ... tan lejos de Myra como podía llegar sin salir y mirar en silencio. Todavía se veía hermosa e incluso tenía una sonrisa suave. Él no entendía ... no entendía nada de eso. Cuando los demás se despertaron, no tenían ningún recuerdo de lo que los atacó y, cuando se les preguntó, Myra simplemente explicó que todo estaba en silencio y que el "ataque" no había sido más que la reacción violenta del poder de devolver a los muertos a la tumba. Zachary nunca repitió lo que había visto esa noche a otra alma. Sin embargo, después de eso, su confianza en Myra había sido destrozado. Incluso se había propuesto solicitar otros trabajos para no tener que acercarse a ella. También había investigado sobre el demonio que había conocido en el cementerio y descubrió que había tenido razón ... Deth era un demonio antiguo. El demonio podría haberlos matado esa noche, todos ellos incluidos Myra si hubiera querido porque él había matado en el pasado ... había matado a muchos. Myra obviamente estaba jugando para ambos equipos ... y esa era una línea que ninguno de ellos se atrevió a cruzar. Le pareció un poco irónico que hubiera encontrado su final a manos de un demonio ... o al menos la historia había sido contada. Aparentemente, cruzar esa línea tuvo consecuencias nefastas. Zachary se negó a sentir la tristeza que intentó atravesarle el pecho al morir ... lo último que PIT necesitaba era un traidor caminando entre ellos. Tirando del pasado, Zachary observó a Tiara moverse a través de la gran habitación de abajo, escuchando el India las campanas alrededor de su tobillo tintinean silenciosamente y se preguntan cuánto se parecía a su madre. Ella podría haber sido un doble de su madre ... solo una versión más joven. Parecía una niña en el cuerpo de una mujer, completamente inocente de la violencia que la rodeaba y más que consciente de ello al mismo tiempo. Poseía un bronceado dorado, una piel perfecta y los ojos muy abiertos de un niño inocente. Esa inocencia estaba de alguna manera manchada por labios llenos de sudor que lo hacían querer sentirlos contra los suyos. Mientras la miraba, se dio cuenta de que estaba equivocado ... la belleza de su madre no tenía nada que ver con la de Tiara. Solo mirarla lo hizo sentir como un acosador, pero en lugar de retroceder miró más de cerca. Su forma de vestir la hacía parecer como si la hubieran sacado directamente de la caravana de un clan gitano que se había perdido a tiempo. Fue de la misma manera que Myra solía vestir. Él asumió que era tradición dentro de esa línea de nigromantes. Esta noche, su camisa era poco más que un pañuelo cuadrado negro doblado en forma de triángulo y atado alrededor de su pecho, dejando los costados y la espalda desnudos para mostrar su piel tentadoramente perfecta. Su falda estaba peligrosamente baja en sus caderas pero cubría todo lo demás hasta sus tobillos. Las puertas comenzaron a abrirse por todas partes y la gente apareció desde todos los rincones del castillo, cruzando la sala principal debajo de él y frunció el ceño ante la distracción. El teléfono celular de Zachary se apagó y él lo sacó para leer el mensaje de texto de Storm. "Reunión en la oficina de Ren, trae a Jason." "¿Cómo diablos se supone que debo hacer eso, usar sales aromáticas?" Zachary murmuró guardando su teléfono. Mirando hacia la sala médica, parpadeó sorprendido cuando la puerta se abrió y Jason asomó la cabeza por el pasillo. Él arqueó una ceja preguntándose si Storm pasaba todos los días entrando y saliendo de la existencia para hacer que las cosas sucedieran en el tiempo correcto. Solo pensar en cuánto tiempo podría durar un día para el viajero en el tiempo le dio dolor de cabeza. Pero, de nuevo, si algo se hubiera hecho mal, ¿no podría Storm volver siempre y arreglarlo si quisiera? "Me alegra ver que estás despierto," dijo Zachary con una sonrisa. "¿Confío en que dormiste libre de pesadillas?" Jason salió el resto del camino y lentamente se acercó a Zachary. "Sí, me siento mucho mejor ahora que la marca de la muerte se ha ido." Miró hacia abajo a la actividad debajo de ellos y preguntó: "¿Qué está pasando?" Zachary le pasó el brazo por los hombros a Jason y lo condujo hacia las escaleras. "¿Quieres ver algo realmente genial?" Jason se encogió de hombros, "Claro, ¿por qué no?" "Bien", sonrió Zachary, "tu presencia ha sido solicitada por nuestro jefe ... tu primera reunión oficial con PIT." Jason arqueó una ceja. "Pero no soy miembro de PIT." Zachary sonrió maliciosamente, "o se une a nosotros, o de repente aparece un gran caso de amnesia." Jason se apartó de Zachary con un ceño preocupado. Levantando las manos en señal de rendición, él asintió con la cabeza, "Dirige el camino." Cuando Zachary se rió y bajó las escaleras, Jason no tuvo más remedio que seguir ... aunque lo hizo a una distancia segura. ***** "Tengo algo para ti." Dijo Storm y sacó un pequeño USB drive desde el bolsillo de su camisa. Ren lo tomó de él y lo conectó a la computadora. Él sonrió cuando vio el mismo mapa que había creado ... solo que este era más actualizado. Cuando el mapa original solo tenía algunos destellos enfocándose en la potencia centralizada registrada, este mapa se parecía al Lite-Brite de un niño en velocidad. Diferentes luces de colores ahora iluminaban cada centímetro de la ciudad y se extendían hacia los barrios marginales, la reserva e incluso las playas ... ahora estaban en todas partes. "¿De dónde lo conseguiste?" Ren preguntó con asombro, levantándose lentamente de su silla en el proceso para ver mejor la gran pantalla en la pared. Storm se miró las uñas y las examinó con gran interés, "Tú." Antes de que Ren pudiera decir algo, las puertas de su oficina se abrieron repentinamente y algunos de los miembros del PIT que habían regresado al castillo entraron. Ren sintió el poder acumulado en la habitación y luchó para mantener su propio poder bajo control. Aunque su rostro expresaba aburrimiento exteriormente, por dentro estaba casi en pánico. Buscando el poder de bloqueo que había sentido antes, Ren se aferró a él y sintió que su mundo se estabilizaba de nuevo. Él asintió con la cabeza a Zachary cuando el otro hombre entró y se unió a él y a Storm en el escritorio. Zachary dejó que su mirada se filtrara lentamente a través de la gente, saltándose rápidamente la zona en la que Tiara estaba parada solo para probarse a sí mismo que podía hacerlo. Fue más difícil de lo que pensaba. Cuando su mirada se volvió hacia ella, notó su estremecimiento y ella rápidamente miró hacia Storm. Zachary frunció el ceño y cruzó los brazos sobre el pecho, preguntándose por qué había reaccionado así a él. Jason miró a su alrededor en busca de Angélica y se sintió decepcionado cuando no la vio entre el grupo de aspecto exótico. Rápidamente se retiró contra la pared jurando que acababa de ver a un chico tele transportarse a la habitación. Un segundo el lugar a su lado había estado vacío ... y al siguiente no estaba. Inmediatamente, Guy buscó a Tiara con su mirada e intentó pensar en la mejor manera de acercarse a ella con su plan. Acababa de pasar las últimas dos horas destrozando su habitación y la de Carley tratando de encontrar un hechizo para lo que tenía en mente. Durante su rabia alimentada por la pena, había recordado a Carley tropezando con ella en una de sus 'adquisiciones' cuando ella había mencionado los rollos robados. Los dos habían compartido un poco de diversión en ese momento, creyendo que nunca tendrían la necesidad de resucitar a los muertos. El hechizo era uno viejo que había sido transcrito de un texto antiguo ... una forma de devolver a los muertos. Sin embargo, en este caso, solo vincularía el espíritu con el reino humano mientras permaneciera unido al reino espiritual. En resumen, Carley se convertiría en un fantasma. Guy sabía que había otra parte de la magia que le permitiría a Carley regresar a su cuerpo, pero para que eso funcione tenía que tener el poder de la nigromancia. Tiara era la única que podía ayudarlo a recuperar a Carley ... tomaría el poder de Tiara vincular el alma de su hermana con su cuerpo. Tiara sintió que la miraba y alzó la vista preguntándose si era Zachary. En cambio, encontró a Guy mirándola con añoranza. Ella se encontró con su mirada tranquilamente sabiendo lo que estaba pasando por su mente. Había oído hablar de la muerte de su hermana y esperaba que cambiara de parecer. Los amados de los que habían matado en el cumplimiento de su deber a menudo habían abordado a su madre. Tendría que evitarlo por un tiempo ... al menos hasta que se calmara. "Me alegro de que todos puedan hacerlo", dijo Storm una vez que las puertas se cerraron. "Tengo buenas y malas noticias." Él asintió con la cabeza hacia el enorme mapa computarizado en la pared, "Esa es la mala noticia." Hubo varios murmullos entre la multitud. ¿Cuál es la buena noticia? Trevor frunció el ceño desde la entrada cuando entró en la habitación. "La buena noticia es que los demonios más poderosos son inteligentes. Acaban de regresar a este mundo y no son estúpidos, por lo que no van a salir por sí mismos de inmediato por ir en matanzas masivas. En el pasado, a los demonios maestros les gustaba controlar a los humanos ... no matarlos. Primero establecerán la tienda e intentarán reclamar un territorio. Mi esperanza es que algunos de ellos incluso se maten unos a otros para apostar su reclamo en un área y se reducirá el campo de juego." "¿Estás diciendo que todos se quedarán en esta área en lugar de dispersarse a otros estados?" alguien cerca de la ventana preguntó. "¿Por qué harían eso cuando sería más inteligente escapar de Dodge?" "Hay algo que los mantiene atados a esta área", Storm señaló el mapa, "El área que ves y a unas cien millas en todas las direcciones", decidió cambiar de tema. "Más buenas noticias, la actividad sísmica y las repentinas rarezas climáticas están obligando a algunos de los humanos a abandonar el área. Tuve que tirar un par de hilos, pero lo arreglé para que la prensa anunciara que la serie de temblores de la noche anterior podría estar insinuando un terremoto más grande ... el "grande" por falta de una frase mejor." "Sin embargo, todos sabemos que este no es el caso. No queremos atraer demasiada atención a Los Ángeles, pero si podemos lograr que solo el diez por ciento de la población humana se vaya por su cuenta, entonces hará que nuestros trabajos sean mucho más fáciles. También estoy trabajando para que la tecnología de modificación del clima cree un huracán y lo mantenga peligrosamente cerca de la costa por un tiempo. Eso puede expulsar a más personas de la ciudad." "Miedo a la intimidación en su mejor momento", alguien estuvo de acuerdo. Storm asintió, "Tenemos que tratar de mantener todo esto fuera del alcance de los humanos como sea posible. Necesitaré que todos ustedes tengan cuidado con cualquiera que tenga una grabadora; aquellos de ustedes capaces de borrar la memoria tendrán que hacer doble tiempo como control de daños. Todas las llamadas al 911 también están siendo monitoreadas. Y no bajen la guardia. Es peligroso por ahí ... perdimos varios miembros del PIT anoche." Terminó suavemente mientras miraba a Guy. Guy mantuvo su mirada fija con Storm que lo desafiaba a tratar de ponerlo al margen con la excusa del tiempo de duelo apropiado. Lo que realmente necesitaba era venganza, y salir de allí entre los demonios era la única forma en que lo lograría. Zachary se apoyó en el escritorio y metió las manos en los bolsillos. "Estuve allí ... no todo lo que salió de la grieta anoche es malo." Storm asintió, "Sí, posiblemente lo único bueno que salió de este lío. Cuando Misery abrió la brecha, ella no solo liberó demonios, sino que también logró liberar a varios caídos y algunos otros que, afortunadamente, están de nuestro lado." "¿Cómo quién?" Preguntó Trevor. "Como los que estaban protegiendo el sello del otro lado de la grieta." Una nueva voz dijo desde el fondo de la sala. Todos giraron en la dirección de la voz. Un joven que no parecía tener más de dieciocho años estaba apoyado contra la pared trasera con los brazos cruzados sobre el pecho. Su oscuro cabello parecía agitado por el viento y la forma en que la luz lo golpeaba en ciertos momentos le daba un tono púrpura. Cuando abrió los ojos, los colores se desvanecían y se asemejaban a una piedra de turmalina reluciente que hacía que muchos en la habitación miraran hacia otro lado. "¿Qué eres?" Ren preguntó, desconcertado que no podía sentir ningún poder del novato. El joven sonrió, "Para los demonios ... Soy el hombre de los abucheos." "Este es uno de nuestros aliados del otro lado." Storm respondió. "Kamui y sus ... hermanos se quedarán en el tercer piso." "Pensé que el tercer piso estaba sellado." Trevor cuestionó. "¿Cómo pueden llegar allí?" El joven levitó varios pies sobre el piso y le guiñó un ojo al cambia formas. "Un niño que puede volar ... genial", Trevor sacudió la cabeza con desdén, "eso será de mucha ayuda." Kamui sonrió, "Soy mayor que el primero de su clase. No fuimos arrojados a esa brecha contra nuestra voluntad ... fuimos voluntariamente, sabiendo exactamente en lo que nos estábamos metiendo. Y había más demonios en ese lado de los que había aquí. Nos mantuvimos a un lado de la trampa ... ¿Cómo lo hiciste?" Ren arqueó una ceja al decidir que ya le gustaba este chico. Tuvo que toser en su mano para no reírse a carcajadas de Trevor, aunque no debería haberse molestado porque varios otros estaban riendo sin compasión. "La mayoría de los demonios se han dispersado por toda la ciudad y se están escondiendo", dijo Zachary, queriendo centrar la atención en la reunión. "Los que representan el mayor peligro de ser vistos o atacar a los humanos son los espectros que fueron convocados." "Odio esas cosas", gruñó Trevor, incapaz de reprimir el escalofrío. "Te duelen tanto como cuando te atraviesan." Zachary asintió, "Están pasando el rato en todos los cementerios de la ciudad y eso es un peligro real para los humanos. Hunter puede matarlos, pero solo uno a la vez." Se detuvo al pensar: "En realidad, matar ni siquiera es la palabra correcta." "Me gustaría patearles el culo, pero no puedo enloquecerlos", se quejó Trevor. "También estarías enojado si tu descanso fue interrumpido por un demonio que quería traerte de vuelta solo para ser un sirviente." Una mujer joven con el pelo largo y plateado declaró. "Ellos solo expresan esa ira ... no es personal." "Tiara", Storm dijo su nombre para la gente en la sala que aún no había tenido oportunidad de conocerla. "Me alegra que hayas venido, y lo siento por tu madre." "Gracias", respondió Tiara, pero su mirada estaba en Trevor. "Los atraes porque tienes la vida de tantos animales dentro de ti." Ella se paró frente a él y sacó una daga del cinturón haciendo que Trevor se estremeciera ante la acción rápida. Ella sonrió suavemente, "Aquí puedes usar esto para protegerte de ellos." "¿Los matará?" Trevor tomó cuidadosamente la daga y la sostuvo mirando hacia arriba. "Ya están muertos." Tiara dijo con calma, como si estuviera hablando con un niño. "Esta es una herramienta utilizada para liberar ... no matar." Trevor frunció el ceño pero no devolvió la daga. Él sabía de lo que esas cosas eran capaces y él tomaría toda la ayuda que pudiera obtener. "Gracias", se la metió en el cinturón y cubrió la empuñadura con su camisa. "Tiara, ¿estás segura de que estás lista para esto?" Storm preguntó que no quería presionarla, sabiendo que esta sería su primera vez. "Los vampiros y los espectros no son lo único que hay por ahí... se ven zombis por todos lados. Eso no incluye demonios maestros y las cosas para las que no tenemos un nombre... no sabemos qué más hay por ahí." "Estoy listo", respondió Tiara con una leve inclinación desafiante de su barbilla. Trató de recordar que Storm pensó que solo había ganado su poder a través de la muerte de su madre y eso era cierto en cierta forma. Ella acababa de heredar MyraSus poderes, pero ella pudo ver fantasmas desde el día en que nació. Zachary se apartó del escritorio en confusión cuando algo cayó en la cuenta de él. "¿Estás diciendo que esta será la primera vez que use sus poderes?" "Sí, el regalo de la nigromancia solo puede transmitirse cuando el padre con el regalo muere... Tiara solo ha tenido el poder un par de semanas," explicó Storm Tiara miró a Zachary... esta vez cerrando los ojos con él sin miedo. Si él tenía un problema con ella, entonces ella quería salir a la luz ahora, en lugar de dejarlo colgando sobre su cabeza más tarde. Si los dedos fueran apuntados, preferiría que lo hiciera. "¿Y vas a enviarla a ella sola?" A Zachary de repente no le gustó esta idea. Su madre había estado usando la nigromancia durante años y tenía un equipo de luchadores con ella. Y como Storm acababa de señalar... ella todavía murió a manos de un demonio hace solo un par de semanas. "Iré", Trevor sonrió poniendo la palma de su mano contra la empuñadura de la daga. "Mientras esto haga lo que dice Tiara, no tendré problemas para vigilarla." Zachary miró a Trevor pensando en la forma en que el cambia formas había estado tan distraído con Envy últimamente. Él no era una buena opción en lo que al atacante se refiere. "Hasta que Tiara elija su propio equipo, propongo que, para empezar, Trevor y Zachary la acompañen. Zachary estará a cargo del equipo y también puede estar de regreso en caso de que alguien la vea restaurando los cementerios. Él puede borrar fácilmente la memoria de ellos ", anunció Storm. Los ojos de Tiara se agrandaron al escuchar que Zachary estaba a cargo de su equipo. Myra Le había dicho hace mucho tiempo sobre Zachary viéndola con Deth... que él había guardado su secreto todos estos años. Myra también le había señalado a Zachary un par de veces a lo largo de los años, pero solo había despertado en ella un temor y un temor infantiles por el hombre que conocía el secreto de su madre. Zachary relajó un poco ahora que sabía que Tiara no estaría sola esta noche. Le sorprendió lo mucho mejor que lo hacía sentir sabiendo que estaría junto a ella si algo sucedía. "Me uniré a ellos", anunció Guy. Tiara sintió un revuelo de inquietud al conocer la verdadera razón de Guy para querer venir. Sin mirar a Guy, se volvió hacia Storm, "solo necesito tres en mi equipo por ahora, y uno de ellos necesita ser impotente." La expresión de Guy se ensombreció ante la negativa de Tiara a dejarlo unirse a su equipo.... Ella estaba mintiendo. Zachary notó el intercambio silencioso entre ellos y frunció el ceño. No estaba seguro de cuál era el motivo de Guy para querer repentinamente ser colocado en otro equipo tan pronto... pero una vez más, no era como si pudieran tomar un permiso de duelo. Si eso sucediera, nadie se presentaría para trabajar. Storm asintió, captando la insinuación de que Guy no había sido invitado. "Entonces solo tengo al hombre indefenso para el trabajo." "Quién", preguntó Trevor sospechosamente. Le gustaba Guy y había visto su magia en acción. Fue un poco decepcionante que no se uniera a ellos. "Jason." Storm movió su mano hacia el hombre que colgaba en la parte posterior del grupo. "¡Oh diablos, no!" Jason exclamó con una expresión de ojos muy abiertos. "No voy a salir a perseguir cosas muertas. Si me preguntas... es más inteligente huir de ellos." Zachary se encogió de hombros, "Bien, hazlo a tu manera. Pero sabes la alternativa." Jason tropezó hacia atrás, chocando con el joven de pelo violáceo cuando Zachary se le acercó con su mano levantada hacia la frente de Jason. "Está bien, está bien", dijo Jason mientras levantaba ambas manos para protegerse de Zachary. "Iré. Pon... la mano... abajo" Zachary sonrió y apretó con fuerza su mano sobre el hombro de Jason, actuando como si eso fuera todo el tiempo. "Sabía que no nos decepcionarías." "Vete al infierno", se quejó Jason haciendo que Kamui resoplara en diversión. Capítulo 3 "Tenemos que esperar hasta el anochecer", dijo Tiara, mientras miraba por la ventana, incapaz de enfrentar la decepción enojada de Guy o la autoridad de Zachary sobre ella. Ella ya estaba lo suficientemente nerviosa. "¿Por qué esperar?" Jason preguntó, no le gustaba la idea de salir en la oscuridad después de demonios o fantasmas o lo que sea que esta chica quería ir después. "Buena pregunta," dijo Trevor. "Estoy dispuesto a salir después de estas cosas, pero ir cuando comienza a oscurecer es como caminar llevando un gran letrero de neón que dice 'Cena gratis'." "Porque es entonces cuando los muertos comienzan a despertarse," respondió Tiara. "Están en su punto más débil debido a la luz del sol que contrarresta su oscuridad". Esa debilidad no se ha desvanecido... es muy similar a lo débil que te sientes cuando te despiertas por primera vez. Es lo mismo para ellos, excepto que son nocturnos." Trevor sonrió, pensando en sus mañanas con Envy. "No soy débil por las mañanas. Quien te lo haya dicho está mal informado." "¿Qué sucede? ¿Tus ex-amigas están difundiendo rumores otra vez?" Zachary preguntó con una ceja arqueada, causando que algunas personas en la habitación sonrieran y Trevor lo mirara. Fue bueno saber que la mayoría de los miembros de PIT todavía tenían su sentido del humor. "En cuanto a los otros equipos", Storm continuó mientras miraba el enorme mapa. "Estoy seguro de que puedes encontrar algo que hacer." Todos miraban de uno a otro, sabiendo cuáles eran sus trabajos individuales. La puerta se abrió y Kamui fue el primero en salir de la reunión sin molestarse en cerrar la puerta detrás de él. Era el letrero que buscaban algunos de los miembros más curiosos del PIT y se apresuraron a ver si podían descubrir cómo el recién llegado subió al tercer piso. Se estaba convirtiendo rápidamente en un partido de apuestas sobre los poderes que realmente tenía Kamui. Storm se rió entre dientes cuando escuchó a alguien gruñir sobre el nuevo tipo desapareciendo en el aire y el dinero comenzó a intercambiar manos. Ese gruñido fue seguido inmediatamente por un ruido fuerte y amortiguado en el piso de arriba y voces que gritaban, dejando a los equipos de PIT mirando hacia el techo cuando el candelabro de la sala principal comenzó a balancearse de un lado a otro. "¡KAMUI, PEQUEÑO BASTARDO!" La voz enojada hizo eco en voz alta dentro del castillo. La atención de todos fue atrapada cuando la luz de repente brilló a través de la ventana delantera que rivalizaba con la luz del sol que ya fluía. Los miembros del PIT salieron corriendo justo a tiempo para ver dos rayos de luz que volaban erráticamente sobre ellos y hacia el océano antes de desacelerar lo suficiente para que los espectadores realmente los vieran. Habían estado yendo tan rápido que el trueno vibraba a su paso cuando rompían la barrera del sonido. El joven de la reunión en realidad estaba volando hacia atrás, con los ojos muy abiertos con lo que parecía un susto mientras miraba al mojado y enojado hombre de alas plateadas que lo perseguía. "Juro por Toya, ¡no era mi intención meterme en la ducha contigo!" Kamui trató de calmar el temperamento de su hermano. El largo cabello negro y plateado de Toya se balanceaba a su alrededor mientras seguía los movimientos de Kamui y Kamui hacía todo lo posible para mantenerse fuera del alcance. "Sí, claro, ¡no fue tu intención!" Gritó Toya cuando notó que el labio de su hermano temblaba de alegría. Trevor observó a los dos volar por encima de ellos y divisó a una tercera persona por el rabillo del ojo. Mirando hacia la terraza del tercer piso, vio a un hombre con largo cabello plateado mirando a los otros dos con los brazos cruzados sobre el pecho. "¿Quién es ese?" Trevor preguntó con curiosidad. "El patriarca familiar actual... su nombre es Kyou." Storm respondió haber salido a ver el entretenido espectáculo. "Y los dos que están en el show son Toya, el segundo más viejo, y Kamui, el más joven." Había pensado que los hermanos se mantendrían aislados pero... los guardianes nunca habían sido muy predecibles. "¿Son familia?" Ren preguntó al sentir el efecto calmante sobre su habilidad que había estado desviando provenía de Kyou. Su ceja derecha se levantó, notando que la sensación de calma estaba vacilante en ese momento pero afortunadamente, aún mantenía una buena medida de estabilidad. "Son hermanos, cinco de ellos para ser precisos," respondió Storm. El hombre de cabellos plateados que Storm había dicho era el hermano mayor llamado Kyou miró a los humanos debajo de él con el ceño fruncido, como si las personas que pululaban por la hierba fueran las responsables de este evento. —¡Vaya! alguien gritó cuando Toya golpeó a Kamui en el estómago, enviando a su hermano menor a volar hacia atrás... directamente hacia Kyou. Hubo algunas risitas, mientras Kamui chocaba directamente contra Kyou, golpeando a los dos dentro y fuera de la vista. "¡SI!" Toya gritó y levantó su puño en el aire mientras se movía frente al balcón. "Tengo dos por el precio de uno." Con una sonrisa, voló dentro de las puertas del balcón y todo se volvió extremadamente silencioso. "Supongo que se acabó," dijo Zachary encogiéndose de hombros. Storm sonrió, "Espera..." De repente, dos ventanas en el tercer piso explotaron a cada lado del castillo, Toya yendo en una dirección y Kamui en la otra. Storm no pudo evitar reír sabiendo que ahora estaban huyendo de la ira de Kyou. "Está bien", dijo Jason después de un momento. "Recuérdame otra vez cómo demonios me confundí con ustedes." Trevor le dio una palmada en el hombro a Jason, "Todavía serías un cebo demoníaco con un lindo tatuaje en el tobillo." "Si salgo a un cementerio esta noche, ¿no significa eso que sigo siendo cebo demoníaco?" Jason exigió más una declaración que una pregunta. "Sí, supongo que sí," sonrió Trevor como si acabara de recibir un deseo. "Y solo piensa... Seré una de las personas que te protegerá." "¡Oh, Dios mío!" Jason frunció el ceño. "¿Todavía no estás dolido por perder a Envy, no?" La sonrisa de Trevor se desvaneció y dio un paso hacia Jason, pero Storm se interpuso entre ellos. Él se estremeció cuando de repente estaba de pie en el estacionamiento de la estación de policía. "Chad necesita algo de ayuda para tener este lugar bajo control," instruyó Storm. "Juega bien con los otros niños." Storm lo dejó allí y reapareció en el castillo donde Jason todavía estaba en el proceso de dar un paso atrás. Jason parpadeó cuando Trevor simplemente desapareció y Storm le sonrió. "¿A dónde fue Trevor?" Jason preguntó mirando a su alrededor. "Está bajo restricción", respondió Storm con una sonrisa. Zachary volvió a mirar la terraza y luego a la ventana debajo de ella. Podía ver a Angélica de pie junto a la ventana con la cortina abierta. Tenía una sonrisa en la cara y Zachary sabía que había visto lo que sucedió. Ella lo miró y saludó antes de cerrar la cortina. Todos comenzaron a filtrarse adentro ahora que el espectáculo había terminado. Tiara hizo una pausa y siguió la mirada de Zachary hacia la linda chica de la ventana. Sintiendo una extraña desilusión, trató de sacudirse la vida agradeciendo que él no fuera tan malo como ella temía... no podría serlo si tuviera una novia tan dulce. Sin querer volver a entrar, miró hacia el océano y se alejó hacia el largo sendero que conducía a la costa. Guy entrecerró los ojos para ver si Tiara quería hablar con ella. Ni siquiera le había dado la oportunidad de contarle su idea. Al verla separada de los demás, vio su oportunidad y la siguió a una distancia discreta. "Tengo una pregunta para ti," dijo Zachary mirando hacia abajo desde la ventana de Angélica y volviendo su atención a Storm. "Quieres saber sobre Angélica", respondió Storm al verlo mirarla fijamente. Zachary asintió, "Hemos sido socios durante mucho tiempo y creo que tengo derecho a saber por qué no vamos a estar juntos para esto. ¿No podemos incluir a Angelica en el equipo de Tiara? "El tipo de poder de Angélica es necesario en otros lugares, y ella tiene un nuevo compañero... claro y simple", dijo Storm en serio. Zachary entrecerró los ojos, "¿Quién, Syn? Ese tipo me da escalofríos y Angélica tampoco piensa mucho en él." "Así es como debería ser," Storm miró a Zachary directamente a los ojos, "Hemos estado manteniéndola a salvo para él... él está aquí ahora." "Ella es mi mejor amiga," señaló Zachary en caso de que Storm se hubiera perdido la nota. "Y probablemente siempre serás su mejor amiga," Storm sonrió tranquilizadoramente. "Pero Syn es su destino y no hay pelea en eso. De hecho, te aconsejo que ni siquiera lo intentes. Puede ser lo último que hagas." “¿Estás seguro?” Zachary preguntó pensativo. "Sabes que lo soy," respondió Storm poniendo su mano sobre el hombro de Zachary. "¿Te ayudaría si te dijera que va a ser más feliz de lo que nunca soñó?" Zachary inhaló profundamente y lentamente lo dejó salir mientras sentía la pesadez asentarse sobre su pecho. Escucharlo de Storm sonaba tan final... probablemente porque lo era. Apretó los labios mientras trataba de endurecer su corazón y dejar ir a Angélica. Cambiando de tema, Storm hizo un gesto hacia Tiara que casi había llegado al acantilado. "Es porque protegiste tan bien a Angélica que ahora me siento lo suficientemente segura como para colocar a Tiara bajo tu cuidado." "¿Qué quieres decir?" Zachary frunció el ceño, desviando la mirada de Tiara y encendiendo a Storm, "Es solo por esta noche... ¿no?" Storm sacudió su cabeza sin sentir simpatía, "No, no es solo por esta noche." "¿No puedo opinar sobre esto?" Zachary arqueó una ceja. Había cruzado a los nigromantes de su lista de compañeros de equipo hace mucho tiempo. "Tiara te va a necesitar más que Angélica alguna vez," señaló Storm. "Myra la entrenó para usar poderes que la niña aún no tenía. Ella puede haber aprendido los hechizos y rituales, pero no ha aprendido a controlarlos." "¿Como un niño humano que pretende ser un mago?" Zachary proveyó. Storm asintió y se encogió de hombros al mismo tiempo, "Y ahora, ella solo tuvo esos poderes por un par de semanas. Que yo sepa, todavía tiene que usar su nigromancia. ¿Recuerdas cuántos fuegos que accidentalmente comenzaste cuando aprendiste a controlar tus poderes? Sin mencionar el hecho de que hiciste que tus propios padres olvidaran quién eras." "No me lo recuerdes", Zachary se pasó una mano por el cabello y miró hacia Tiara justo cuando desaparecía por unos escalones que conducían a la playa. "Esta noche será su primera vez y el trabajo que enfrenta no es solo un zombi... es una ciudad de monstruos que tratará de resucitar a los muertos más rápido de lo que ella puede mantenerlos abajo." Storm insistió, "Todo lo que haga a partir de ahora será el primero para ella." "Su madre hizo que todo pareciera tan fácil," la voz de Zachary era un poco más dura de lo que él había querido decir. Intentó disimular su enojo al preguntar: "¿Dónde está su padre?" "Murió antes de que naciera Tiara", Storm repitió Myra siempre había dicho. "Lo que quieres decir es que no tienes ni idea de quién es el padre de Tiara porque su madre se acostó con tantos hombres", reflexionó Zachary tratando de bloquear el revoloteo inquietante. "Ese es un efecto secundario de la nigromancia," asintió Storm. Zachary frunció el ceño confundido, "¿Qué quieres decir... efecto secundario?" "Cuanto más usa un nigromante su poder para controlar a los muertos, más anhela su alma la vida para evitar que los muertos la arrastren a la siguiente dimensión," explicó Storm. "Nunca fue la culpa de Myra de que anhelara el sexo después de usar su poder... es un deseo incontrolable que debe cumplirse." "¿Así que es por eso que Myra lo hizo?" Susurró Zachary. Si él era honesto consigo mismo... él estaba enamorado de Myra todos esos años atrás. Pero verla hacer el amor con el enemigo había convertido ese enamoramiento en algo más cercano al odio. "Pensé que lo sabías," admitió Storm con una expresión ligeramente sorprendida. "Los nigromantes son criaturas muy sexuales por una razón... quieren vivir." Zachary hizo una mueca, "Y porque Myra nunca eligió un compañero, ella optó por mantenerse con vida siendo la única de una noche para todos." "Intentó combatir el hambre al principio, pero cuanto más tiempo se abstuviera... más débil se volvería su cuerpo. Los nigromantes siempre se han alimentado de la fuerza vital del sexo... aunque la mayoría eligió un compañero," confirmó Storm. "¿Por qué Myra no eligió solo un amante?" Preguntó Zachary, pero su atención estaba en Guy quien estaba desapareciendo por el mismo camino que Tiara había tomado solo unos minutos antes. El hombre bien podría haber estado usando una camiseta con la palabra 'Acosador' impresa al frente. "No importa, te veré más tarde," dijo Zachary por encima del hombro mientras despegaba hacia el océano. Storm sonrió secretamente... Zachary no era realmente feliz a menos que luchara por salvar a alguien de sí mismo. Si Tiara se parecía a su madre, Zachary tendría dolor de cabeza por mucho, mucho tiempo. Se giró para volver adentro pero se detuvo al ver a Ren salir por las puertas dobles. Ren sacó su teléfono celular y leyó el texto. Sonrió con satisfacción antes de ir al lado del castillo donde se encontraba el enorme garaje, pero se detuvo cuando sintió algo crujir bajo sus pies. Mirando hacia abajo, Ren se dio cuenta de que el otrora bello vitral que adornaba las ventanas superiores del castillo yacía hecho trizas en la hierba. Frunció el ceño... no podían tener un castillo con ventanas rotas. Levantó su mano ligeramente y el vaso que había caído durante el vuelo de Kamui y Toya se levantó lentamente de la hierba, enderezándose como un rompecabezas de mil piezas. Alzando su mano hacia arriba, Ren observó como el brillante cristal se elevaba por el aire, volviendo a su lugar en el tercer piso. Siguiendo a Ren, Storm arqueó una ceja cuando vio una grúa salir del camino de entrada y se preguntó si el conductor había visto el cielo hace unos minutos. Sonrió cuando vio que era Hunter en el asiento del conductor y levantó una mano cuando Hunter saludó. Al entrar en el garaje, la sonrisa de Storm se amplió. Ren estaba caminando alrededor del auto de Trevor mirándolo con ojo crítico. También tomó nota de la placa de circuito de alta tecnología que Ren tenía en su mano. Ren levantó la vista hacia la aproximación de Storm y notó su sonrisa antes de volver su atención al auto. "¿De qué estás sonriendo?" Ren preguntó. "A veces es agradable no poder ver el futuro," dijo Storm con sinceridad. "¿Qué significa eso?" Ren cuestiono. "Significa que por ahora al menos... Estoy caminando mi propia línea de tiempo," declaró Storm. Ren asintió con la cabeza decidiendo que ni siquiera iba a tratar de procesar ese acertijo y continuó pasando la mano por el borde del automóvil como si lo sintiera. "¿Qué piensas hacer con eso?" Preguntó Storm asintiendo hacia la computadora. "Voy a actualizar el auto de Trevor," respondió Ren. Storm se recostó contra uno de los otros autos, "Voy a morder, ¿por qué estás actualizando el auto de Trevor?" "Debido a que estoy aburrido," Ren se encogió de hombros, pero la expresión de su rostro dijo que iba a disfrutar esto. "Y porque necesito una salida para algo de este poder antes de ahogarme en él." "Tengo que ver esto," se rió Storm. Ren sonrió mientras colocaba la placa de circuito en el parabrisas y dio un paso atrás para mirar hacia la parte delantera del automóvil. Levantó sus palmas hacia el auto y respiró profundamente. Los faros de repente se encendieron y los cables salieron del borde de la capucha en ruinas, se engancharon a la placa de circuito y la empujaron hacia adentro. El cuerpo comenzó a crujir y gemir, reformulándose y otro color comenzó a aparecer en pequeñas manchas. Las abolladuras se enderezaron cuando el cuerpo se hizo más aerodinámico. Los neumáticos se repararon solos y se llenaron de aire mientras las llantas comenzaron a moverse. La capucha se abrió y Storm vio que el motor se reconstruía... el aceite viejo desaparecía lentamente y el color cromado original tomaba su lugar. Las manchas de color estaban creciendo y pronto un hermoso brillo negro cubrió todo el cuerpo. Las ventanas se oscurecieron por lo que era casi imposible ver el interior y Storm silbaba suavemente mientras caminaba alrededor. Tenía la misma apariencia que un Mustang clásico. Storm no pudo evitar sonreír cuando vio el nombre de Ren en una pequeña insignia de cromo en la parte posterior en lugar de una conocida automotriz. "Al menos no eres egoísta," se rió Storm. Ren finalmente bajó las manos y sonrió con orgullo al nuevo y mejorado auto. "Les presento... a Evey." Storm miró a Ren y arqueó una ceja. "¿Evey?" Ren se encogió de hombros, "Stephen King tiene a Christine, así que yo puedo tener a Evey. Además, es lo más cercano que puedo llegar a Envy sin que realmente sea su nombre." Storm no pudo evitar reír, "Eres tan malo." "Me gusta pensar eso," dijo una voz femenina y sexy. Storm miró abajo hacia al auto. "¿Habla?" "Por supuesto que puedo," dijo Evey y la puerta del coche se abrió lentamente. "¿Quieres montarme?" Storm negó con la cabeza solo confiando en su propio medio de transporte, "Lo siento, algo tan hermoso como tú... Me temo que no puedo hacer eso." Evey suspiró, "Muy bien, pero un día viajarás en mi asiento trasero." Storm miró a Ren, "Ella es muy... coqueta." Ren se metió las manos en los bolsillos, "Los coches parlantes son sexys." "Gracias Ren", Evey ronroneó. "Lo que lo hace perfecto", continuó Ren, "es que la voz de Evey es una réplica exacta de la de Envy." Storm apretó los labios para calmar la risa y asintió vigorosamente. Ren no mostró este lado de su personalidad muy a menudo, pero cuando lo hacía, siempre hacía que valiera la pena la espera. "Evey", dijo Ren. "Sí Ren," respondió Evey. "Perteneces a Trevor, él es tu dueño." Evey murmuró: "Trevor siempre me ha cuidado bien... ahora lo cuidaré bien." Storm abrió la boca para decir algo... cualquier cosa, pero sus ojos comenzaron a llorar y sus mejillas duelen como el infierno. Se dirigió rápidamente hacia la puerta más cercana, que era el vestidor, antes de comenzar a reír de nuevo. "¿Estás bien, Storm?" escuchó a Evey preguntar por la puerta cerrada. "Estoy bien," se las arregló Storm. "Saldré en un momento." Ren frunció el labio mientras él y Evey esperaban que el jefe recuperara la cordura. Capítulo 4 Guy siguió a Tiara por los escalones que habían sido cortados en un lado del acantilado a través de una combinación de manos humanas y fuerzas naturales. Silenciosamente siguió a su objetivo hasta la playa privada. La forma de Tiara apareció en la arena y se detuvo cerca del fondo el tiempo suficiente para mirar hacia abajo sobre su forma ágil. Cuando sus pies finalmente tocaron la arena, Guy tuvo que asombrarse ante la imagen que estaba creando. Con su largo y sedoso pelo blanco y dorado bronceado, parecía una hermosa ninfa acuática que había llegado a la costa para desorientar a los hombres. Tiara estaba de pie en la costa dejando que el agua se deslizara sobre sus sandalias. Aunque la oscuridad fría la llamaba, amaba la sensación del cálido sol sobre su piel. Mirando hacia el océano, podía sentir las vidas que el agua había tomado durante miles de años y nunca había devuelto. La mayoría de los humanos que murieron pasaron a la siguiente dimensión... pero siempre hubo quienes rechazaron la llamada. Ladeó la cabeza hacia un lado preguntándose si esos fantasmas nadaban con los peces y estaban felices. Una sonrisa suave apareció en su rostro cuando recordó las muchas historias que había escuchado durante los años de hombres perdidos en el mar y viendo a alguien en el agua con ellos. Esa persona se quedaría con ellos hasta que llegara el rescate. En cada caso, la segunda persona nunca fue encontrada y Tiara sabía que otra persona era el fantasma de un muerto que se negó a abandonar su océano. Los fantasmas solían ser criaturas suaves y susurrantes que no tienen poder externo. Ella debería saber... que incluso había jugado con ellos cuando era niña. Su verdadero poder residía dentro de su espíritu... ese poder interno es lo que atraía a los demonios hacia ellos. Una vez bajo el control de los demonios, los fantasmas se convirtieron en poco más que marionetas cumpliendo las órdenes de su maestro... víctimas inocentes en los juegos en los que jugaban los demonios. Los pasos de Guy permanecieron en silencio mientras cerraba la distancia entre él y Tiara hasta que el agua salada rodeaba las plantas de sus botas. La brisa todavía estaba caliente, a pesar de que Halloween estaba a solo un par de semanas... la noche en que los humanos se vestían como monstruos. Ni siquiera quería pensar en lo que traería esa noche. "Tiara," su voz era fría sabiendo que le había mentido a Storm sobre la cantidad de personas que necesitaba en su equipo solo para mantenerlo a distancia. "Tenemos que hablar." Tiara había estado tan perdida en sus pensamientos que escuchar su nombre tan cerca de ella la hizo estremecerse. Ella suspiró internamente sabiendo que estaba a punto de lastimar a Guy y se giró para mirarlo. Ella tragó saliva cuando notó el dolor que brillaba en sus ojos. "Guy, lo siento tanto." Ella quería decir cada palabra. Guy apretó los puños a los costados. Ella le decía que no y los dos lo sabían. Trató de alejar la idea de obligarla a cumplir sus órdenes, pero estaba en el límite de su mente... tentándolo. "Carley era parte del PIT y murió para salvar la vida de otra persona... La mía. Ella merece una segunda oportunidad," insistió como si ya hubieran participado en una discusión silenciosa sobre eso... y en cierto modo, lo habían hecho. Tiara negó lentamente con la cabeza, pero su expresión estaba llena de simpatía. Su voz se mantuvo tranquila y serena mientras trataba de explicar por qué no podía revivir a su hermana, "Hacer retroceder a alguien de la muerte es traer de vuelta a un zombi sin alma. Pueden hablar y moverse, pero son huecos... poco más que conchas en las que solían vivir sus almas. Mi trabajo es liberar zombis de sus creadores... no crearlos yo mismo." "No me vengas con en esa mierda," Guy perdió la frágil presión que tenía sobre su enojo. "Tu madre podría controlar almas y ahora ese poder es tuyo, así que solo dile a Carley que regrese a su cuerpo. Una vez que ella está allí, puedes sellarla en ella. Vamos, solo han pasado un par de horas. Ella apenas tiene frío." "¿La atarías a un cuerpo en peor estado de lo que estaba cuando lo dejó? ¿Querrías eso para tu hermana?" Tiara preguntó en triste decepción. "No has pensado esto muy bien Guy. ¿Qué clase de vida sería para ella?" Guy estaba repentinamente frente a ella, agarrando su muñeca y tirándola bruscamente hacia adelante hasta que estuvieron a solo un par de pulgadas de distancia. Mirando hacia la cara sorprendida de Tiara, él gruñó, "Haré lo que sea necesario para traerla de regreso. La cuidé antes y puedo cuidarla de nuevo." "Si no quieres algo más que quemaduras solares, entonces te sugiero que la sueltes," la voz de Zachary estaba cerca y llena de advertencia. Zachary se contuvo, escuchando la conversación entre Tiara y Guy. Sabía que Guy estaba sufriendo... demonios, todos sabían lo que Carley significaba para el gran hombre. Sin embargo, cuando Guy agarró a Tiara de una manera casi violenta, Zachary se negó a apartarse y dejar que la maltratara. Ella era tan pequeña y frágil comparada con él. Parecía que se rompería. Los ojos de Guy se estrecharon en Tiara, sin prestar atención a la amenaza de Zachary. En cambio, continuó mirando los brillantes ojos de Tiara, demasiado brillantes para un humano normal. Una vez más, la idea de obligarla a hacer lo que quería se deslizó en su subconsciente. ¿Qué tenía realmente que perder?... ya había perdido todo por lo que vivía. "No me está haciendo daño," la voz de Tiara era tranquila, pero se negó a romper el contacto visual con Guy. Él la estaba lastimando, pero lo que más dolía era el borde de la locura que se formaba en la mirada enojada de Guy. Él no estaba realmente enojado con ella... sentía la sensación normal de la culpa del sobreviviente. En su mente, debería haber sido él quien muriera en lugar de Carley. "Guy, si me sueltas, usaré mi nigromancia para llamar a Carley. Entonces puedes preguntarle a tu hermana qué es lo que quiere ahora." Tiara no luchó contra él. Ella quería que él confiara en ella. Zachary negó con la cabeza y dio un paso hacia ellos. "No creo que sea una muy buena idea," afirmó sombríamente. Era un maestro en la lectura de personas y aunque Tiara estaba haciendo un muy buen trabajo ocultándolo, podía decir que estaba asustada. "¡Dije que la dejaras ir, Guy!" "No la estoy lastimando," Guy casi le gritó a él. Zachary rechinó los dientes y trató de mantener el control de su temperamento ardiente que había surgido abruptamente. Sabía que Guy estaba afligido y era obvio que el otro hombre no lo estaba manejando muy bien. Sea como fuere, eso no significaba que iba a permitir que Guy se desquitara con Tiara. Sin siquiera darse cuenta de que lo estaba haciendo, el aire que rodeaba a Guy se hizo varios grados más caliente. Guy soltó la muñeca de Tiara y dirigió su mirada a Zachary mientras este sudaba, "mantente lejos de esto." "Oh, creo que es demasiado tarde para eso," los labios de Zachary insinuaron una sonrisa peligrosa. No queriendo ser la razón por la que alguien resultó herido, Tiara extendió la mano y tocó el brazo de Guy para llamar su atención hacia ella. "Llamaré al alma de Carley... no a su cuerpo," susurró, "y puedes hablar con ella." Ahora que ella había captado toda su atención, ella extendió la mano, ahuecando su rostro entre sus palmas. "Primero necesitaré algo de ti." "Te daré cualquier cosa," dijo Guy con desesperación. "Y después de que termine... si me necesitas." Puso su mano sobre una de las suyas y giró su rostro hacia ella, besando su palma suavemente y cayó de rodillas para que él no fuera tan alto para ella. "Ahí estaré para ti." Zachary gruñó interiormente sabiendo exactamente lo que Guy estaba sugiriendo y no le gustó el sonido. Movió su mirada enojada a la cara de Tiara preguntándose qué opinaba de la idea de intercambiar favores de nigromancia por el sexo. "Gracias, Guy," sus labios carnosos se alzaron en el más mínimo indicio de una sonrisa suave. "Pero lo que necesito es que dejes que todo el amor que sientas por tu hermana te atraviese. Puedo usarlo para llamar a su alma." Incluso desde donde Zachary estaba parado, podía ver cómo los ojos de Guy se suavizaban y su rostro se relajaba, pero no pudo evitar dar un paso más cuando Guy envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Tiara y se presionó contra ella mientras cerraba los ojos. Tiara respiró hondo y también cerró los ojos sintiendo el amor abrumador de un hermano por su hermanita en la forma en que la abrazaba con tanta fuerza. Ella incluso podía sentir sus manos temblar de emoción. Era tan puro de corazón que sintió el deseo de conocer semejante amor. Zachary observó con asombro cómo Tiara parecía brillar y la imagen de Carley se fundía con la suya. El alma de Carley se aferraba a la de Tiara y miraba a su hermano confundida. En el lapso de algunos segundos, la expresión desconfiada de Zachary se desvaneció en algo que solo podía describirse como gentil. "Guy," dijo Carley en voz baja. Los ojos de Guy se abrieron de golpe y rápidamente levantó la cabeza para mirar a su hermana de pie en el círculo de sus brazos. "Carley," la voz de Guy se sacudió cuando las lágrimas comenzaron a caer de sus ojos. "¿Por qué hiciste eso? Debí haber sido yo." Carley sonrió, "Fue mi turno de protegerte. No me arrepiento y no cambiaría nada." Guy sacudió con la cabeza negando: "No necesitaba protección... lo que necesitaba era a mi hermana." Él la abrazó posesivamente. "Prometo no dejarte ir esta vez." "Siempre me estabas cuidando." Carley dijo. "Pero mírame ahora," se giró en círculos porque realmente era el cuerpo de Tiara el que sostenía... no el de ella. "Puedo caminar de nuevo. Si es que quiero… Incluso puedo volar." "Podemos mejorar las cosas esta vez. Encontraré una manera de hacerte feliz," lo prometió y se preparó si ella decía que no. Carley suspiró suavemente y se inclinó para darle un tierno beso en la mejilla. "Estoy feliz ahora, Guy. Lo único que te pido es que encuentres la forma de ser feliz... ¡y por el amor de Dios, busca una novia! Guy bajó la cabeza dibujando tanta magia de la tierra como pudo, "Tiara puede hacerte volver Carley. ¿No quieres eso tanto como yo?" Carley extendió la mano y le alborotó el cabello como solía hacer con ella. "Lo siento Guy, pero no... por favor no me quites esto." Los ojos de Guy se abrieron de par en par con culpabilidad y él movió su lágrima con la mirada borrosa hacia su hermana, "Hay una manera para que ambos consigamos lo que queremos." Justo cuando los labios de su hermana se dividieron en confusión, Guy empujó la palma de su mano con fuerza contra ella y el pecho de Tiara, susurrando rápidamente las palabras del hechizo que había memorizado hacía menos de una hora. El estallido de poder sopló a Tiara hacia atrás, dejando atrás una sombra momentánea de ella misma antes de que se desvaneciera en una imagen de Carley aún parado frente a él. "¿Que has hecho?" Susurró Carley. Guy parpadeó ahora que ella estaba estabilizada sin la conexión de Tiara. Ella no le había dado otra opción y él se negó a dejarla de nuevo. Entonces, él tomó su decisión y unió su espíritu a este mundo. Zachary se lanzó hacia delante con los brazos extendidos, atrapando a Tiara antes de que su cabeza golpeara la playa arenosa. Rápidamente asegurándose de que todavía tenía pulso y respiraba, miró a Guy con ojos feroces y se dio cuenta de que el hechicero todavía estaba mirando el mismo lugar en el que Tiara había estado de pie, como si todavía pudiera ver a Carley. Carley miró por encima del hombro a Tiara y luego a su hermano con desaprobación, "Eso fue malo... al menos podrías haberle advertido a Tiara lo que ibas a hacer." "Lo haré con ella," Guy sonrió y se secó algunas lágrimas de la mejilla. "Ahora que tienes el vínculo entre los mundos, no necesitaremos que nadie sea un médium para nosotros." Carley se rió sabiendo que el hechizo era inofensivo, pero al menos ahora podía visitarlo, incluso si él y Tiara eran los únicos que podían verla. "Solo recuerda no hablar conmigo delante de la gente. Pensarán que has perdido la cabeza." Al mirar hacia el castillo, se dio cuenta de que incluso podría ser la espía secreta de Guy si PIT la necesitaba. Ella hablaría con él más tarde al respecto. "Te amo hermano mayor, pero es posible que desee ir a disculparse con Tiara antes de que Zachary decida asarlo." Ella se inclinó y barrió con sus labios la frente de Guy nuevamente a pesar de que sabía que él no podía sentirlo. "Estaré justo aquí." Guy vio como Carley le sonreía alegremente antes de que su imagen se desvaneciera dejando a la forma enojada de Zachary en su línea de visión directa. "¿Qué diablos le hiciste a ella?" Zachary gruñó mientras acunaba la forma inerte de Tiara contra su pecho. Mirando hacia abajo en la cara relajada de Tiara, apartó un poco de su cabello cuando el viento lo levantó sobre su mejilla y labios. Inmediatamente se calmó, dándose cuenta de varias cosas a la vez. Su piel era tan suave como parecía... y también lo era su cabello. Zachary se estremeció al caer de sus dedos como hilo de seda. Su mirada se movió a sus labios carnosos en silencio atónito cuando el impulso de besarla hizo que su pecho se apretara. Su inocencia retenida la hacía mucho más bella y tentadora de lo que alguna vez pensó que era su madre... ese conocimiento lo asustó de maneras que no podía entender. Guy vio las emociones jugar en la cara de Zachary mientras el otro hombre interactuaba con la forma inconsciente de Tiara. Una bola apretada se formó en la boca del estómago y no le gustó nada que Zachary estuviera tan cerca de ella... convenientemente olvidando quién la había tenido en sus brazos momentos antes. Apartándose de la arena mojada, Guy rápidamente cerró la distancia entre ellos y se detuvo sobre Zachary por un momento. Inconscientemente presionó sus manos antes de caer de rodillas al lado de Tiara y miró amorosamente su suave rostro. "No la lastimé... Lo juro. Nunca la lastimaría." Guy dijo con voz profunda, es decir, cada palabra. Extendió la mano y recorrió con el dorso de sus dedos su suave mejilla y casi gruñó cuando los brazos de Zachary se apretaron alrededor de su cuerpo pero lograron controlarse. "Ella me dio el regalo que nadie más podría y le debo todo por eso." Guy lo intentó de nuevo. "Le pregunté qué demonios le hiciste a ella que la dejó fuera de combate." Demandó Zachary, apartando la mano de Guy de la mejilla de Tiara, sin confiar en que el hechicero la tocara. Él ya había cometido ese error una vez. "Ella no es como nosotros en lo que respecta a la curación. Ella es humana, idiota, y eso la hace frágil." Guy dejó que su mano cayera a su lado para entender la protección de Zachary, pero no retrocedió. "Combiné un hechizo que Carley y encontré hace unos años con el poder de nigromancia que emanaba de Tiara, mientras permitía que Carley utilizara su cuerpo como conducto." Él se acercó a ella de nuevo solo para que Zachary apartara su mano por segunda vez. "Apártate," ordenó Zachary. "Es por ella que ahora puedo ver a Carley en cualquier momento que quiera." Guy continuó, ignorando la demanda. "Tiara me devolvió a mi hermana... y por esa razón siempre estaré en deuda con ella." "Si Tiara no se despierta y me dice que está bien, entonces te enviaré a estar con tu hermana de la manera más rápida." Zachary solo amenazó con estremecerse cuando los dedos suaves se posaron en sus labios. Ambos hombres bajaron sus miradas hacia la pequeña mujer, pero fueron los ojos de Zachary los que Tiara buscó. Zachary casi quedó sin aliento cuando vio por primera vez el verdadero color de ojos de Tiara por primera vez. Estaban llenos de manchas desgarradoras de vivos colores dorados y verdes que parecían moverse al azar, casi hipnotizándolo, y lo miraban con una tentadora inocencia. "Estoy bien," Tiara susurró al verse envuelta en la abrumadora protección de Zachary. Ella rápidamente se enamoró de la perfección de Zachary. Queriendo tocar al hombre que había visitado sus pensamientos tantas veces a lo largo de los años, dejó que sus dedos trazaran sus labios una vez más antes de que ella los arrastrara por su barbilla y cuello en un movimiento de caricia. Cuando inhaló bruscamente, se dio cuenta de lo que estaba haciendo. Tiara bruscamente retiró su mano y se sentó en un intento de alejarse de su regazo. El cerebro de Zachary se había apagado cuando sintió que su toque permanecía en sus labios por un momento antes de rozar su mentón. Reprimió un escalofrío cuando esos mismos dedos acariciaron delicadamente su cuello y se movieron hacia la parte posterior de su cuello donde la piel era increíblemente sensible. Cuando Tiara comenzó a moverse, tuvo que obligarse a soltarla para poder ponerse de pie. En el momento en que estuvo fuera de los brazos de Zachary, Tiara apenas tuvo tiempo de balancearse sobre las piernas inestables antes de que Guy la abrazase. Ella se sonrojó cuando lo sintió presionar cada centímetro de su cuerpo contra el suyo en un abrazo de oso. Podía sentir la pequeña llamarada de hambre que había comenzado mientras estaba en el regazo de Zachary comenzar a arder más brillante. Ser sostenido por un hombre era algo nuevo para ella porque a nadie, excepto a su madre, se le había permitido antes tan cerca de ella. "Puedo ver a Carley ahora", exclamó Guy, levantándola más alto hasta que sus pies colgaban al menos un pie del suelo. "Gracias." Guy estaba feliz de que le devolviera a su hermana, pero esa sensación de deseo por esta pequeña mujer estaba comenzando a crecer una vez más. El impulso de hacer algo más que simplemente abrazarla se apoderó de él. Cuando Tiara se retorció un poco, él la miró con ojos hambrientos. "No te lastimé, ¿o sí?" Tiara miró al hombre grande que la sostenía y puso sus manos sobre sus anchos hombros. Estaba extasiado... ella podía verlo tan bien como sentirlo. Ella había sentido su magia tan pronto como la golpeó... la cantidad de poder que Guy albergaba dentro de él era increíble. Ella se había equivocado al rechazarlo cuando él se ofreció a unirse a su equipo. "No me lastimaste," dijo en voz baja sabiendo que era una mentira. No había querido lastimarla y ella lo sabía. Su madre le había dicho más de una vez que eligiera a su equipo sabiamente y que no había estado hablando de parejas que dormían. Aunque Guy no había pedido permiso para combinar su poder con el suyo, enfrentarse con el fantasma de su hermana era suficiente para poder perdonarlo. "Te deseo," Tiara se inclinó hacia atrás y levantó los dedos, tocando sus labios en el momento en que comenzó a bajar la cabeza hacia ella, "como parte de mi equipo." Guy sintió un momento de decepción cuando terminó de hablar y besó las yemas de sus dedos en su lugar. "Puedes desearme cualquier cosa y lo haré," susurró seductoramente. Tiara sintió un calor destellar en su torso para igualar la mirada en sus ojos. Esta era otra advertencia que su madre le había dado y Tiara sabía que no podía ignorarlo. Pronto tendría que elegir algo más que miembros del equipo si quería sobrevivir. Su vida dependía de encontrar una pareja sexual para mantenerla con vida si la llamada de la oscuridad era demasiado para ella. Asegurarse de que alguien siempre estuviera disponible para ese propósito no supondría un desafío a este ritmo. El estómago de Zachary estaba en llamas y la temperatura de su cuerpo había subido unos pocos grados. Sintió que estaba a punto de incendiarse espontáneamente cuando Guy bajó la cabeza para besar a Tiara. La sensación desapareció cuando explicó en detalle cómo quería a Guy y Zachary tuvo que luchar contra el impulso de sonreír al hombre presuntuoso. Cuando Guy no la soltó de inmediato, Zachary decidió en ese punto que estaba muy cansado de ser un espectador. Poniéndose en pie, dio un paso adelante para romper su molesta intimidad. "Bien" gruñó Zachary, "has demostrado que eres digno de estar en el equipo... al menos en los ojos de Tiara. Pero gracias a lo que hiciste, Tiara se debilitó ahora y necesita descansar para poder manejar lo que viene esta noche." Guy miró a Zachary queriendo decirle dónde meterlo, pero se contuvo. No conocía todos los pormenores de la relación que Tiara tenía con Zachary, ni realmente creía que quisiera saberlo. "Tiene razón, estoy un poco agotado" dijo Tiara y miró a Guy con los ojos, esperando que él la bajara. Se sentía como una niña en sus brazos... pequeña e indefensa. "Buena idea," Guy estuvo de acuerdo e inclinó una ceja mientras miraba hacia todos los escalones empinados que subían por el acantilado. "Deberías descansar." Para disgusto de Zachary, Guy levantó las piernas de Tiara y llevó su estilo nupcial por el camino hacia el castillo. Él captó su rápida mirada cuando se volvió para ver si los estaba siguiendo. Gruñendo silenciosamente para sí mismo, Zachary no estaba del todo seguro de por qué estaba enojado, para empezar. A él no le importaba en absoluto que él no fuera el que llevaba a Tiara... aunque sí lo hizo para asegurarse de que las manos de Guy permanecieran en lugares respetables en su cuerpo. El poder de Guy fusionándose con el de ella había debilitado al nigromante... así que Guy bien podría llevarla. Tiara sonrió suavemente y relajó su cabeza contra la curva del cuello de Guy. Pensó que a veces llevaba a su hermana así y que la siguiera cargando. Probablemente calmaba algo del vacío que la muerte de Carley había dejado en su corazón. Minutos después, se encontró dentro de su habitación. Zachary se apoyó en el marco de la puerta con los brazos cruzados sobre el pecho mientras miraba a Guy bajar a Tiara hacia el colchón. "¿Así que supongo que tenemos un equipo de cuatro en lugar de tres esta noche?" —preguntó él. Antes de que Tiara pudiera confirmarlo, Guy respondió por ella: "Su madre solía tener seis personas con ella en todo momento. Tiara mintió sobre el recuento porque ella me estaba evitando." Le guiñó un ojo a Tiara haciendo que se sonrojara y se sentara. Zachary frunció el ceño preguntándose por qué no había descubierto tanto por su cuenta... había sido parte del equipo de Myra un par de veces. Por alguna razón, conocer a Tiara había oscurecido el recuerdo de su madre. Tendría que comenzar a prestar más atención a lo que sucedía a su alrededor. Tiara se sintió extraña ahora que los dos hombres estaban en su habitación... a solas con ella. Fuera de los dos... ella habría estado más cómoda con Guy. Había visto a Zachary desde lejos un par de veces cuando era más joven y los equipos de PIT se habían cruzado. Zachary siempre había mirado a su madre de forma tan extraña que le había causado un temor infantil hacia él. Por mucho que lo mirara, Zachary era realmente un hombre temible si te detenías a pensarlo. Había muchas cosas sobre Zachary que nadie conocía realmente con la excepción de Storm y tal vez Ren. Incluso su perfil en la base de datos de PIT era poco más que su nombre y su misión actual. El simple hecho de que Storm le había dado una posición superior hablaba mucho sobre su poder. Ella había escuchado historias sobre Zachary de algunos de los otros miembros de PIT. Tiara no le dio mucha importancia a las historias y rumores, pero fue suficiente para que ella le tuviera miedo. Pero ese miedo infantil siempre había estado teñido de una fuerte curiosidad que solo se hacía más fuerte ahora que lo había conocido. Cuando la citaron por primera vez, Storm le había dicho que Zachary instruiría a su equipo. La había sorprendido abajo en la reunión cuando Storm anunció que Zachary sería parte de su equipo real. Había pensado en alguien tan importante como Zachary, que simplemente le estaría diciendo a su equipo a dónde ir y qué hacer en los trabajos... que realmente no iría con ellos. Guy levantó su mano y le dio un beso rápido antes de soltarlo, "Necesitas descansar. Volveré alrededor de una hora antes del anochecer." "Quédense por unos minutos más" dijo Storm por detrás de Zachary, haciéndolo estremecerse y mirar por encima del hombro. Zachary se movió para dejar entrar a Storm a la habitación. Capítulo 5 "Storm," Tiara reconoció, y luego le sonrió cálidamente cuando él se acercó y se sentó en la cama junto a ella. Storm miró a Guy con una expresión ilegible en su rostro. Había visto a Guy llevar a Tiara escaleras arriba con el mismo cuidado que le había mostrado a su hermana. "¿Me perdí de algo?" Guy se negó a moverse mientras Storm lo miraba directamente. Había visto al caminante del tiempo agarrar a un hombre una vez en un ataque de ira y el hombre simplemente había desaparecido para no ser visto nunca más. Teniendo en cuenta lo que era Storm, Guy seguro como el infierno no quería terminar en la Edad de Piedra. "Protegeré a Tiara como miembro permanente de su grupo," Guy informó estoicamente al caminante del tiempo. "Así que si me perdí de algo," reflexionó Storm. Esto era nuevo para él y estaba empezando a descubrir las cosas a la vieja usanza. Mirando a Zachary, Storm notó la expresión no tan feliz en la cara del otro hombre y suspiró para sus adentros. "¿Zachary, podrías ponerme al tanto?" Los labios de Tiara se separaron para defender a Guy, pero ella se calmó cuando Storm movió su mirada hacia Zachary inquisitivamente. Levantó la mirada hacia Zachary, sintiéndose segura de hacerlo ahora que su atención no estaba centrada en ella. Zachary dirigió su mirada a la de Tiara, frunciendo el ceño cuando de inmediato se miró las manos. ¿Por qué era que estaba más cómoda con el hombre que la había noqueado que con la que no la había lastimado? ¿Se sentía atraída por los chicos malos como lo había sido su madre? ¿Ella se sentiría atraída por un demonio? Tal vez Storm había tenido razón al ponerlo a cargo de su seguridad. Había una gran posibilidad de que tuvieran que proteger a Tiara más de sí misma que los demonios corriendo. "Guy quería recuperar a su hermana, así que él y Tiara llegaron a un acuerdo y combinaron sus poderes. No levantaron a Carley de entre los muertos... pero Guy ahora puede convocar al fantasma de su hermana y todo es caprichoso," Zachary le dijo sarcásticamente a Storm con un leve encogimiento de hombros. "Realmente ahora," Storm trató de ocultar su sonrisa por los sentimientos obvios que Zachary tenía y estaba haciendo un mal trabajo de esconder. "¿Y lo hicieron sin efectos secundarios?" Zachary inmovilizó a Guy con una mirada oscura mientras agregaba: "Ninguno... si no cuentas el hecho de que el hechizo derribó a Tiara unos tres metros y la dejó fría por unos minutos." "Me imaginé tanto por el moretón que ya se está formando en su pecho y muñeca derecha." Storm dijo y levantó una ceja a Guy. Zachary gruñó por lo bajo y se dirigió hacia la cama donde Tiara estaba sentada con la intención de buscar los moretones en cuestión. Tiara agarró una almohada de la cama y la abrazó con fuerza para ocultar el borde del moretón que era visible sobre la tela que cubría sus pechos. Ella parpadeó hacia Zachary sintiendo que la temperatura en la habitación aumentaba en varios grados. Storm miró a Guy con curiosidad, "Es intrigante que puedas combinar tu poder con el de Tiara. Eso fue un poco inesperado y podría ser útil en el futuro. Pero a partir de ahora, tenga en cuenta que, aunque es poderosa, es humana y sana como tal." "Eso es lo que le dije," señaló Zachary mirando a Guy. No extrañó su atención de la misma manera que Storm planteó la posibilidad de que el poder de Guy fuera compatible con la nigromancia de Tiara. Reprimió el impulso de gruñir una vez más y cruzó los brazos sobre su pecho para evitar golpear algo... es decir, a Guy. "Y Guy hará caso de esa advertencia" asintió Storm con la cabeza a pesar de que podía decir que Zachary no estaba de acuerdo con su criterio para permitir que Guy se uniera al grupo de Tiara. Los celos de Zachary eran muy obvios para él. Solo esperaba que una vez que Zach apareciera, sería capaz de mantenerlo bajo control "La protegeré" repitió Guy y le devolvió la mirada a Zachary con su terquedad. "Se lo debo a ella por lo que ha hecho por mí y por Carley." Con la conferencia sobre Storm sonrió, "Ahora, veamos a esa hermana tuya." "Carley," Guy tuvo que evitar cruzar los dedos y rezar para que el hechizo funcionara como estaba planeado. Suspiró agradecido cuando su hermana apareció de repente entre él y Storm. Tenía una sonrisa traviesa en la cara y Guy podía decir que estaba tramando algo. "¿Puedes verla?" Tiara le preguntó a Storm con curiosidad. "Ni siquiera una sombra" admitió Storm y se pasó un dedo por la barbilla pensativo. "Esto podría ser realmente bueno para PIT" "¿De qué está hablando?" Carley preguntó en voz alta a pesar de que Guy y Tiara eran los únicos que podían escucharla. "Oh, espera... las grandes mentes piensan igual." Ella sonrió entusiasmada y mantuvo su atención en Storm. "Vamos... dilo." "Zachary, ¿puedes verla?" Preguntó Storm. "No" confirmó Zachary. "Tiara, dile a Storm que sería el espía perfecto", Carley le lanzó a su hermano otra enorme sonrisa y luego le hizo un puchero cuando la miró con el ceño fruncido. "No es como si fuera peligroso... Ya estoy muerto, tonto." Tiara se hizo eco de las palabras de Carley para Storm y Zachary... incluso la remontada palabra 'tonto' que le había dado a su hermano, lo que los otros hombres morían de risa en la sala. Se sentía más segura ahora que tenía pruebas de que Guy era una gran elección para un miembro prominente del equipo. "Carley parece emocionado" comentó, sonriendo al fantasma a solo un par de pies frente a ellos. "¡Me encantaría seguir siendo parte de PIT!" Carley asintió vigorosamente. Cuando Guy repitió sus palabras a Storm, Storm miró a Zachary, viéndolo encogerse de hombros como si no le hiciera ninguna diferencia. Si conocía a Zachary en absoluto, probablemente no lo hizo. "No es como si ella me molestara... Ni siquiera sabré que ella está allí." Zachary se relajó contra la pared dejándolo en manos de Storm. Secretamente, pensó que era una gran idea porque le daría a Guy algo que hacer además de adorar a Tiara. "Mientras no escudriñe lugares en los que no haya sido invitada, entonces todo estará bien." "¿Cómo lo sabría?" Carley murmuró haciendo sonreír a Tiara y Guy la miró como si acabara de transformarse en un extraterrestre. Esto le dio a Storm otra idea, "Guy, tú y Carley junten sus ideas y vean si se puede encontrar un hechizo que se pueda usar para los miembros de este equipo." "¿Qué tipo de hechizo necesitas?" Preguntó Guy, inclinando la cabeza con curiosidad. "Necesitamos uno que permita a las otras personas de este equipo ver a Carley y comunicarse con ella", instruyó Storm. Tiara sintió tensarse los músculos de su estómago. Recordó haber aprendido tal hechizo... excepto que la forma en que le habían enseñado a hacerlo no tenía nada que ver con la magia... se hizo con la nigromancia. Era difícil para su madre enseñarle a hacer cosas que ni siquiera podía intentar realizar todavía. La mayor parte de su entrenamiento había sido fingida y cualquier cosa sexual solo se había hablado... no se había actuado por razones obvias. Ella y su madre siempre habían sido dejadas solos para entrenar y aunque nació con algunos de los poderes de su padre, Myra le había prohibido tratar de usarlos por temor a que alguien lo descubriera. "Hay una forma de que alguien conozca fantasmas, pero aún no he tenido la oportunidad de probarlo". Tiara abrazó un poco más la almohada mientras añadía: "Se llama el aliento de la vista, pero hará que la persona a la que le dé cuenta de algo más que Carley". "¿Quieres decir que les permitirá ver todo lo que ves?" Tormenta cuestionó saber que era una tarea difícil. Cuando Tiara asintió, Storm se frotó las manos, "Ahora que es más como eso. Sería bueno para los miembros de su equipo estar al tanto de todo lo que sucede a su alrededor. ¿No te parece?" Tiara trató de no encogerse pero no pudo evitarlo, "¿Todos?" Al ver el leve sonrojo subir por sus mejillas, Storm captó una pista de por qué Tiara estaba tan vacilante. Los rituales de nigromantes a menudo se realizaban con un toque de sexo incluido en la lista de ingredientes. "Guy, tú y Carley todavía podemos trabajar para encontrar un hechizo que sea solo para aquellos a los que queremos ver a Carley. Puedes quedarte aquí más tarde esta noche ". Storm señaló hacia la puerta. "Claro", Guy se volvió al escuchar la despedida en la voz de Storm y salió de la habitación pensando que Zachary lo seguiría. Frunció el ceño profundamente cuando el otro hombre se quedó en su lugar contra la pared. Storm se mantuvo en silencio hasta que Guy y Carley se fueron. De lo que tenía que hablar con Tiara no tenía que ser escuchado por nadie más. Miró a Zachary y esperó a que se fuera también, pero cuando el otro hombre no se movió, Storm suspiró mentalmente. Supuso que Zachary se quedaría, ya que estaba a cargo del equipo. Volviendo a Tiara, Storm colocó su mano sobre su hombro desnudo y acarició tiernamente su piel con la yema del pulgar. Detectando un ligero titubeo cuando la tocó, Storm tuvo la respuesta a su pregunta no formulada... nunca había sido tocada por un hombre antes, al menos no de la manera que esto requeriría. Manteniendo la cara tranquila, sonrió suavemente, "Tiara, no tienes que hacer nada que no quieras hacer. Siempre recuerda eso. Pero si decides intentar dar el regalo, quiero que Zachary sea con quien compartas tu aliento." Zachary permaneció en silencio, aún apoyado contra la pared. Quería ver a dónde iría Storm con este hocus-pocus. Tenía la sensación de que había más en este hechizo que solo palabras. Storm estaba hablando en acertijos para ocultar algo y a Zachary no le gustó nada. La mente de Tiara iba a una milla por minuto. Ella sabía que estaba en el mismo puesto que Myra había estado una vez. Nunca había usado sus poderes y nunca había sido tocada por un hombre... esta noche tendría que hacer ambas cosas, estuviera o no lista. De repente, Tiara deseó poder elegir a un solo hombre del grupo... quería lo que su madre tenía ahora. "Zachary puede y te protegerá mejor que nadie, incluso Guy." Storm miró fijamente a Tiara queriendo que ella captara la indirecta que él le estaba dando. "Su calor mantendrá a raya a los fríos, por lo que debe ser él con quien compartas tu vista ... pero solo cuando estés listo. Hasta entonces, tal vez Carley y Guy encontrarán algo para que Carley pueda comunicarse con todo el equipo," dijo Storm de manera tranquilizadora. "A Carley le gustaría eso," dijo Tiara, pero estaba pensando en lo que Storm acababa de decir. "Está muy entusiasmada con todo lo que sucedía." Storm desvió su mirada hacia Zachary para asegurarse de que estaba siguiendo al menos algo de lo que le estaba diciendo a Tiara. "Carley será una gran ventaja, pero una aún mayor si todo el equipo puede verla y hablar con ella. Por ejemplo, si alguno de ustedes se separa del grupo y/o es herido, entonces Carley puede encontrar a esa persona y volver con uno de los otros miembros y decirles dónde están ". Zachary enarcó una ceja y realmente le gustó el sonido de eso. Tiara bajó la almohada a su regazo y se sentó un poco más derecha, "tengo que usar la nigromancia para probar el hechizo," ella miró a Zachary, pero perdió el valor tan pronto como notó que toda su atención estaba sobre su. Se concentró en Storm e inhaló profundamente. Era hora de crecer y hacer su parte para salvar a la humanidad ... incluso si ella perdiera una parte de ella sola en el camino. Tiara bajó la voz haciendo que pareciera el secreto que realmente era, " Myra dijo que solo puedo dar el aliento mientras estoy bajo el control del hambre." Tormentas cejas bajaron preocupadas, "¿Hasta dónde tienes que tomar el hambre para compartir el poder de ver qué hay realmente allí?" Tiara repitió lo que su madre le había dicho con un brillante sonrojo en sus mejillas. "La persona no tiene que estar dentro de mí, pero tengo que alcanzar ... un clímax para alimentarme de su fuerza de vida. Su fuerza de vida es un regalo para mí y solo durante el intercambio puedo devolverle un regalo. Es entonces cuando puedo dar el aliento de la vista de un nigromante ". Storm podía sentir la ira de Zach vibrar en toda la habitación y sabía que Zachary ya no estaba con ellos. Su doble disparador de personalidad había sido volteado. Ahora era un buen momento para sacar la bola de fuego de aquí antes de que se fuera y avergonzar más a Tiara. Estaba siendo tan valiente que sería una pena colocar tropeles delante de ella para tropezar ... especialmente un obstáculo tan intimidante como Zach. "Puedes confiar en que Zachary no irá demasiado lejos cuando estés listo para intentar respirar. Por ahora necesitas descansar. La noche será larga." Se deslizó fuera de la cama y agarró a Zach por la parte superior del brazo, haciendo pasar al otro hombre por la puerta con él. En el momento en que estuvieron fuera del alcance del oído, Zach se volvió hacia Storm y le espetó: "¿De verdad crees que es justo para ella pedirle que permita que todos en el equipo la saquen solo para que pueda compartir su maldita vista con ellos?" Storm agarró el brazo de Zach un poco más fuerte y de repente se quedaron solos en el acantilado. Mientras Zach estaba tropezando con el repentino cambio de escenario, Storm intentó razonar con él. "Detente un minuto y piensa en lo que acaba de decir Tiara". "Ella acaba de decir que tiene que bajarse para compartir su vista". Zach tronó cuando el fuego estalló y luego chisporroteó cuando se encontró bajo el agua fría del océano. Empujando el fondo, se dio cuenta de que podía ponerse de pie porque el agua estaba solo a la altura de los hombros. "¡Maldita sea Storm, detén eso!" El grito. Storm sonrió porque estaba perfectamente seco y de pie en la playa viendo el vapor salir de la piel de Zachary. "Probemos esto otra vez, ¿esta vez con una cabeza más fría sobre nuestros hombros?" preguntó mientras Zachary caminaba penosamente por el agua hacia él. "Tiara dijo que la persona no tiene que estar dentro de ella". "Sí, escuché esa parte", dijo Zachary con dureza, pero levantó una mano para que Storm supiera que no necesitaba otro mate. Acababa de salir del agua y estaba casi seco gracias a su habilidad para elevar la temperatura a su alrededor. Lo último que necesitaba era que su ropa comenzara a oler a agua de mar. "Me alegro de que estuvieras escuchando", sonrió Storm. "¿Te perdiste la parte de alcanzar la satisfacción para alimentar?" Zachary solo lo fulmino con la mirada para que Storm lo ilumine aún más, "No sé si ella está al tanto de lo que dijo, pero si esa afirmación es cierta, entonces ella nunca tendrá que acostarse con alguien para poder alimentarse. Ella solo tiene que alcanzar la satisfacción y la mantendrá viva ". Zachary se contuvo al pensar en ello, su mente yendo un kilómetro por minuto. ¿Tenía que hacer eso para vivir la experiencia? ¿Es esa la razón por la cual Myra tuvo sexo con el demonio esa noche ... porque tenía que hacerlo? No es probable, racionalizó en silencio. El demonio de esa noche no había sido un extraño... Myra lo había conocido. "La idea de que Tiara alimente el camino de Myra parece que te molestarte... pero no entiendes del todo la parte sobre su muerte si no se alimenta. Entonces, estoy proponiendo una alternativa. Llévala al punto de la satisfacción ... luego, detente. Si no quieres hacerlo, estoy seguro de que Guy estará más que feliz de ocupar tu lugar ". "Lo haré", espetó Zach y parpadeó cuando Storm desapareció. Cuando la arena bajo sus pies se derritió en un charco de vidrio, gruñó y se giró ... regresando al agua fría. "Nadie me preguntó si quería ver a un maldito fantasma". Storm se re-materializó dentro de la oficina de Ren riéndose para sí mismo. —¿Y ahora qué hiciste?— Ren preguntó desde atrás de su escritorio. Storm negó con la cabeza ante su perverso sentido del humor, "Si somos inteligentes, nos mantendremos alejados de Zach durante los próximos días ... o semanas. Depende de cuánto tiempo puede soportar torturarse a sí mismo. Eso y también debemos advertir a todos que se mantengan alejados de la playa durante una hora más o menos. Conociendo a Zachary, probablemente lo esté convirtiendo en una botella de vidrio ahora mismo ". "¿Alguien te ha dicho alguna vez que tienes una racha maligna de una milla de ancho?" Ren sonrió burlándose de la risa de Storm sobre los peligros de una nariz ensangrentada cualquier día. ***** Los pies de Damon se tocaron ligeramente frente a la entrada de Night Light y él bajó a Alicia, renuentemente renunciando a su reclamo que tenía en sus labios. Había descubierto que volar era un afrodisíaco para Alicia y decidió que caminar estaría fuera de la ecuación desde ahora hasta la eternidad si se salía con la suya. Aunque ahora que estaban allí, estaba reconsiderando lo inteligente que era tenerla caliente y molesta y luego dejarla con otro hombre ... incluso si llamaba a este hombre hermano. "Gracias por traerme aquí", dijo Alicia con una sonrisa feliz. Ella se levantó de puntillas y presionó sus hinchados labios en los suyos sabiendo lo difícil que era para él compartirla ahora. "Te amo", susurró antes de intentar retroceder. Ella no llegó muy lejos. Damon le dio una mirada oscura y posesiva y se negó a renunciar a su abrazo. Cuando ella lo miró con un puchero adorable, su pecho retumbó con un gruñido profundo antes de presionar sus labios con los de ella una vez más. Cuando sus dedos rozaron la parte posterior de su cuello con una suavidad tentadora, Damon levantó la cabeza y respiró temblorosamente. "Sigan así y nos llevaremos a un entorno más privado para terminar lo que hemos comenzado". Damon advirtió. Los ojos de Alicia se iluminaron, "¿Por favor? El techo siempre está aislado ". Damon sonrió, "Minx," murmuró antes de girarla hacia la puerta con una cariñosa palmada en el fondo. No le gustaba dejarla sola con Micah, pero estaría condenado si la llevara cerca de esos calientes licántropos en Love Bites. Quería llegar a un acuerdo con ellos y eso no sucedería si estuviera ocupado matando a todos los lobos que la miraban de reojo. Alicia notó que Micah tenía todas las luces encendidas y estaba ocupado trabajando cuando entraron. La mayoría de los vidrios rotos habían sido recogidos del suelo y la pesada lámpara había sido retirada del camino. Un caballo de sierra se instaló en el piso con un pedazo largo de dos por cuatro apoyado sobre él. El fuerte ruido de la sierra eléctrica resonó ruidosamente en la sala acústica haciendo que Alicia y Damon hicieran una mueca de dolor. Damon dejó que su mirada irritada siguiera la larga línea del cable de alimentación hacia la pared y caminó despreocupadamente hacia la salida. No podía tener a su hermano más querido trabajando cuando se suponía que debía cuidar a su hermanita. Tiró del enchufe y la sierra se quedó en silencio haciendo que Micah levantara la vista con una expresión molesta. Cuando Micah vio a Alicia de pie dentro de la puerta, su cara estalló en la clase de sonrisa que hizo que los ojos de Damon se estrecharan. "Hola, hermana", dijo Micah y dejó la sierra. "¿Qué te trae de nuevo aquí tan pronto? ¿Te escapaste de tu marido otra vez?" Un carraspeo le hizo mirar por encima y sonreír a Damon. "Supongo que eso contesta a mi pregunta." Damon gruñó haciendo que Micah y Alicia se rieran suavemente. "Cálmate grandote", dijo Micah. "Como eres parte de la familia, es obligatorio que te burlen todos al menos una vez al día". Alicia salió al piso principal y echó un buen vistazo. "Has hecho mucho desde que estuve aquí anoche". Micah se encogió de hombros, "Nada mejor que hacer. Quinn y Warren están haciendo lo suyo en Moon Dance y me dejaron este lugar ". "¿En qué puedo ayudarte?" Alicia preguntó. "¿Ustedes dos están ofreciendo ayudar?" Micah le respondió con una pregunta propia. "Ella es", corrigió Damon. "La dejo aquí contigo mientras me ocupo de algo que necesita mi atención inmediata". Alicia levantó una ceja al pensar que Damon se estaba quedando aquí con ella. Entrecerró los ojos al darse cuenta de que había tenido una agenda alternativa todo el tiempo. "Pensé que íbamos a dejar de guardar secretos", acusó Alicia. Damon le sonrió suavemente y le dio un ligero golpe en la barbilla. "Es una sorpresa" dije. "No puedo sorprender a mi nueva esposa si no tengo un secreto o dos ... ¿ahora puedo?" Alicia cruzó sus brazos sobre su pecho. "¿En que andas?" ella exigió y luego se quedó sin aliento cuando Damon estaba repentinamente detrás de ella tirando de ella hacia atrás contra él en un abrazo apretado antes de mojar sus labios para cepillar la cáscara de su oreja. "Pronto lo sabrás. Ahora, ¿quieres quedarte aquí ... o volver a nuestra cama?" las comisuras de los labios de Damon se alzaron en una sonrisa de satisfacción cuando Alicia se derritió hacia atrás contra él y captó el olor de su pico de excitación. Micah se contuvo de rodar sus ojos y alejarse de ellos. Sabía que eran compañeros, pero el instinto de arrancar a Damon de ella era un aprendizaje lento. "Me quedaré," susurró Alicia e intentó alejarse de él, pero Damon la mantuvo enjaulada en brazos por un momento más. Gusto por la sensación, ella envolvió sus brazos alrededor de él como si lo mantuviera allí. "La estoy dejando a tu cuidado". Dijo Damon mirando directamente a Micah ... permitiéndole ver de primera mano a quién pertenecía realmente. "Protégela hasta que regrese". Alcanzando el mentón de Alicia, giró su rostro para poder besarlo antes de salir del club tan rápido que lo único que vieron fue que las puertas se abrieron y cerraron. Una vez que Micah estaba seguro de que Damon se había ido, él golpeó la barra con el puño. "Protégela hasta que regrese", imitó con una voz hostil. "Uno pensaría que nunca antes tuve que proteger a nadie". "Hablando de eso", dijo Alicia, el rubor que Damon había causado ahora desapareció de su rostro. "Tengo un hueso muy grande para elegir contigo, querido hermano. Todas las veces que entraste al internado para que te visitaran mientras crecías, dijiste que me estabas enseñando cómo pelear ". Micah se congeló y resistió el impulso de dar un paso atrás. "Solo estabas fingiendo, ¿verdad?" preguntó ella. "Bueno", dijo Micah con una expresión de derrota. "Nunca pensé que tendrías que aprender ese tipo de cosas. Solo te dejo creer que te estaba enseñando a pelear, pero en realidad se suponía que era divertido ". "Vas a comenzar a enseñarme a luchar ahora mismo", dijo Alicia con autoridad. Las cejas de Micah se dispararon hacia su flequillo. –¿Qué has dicho? –Me has oído perfectamente. Alicia gruñó queriendo ser tan dura como los muchachos. "Vas a enseñarme de la manera correcta o estoy dando la vuelta, caminando por esta puerta, y explicándole a Damon que no puedes vigilarme lo suficiente". "No lo harías," susurró Micah. Alicia sonrió con satisfacción sabiendo que acababa de ganar su camino, "¡Solo mírame!" Micah suspiró y se pasó una mano por el pelo. "Está bien, está bien, te enseñaré cómo pelear". Alicia saltó en círculo, "¡Yay!" Micah se frotó la mano sobre los ojos tratando de borrar el hecho de que ella era la hermana pequeña que nunca había querido tener una razón para pelear. Ella era tan linda cuando actuaba cada cinco años. Por eso nunca le había enseñado a pelear ... ¿cómo se suponía que debía entrenar con algo tan lindo? "Está bien, pero deja el acto de bailarina o nunca seré capaz de hacer esto", instruyó Micah. "Lo primero que debes tener en cuenta es que si vas a pelear con alguien, entonces no puedes estar contento con eso". "Debo estar enojado con el objetivo", se quejó Alicia. "Entiendo." "Y lo segundo es siempre mantener el ojo en el enemigo". Alicia parpadeó y él se había ido ... ¡maravilloso! Capítulo 6 Michael caminó lentamente a través de la gran casa que de repente se había vuelto muy vacía desde que Kane fue a MIA. Su única compañía ahora era Scrappy, que siempre iba y venía a su antojo. La pequeña bola de pieles lo estaba siguiendo por la casa esperando que Michael se sentara en alguna parte. Cuando Michael finalmente se sentó en el sofá, Scrappy no perdió tiempo en saltar sobre su regazo. "Entonces, ¿qué piensas, Dust Bunny?" Michael preguntó sintiéndose más solo que en años. Scrappy lo miró con una expresión tan adorable que Michael no pudo evitar reírse. También echaba de menos a Damon ... aunque tenía que admitir que echaba de menos a Alicia un poco más que a su hermano. Incapaz de tomar el silencio de la casa, Michael se levantó y fue a buscar su gabardina. Scrappy siguió tras él otra vez, brincando alrededor de los pies de Michael como un palo de pongo. Cuando Michael abrió la puerta, Scrappy corrió delante de él hasta el final de la pasarela y esperó en la calle. Michael cerró la puerta con llave y sonrió cuando el Yorkie se puso a su lado. Podía sentir la energía malévola en el aire, pero la ignoró por el momento. Era de día y solo eso era suficiente para que las más perversas de las cosas se escondieran y esperaran hasta que la oscuridad de la noche les devolviera su libertad. Scrappy se detuvo de vez en cuando para gruñir algo antes de volver a trotar detrás de Michael. No pasó mucho tiempo antes de que Michael se diera cuenta a dónde iba y pronto se paró frente a Night Light. Podía sentir la energía de Micah dentro del edificio junto con otra con la que estaba muy familiarizado. Una brillante sonrisa iluminó su rostro mientras caminaba hacia las puertas y las abría. Una vez más, Scrappy corrió delante de él y salió a la pista de baile donde Micah y Alicia estaban pasando por lo que parecía una caída, arrastrando la pelea entre los dos. "¿Es esto una rivalidad entre hermanos privados, o puede alguien unirse?" —preguntó Michael. Micah y Alicia se detuvieron a mitad de camino y miraron a Michael. Alicia soltó un fuerte chillido y corrió a toda velocidad hacia Michael, saltando sobre él para envolver sus brazos alrededor de su cuello y sus piernas alrededor de su cintura, casi derrocando al vampiro. "Ella me engañó para que le enseñara cómo pelear", explicó Micah, aunque en silencio sabía que Alicia podría limpiar el suelo con él si lo intentaba más. El arqueó una ceja por la forma en que Alicia se había envuelto alrededor de Michael. Alguien tendría que explicarle a su hermana que ya no tenía cinco años y hacerle eso a un hombre adulto era difícil para ellos en más de un sentido. Michael casi gimió por el contacto de todo el cuerpo que Alicia le había otorgado. Ella era la compañera de Damon ahora y permanecer en esa proximidad durante demasiado tiempo seguramente haría que Damon estuviera más que enojado. Él sonrió mentalmente y envolvió sus brazos con fuerza alrededor de la cintura de Alicia, asegurándose de presionar su rostro en su cabello mientras lo hacía. Micah se acercó y extendió la mano, agarrando a Alicia por la cintura. Él la levantó suavemente y la apartó de Michael lo suficiente para poner sus pies en el piso y soltar sus brazos alrededor del cuello del vampiro. "Esa no es la retención del estrangulador que te enseñé hace unos minutos". Intentó hacer una broma, aunque podía ver la extraña mirada en los ojos de Michael. No era una mirada de la que Damon habría aprobado. "Por el contrario, fue una estrangulación bastante buena", se rió Michael, de repente, de mejor humor. Bajó los labios a la mejilla de Alicia y le dio un rápido beso asegurándose de demorarse por un segundo demasiado tiempo, "Es bueno verte". Конец ознакомительного фрагмента. Текст предоставлен ООО «ЛитРес». Прочитайте эту книгу целиком, купив полную легальную версию (https://www.litres.ru/amy-blankenship/llamas-oscuras/?lfrom=334617187) на ЛитРес. Безопасно оплатить книгу можно банковской картой Visa, MasterCard, Maestro, со счета мобильного телефона, с платежного терминала, в салоне МТС или Связной, через PayPal, WebMoney, Яндекс.Деньги, QIWI Кошелек, бонусными картами или другим удобным Вам способом.
КУПИТЬ И СКАЧАТЬ ЗА: 410.69 руб.