Сетевая библиотекаСетевая библиотека
Calor Amy Blankenship Vinculo De Sangre #4 Damon se mudó con sus hermanos por una razón ... la chica que lo había estacado y le había abandonado por muerto vivía allí y bajo la protección del vampiro. Cuando terminan salvando la vida de Alicia más veces de lo que le importaba contar, Damon decide que alguien tiene que controlarla antes de que el pequeña gata finalmente encuentre una manera de escapar de él al hacerse matar. Los celos se convierten en un juego peligroso cuando ella entra en calor y comienza a atraer más que sólo monstruos. Alicia Wilder está cansada de ser protegida del mundo por sus hermanos protectores. Tratando de demostrar que ella puede manejar la guerra de vampiros consigue ser mutilada, mordida, besada, disparada, y curiosamente, viviendo con tres vampiros muy sexys, uno de los cuales comenzó la guerra de vampiros en primer lugar. Cuando se encuentra entrando en calor , Alicia se da cuenta de que su red de seguridad puede ser su deshacer. Damon se mudó con sus hermanos por una razón ... la chica que lo había estacado y le había abandonado por muerto vivía allí y bajo la protección del vampiro. Cuando terminan salvando la vida de Alicia más veces de lo que le importaba contar, Damon decide que alguien tiene que controlarla antes de que el pequeña gata finalmente encuentre una manera de escapar de él al hacerse matar. Los celos se convierten en un juego peligroso cuando ella entra en calor y comienza a atraer más que sólo monstruos. Calor Serie Vinculo de Sangre Libro 4 Amy Blankenship, RK Melton Traducido Por Alicia Diaz Copyright © 2012 Amy Blankenship Segunda Edición Publicado por TekTime Todos los derechos reservados. Capítulo 1 Micah estaba descansando en la cama envuelto en tantos vendajes que empezaba a parecerse a una momia. No pudo evitar sonreír suavemente mientras la señora Tully cloqueaba a su alrededor como una mama gallina y de vez en cuando negaba con la cabeza. Él tampoco se estaba quejando por la cantidad de analgésico que ella había metido en su brazo. Se podía ver en el espejo del tocador al otro lado de la habitación y comenzó a arquear una ceja, pero decidió no hacerlo cuando le dolió al instante. Ya le habían asegurado que Anthony estaba muerto, pero no podía evitar desear que el hombre lobo alfa todavía estuviera vivo para poder torturar al bastardo de la misma manera en que lo habían torturado. La historia que le contaron había sonado como una muerte rápida. Él no lo habría hecho rápido. "Creo que ustedes los cambia-formas van a terminar siendo mi muerte", exclamó la Sra. Tully suavemente. Los cambia-formas... ambos, jaguares y pumas, tenían un punto suave en su corazón. Ella había entregado a todos y estaba muy cerca de su madre. "Solo mira la forma en la que te metiste." Micah hizo un puchero al techo sintiéndose mareado cuando el ventilador de techo daba vueltas y vueltas. "No fue mi culpa que me secuestraron y torturaron." La señora Tully le golpeó suavemente en la frente con la punta de los dedos. "Disiento a diferir, joven Skywalker. Si las historias que escuché son verdad, te enfrentaste a ese horrible hombre lobo y eso es lo que te secuestró." "¿Entonces estás diciendo que traje esto por mi cuenta?" Micah exigió, ignorando las sonrisas de las otras personas en la habitación. "No interrumpan a sus mayores", la señora Tully regresó con una mirada severa. "No he terminado. Como estaba diciendo... te enfrentaste a ese perro mestizo y tengo que decir que era algo que debía haberse hecho hace mucho tiempo." Micah miró deliberadamente a Quinn con una sonrisa de 'te lo dije'. Él no estaba listo para perdonar a su hermano. Había advertido a Quinn sobre Anthony y le habían dicho que se retirara. Esperaba que el hermano mayor estuviera feliz porque ahora no podía ponerse de pie. "¡Deja eso!" La señora Tully gruñó y le dio una bofetada en la parte superior de la cabeza. La acción hizo que su persistente dolor de cabeza comenzara a latir bruscamente y cerró los ojos con fuerza. "Oye, estoy herido aquí", se quejó Micah. "Lo empeorarás si mantienes esta rivalidad entre hermanos", replicó la señora Tully y le dirigió la misma mirada de advertencia a Quinn. "Necesito llamar a mi nieta y hacerle saber dónde estoy. El pobre querido estará preocupado si no estoy en casa para contestar el teléfono." La señora Tully no esperó a que nadie le mostrara dónde estaba el teléfono. Esta no era la primera vez que había estado en la residencia Wilder. Echó en falta un paso cuando notó a Michael sentado tranquilamente en una silla en la esquina sombreada de la habitación. No era como el encantador vampiro ser tan oscuro y melancólico. Cuando la puerta se cerró detrás de ella, todas las miradas se volvieron hacia Micah. "Es bueno verte finalmente en casa, donde perteneces", dijo Steven con una sonrisa suave, tratando de ocultar el hecho de que estaba preocupado. Aunque Micah estaba en casa, algo le decía que no estaba fuera de peligro. Micah estaba pálido y sus ojos eran demasiado brillantes para su gusto. Micah le devolvió la sonrisa, pero estaba comenzando a sentirse soñoliento, "Es bueno estar fuera de ese infierno." "Fuiste muy imprudente esta vez", dijo Quinn desde su posición cerca de la ventana y cruzó los brazos sobre su pecho. "Podrías haberte calmado en ese sótano si no hubiéramos visto el mensaje que le enviaste a Alicia." Micah miró alrededor de la habitación buscando a su hermanita y frunció el ceño. "Hablando de Alicia, ¿dónde está? Estaba seguro de que ella estaría aquí." "Se quedará en la casa de un amigo hasta que todo esto termine", respondió Kat. Echó un vistazo a Quinn preguntándose cuánto tiempo iba a esperar hasta que llamara a su hermana y le dijera que volviera a casa. "¿Por qué no volvió con nosotros desde lo de Anthony?" Micah preguntó. "Estaba segura de que ella..." volvió a mirar a Quinn, culpando por la ausencia de Alicia simplemente porque quería. Nick negó con la cabeza, pero se encogió por dentro. Trató de no mirar a Michael sabiendo que el vampiro había borrado la memoria de todos excepto la suya y la de Micah. "Amigo, debes haber tenido demasiados golpes en la cabeza... Alicia no estaba en la casa de Anthony." "Pero ella estaba allí", insistió Micah. "La vi con mis propios ojos." Miró a Nick, pero el hombre se limitó a encogerse de hombros y sacudió la cabeza. Miró de una cara a otra y se dio cuenta de que ninguno de ellos confirmaría que Alicia estuviera en la mansión. La recordaba en el sótano... sosteniendo su mano. Ella estaba llorando y le comería hasta que la volviera a ver y se asegurara de que estaba bien. No sabía qué había dolido peor... verla llorar o casi morir. Echó un vistazo una vez más y tomó nota del hecho de que el hombre que había estado con Alicia también estaba desaparecido de la multitud. Huffing, se presionó contra las almohadas y silenciosamente planeó descubrir con qué amiga se estaba quedando Alicia. La perseguiría y le exigiría la verdad. "Debes haber estado alucinando", dijo Jewel en voz baja. Micah miró a la bonita rubia y frunció el ceño. "¿Quién eres?" "Esta es Jewel Scott Wilder", dijo Steven y envolvió su brazo bueno sobre sus hombros. La Sra. Tully ya se había ocupado de sus propias heridas de bala y tenía su otro brazo en una honda por el momento. "Ella es mi compañera." "¿La Jewel Scott de Anthony?" Ahora Micah estaba aún más confundido. "Solo dentro de la mente demente de Anthony", respondió Steven, pero no pudo evitar atraer a Jewel un poco más contra él. Micah parpadeó y miró a Quinn para pedir confirmación cuando vio que Kat estaba acurrucada contra su hermano mayor. Con un suspiro, se preguntó cuán alta era la dosis de drogas que la Sra. Tully le había dado porque o él estaba perdiendo la cabeza o todos los demás lo estaban. Miró a la única persona en la habitación que sabía que tenía sentido común, Madriguera. "¿Acaso tiré un Rip Van Winkle o algo así? Es decir, cuando me fui... Steven todavía estaba soltero y Quinn tenía casi tanta inclinación romántica como Dean." Warren sonrió: "Ha sucedido bastante desde que te fuiste." "Está bien, mi llamada telefónica está hecha", anunció la Sra. Tully mientras volvía a entrar. Ella en realidad no había llamado a su nieta. Ella solo había dicho eso para darles un momento a solas con Micah antes de llevárselos. "Ahora... todos salgan y permitan que este pequeño gatito duerma un poco." Micah gruñó a la mujer mayor. "No soy un gatito." "Querida, mi gata más joven podría ganarte en una pelea con la forma en la que estás ahora y ella es una cobarde, huye de su propia sombra", le informó la Sra. Tully. Mientras hablaba, sacó una aguja de la extraña caja que traía consigo. "No estoy tan seguro de necesitar más drogas", suspiró Micah. Él tenía mucho que ponerse al día para hacer. El mero hecho de que no hubiera visto a Alicia aún lo hacía sentir peor que los huesos rotos. "Y es por eso que no eres el médico." La señora Tully estaba contenta de que todavía tuviera ese extraño sentido del humor... una vez que comenzara a sanar lo iba a necesitar. Micah gruñó suavemente cuando la aguja se hundió en su brazo y tuvo que mirar hacia otro lado. Odiaba recibir órdenes de alguien y lo que tenía que hacer era localizar a su hermana. Todos salieron de la habitación cuando ella sacó la jeringa vacía de su brazo. La señora Tully los observó irse y luego se volvió hacia Micah, que ya estaba dormida. Su familia estaba feliz de que él estuviera en casa, pero la verdad era... que estaba preocupada por el puma. Sus heridas fueron tan severas que se sorprendió de que todavía estuviera vivo. Sus dos rodillas habían sido destrozadas por las balas, sus costillas rotas al ser golpeadas continuamente durante un período de tiempo. También parecía que su lomo había sido desollado por un látigo de algún tipo. Estaba deshidratado, desnutrido y tenía una infección que se extendía por su torrente sanguíneo. Ella le habría dado penicilina si hubiera sido humano, pero lamentablemente... los antibióticos humanos no tuvieron ningún efecto sobre lo paranormal. Aunque los animales se curaron muy rápido... no significaba que no pudieran ser heridos permanentemente... o mortalmente heridos. Ella lo consideraría afortunado si sobrevivía a la infección. Miró por el rabillo del ojo a Michael, que no se había ido y estaba sentado muy quieto en su silla. La Sra. Tully decidió dejarlo solo. Pensó mucho en Michael y, si él quería quedarse, no lo haría irse. Era otro que solía recurrir a ella, pero era sobre todo para traerla herido, nunca por sus propios daños. Con un suspiro, la Sra. Tully guardó su equipo y se puso de pie. Con un ligero movimiento de cabeza en dirección a Michael, ella silenciosamente salió de la habitación. Michael sabía que era hora de irse... solo había estado esperando que su enojo se desvaneciera. Alicia era un puñado, pero Damon nunca debería haberla metido en medio de un tiroteo como ese. Todavía podía ver la expresión posesiva en el rostro de Damon cuando la envolvió con sus brazos y se preguntó si la historia se estaba preparando para repetirse. Su mirada volvió a lo que quedaba de Micah y la imagen de Alicia llorando mientras sostenía la mano de su hermano regresó para perseguirlo. Otra imagen pasó por su mente... la imagen de Dean agarrando su mano y poniéndola sobre Kane para evitar que muriera. Entre él y Dean... La herida de Kane se había curado justo en frente de ellos. Michael nunca lo había pensado, pero había visto a Syn hacer cosas así en el pasado. Hubo un momento en particular que se destacó en la mente de Michael... hace tanto tiempo que casi lo había olvidado. Fue durante una de sus muchas excursiones itinerantes y se encontraron con un niño herido. Sonrió suavemente en recuerdo de las reacciones de Damon y Kane hacia la niña. Una de sus piernas se había roto y tenía varios hematomas que se encontraban en diversas etapas de curación. La niña había insistido en que solo se había caído, pero los muchachos sabían que no había nada en el claro que pudiera haber causado esas heridas. Cuando Damon se arrodilló frente a la niña y comenzó a obligarla a decirles la verdad, Syn lo rechazó diciendo: "No le hagas eso a un niño inocente." Se ofrecieron para ayudarla a volver a su casa, pero al instante olieron el miedo que se levantó en el niño. Pero, no era miedo de ellos, era el miedo a ir a casa lo que hacía latir el corazón de la niña. Aunque la niña no había dicho nada, Michael sabía que sus padres habían sido los responsables de todas sus heridas... no solo la pierna rota. Syn no le había dicho nada al niño y le había secado las lágrimas. En cambio, él preguntó por sus hermanos y ella respondió que no tenía ninguno. Ella comenzó a hablar sobre su abuela que vivía en las montañas y sus ojos brillaban con el amor de un nieto. Mientras ella hablaba, Syn había colocado su mano directamente sobre la pierna lastimada de la niña. Cuando terminó su historia, no solo se curó la pierna, sino que todos sus moretones también desaparecieron. Fue entonces cuando Syn realmente sorprendió a Michael. Mientras Kane levantaba a la niña en sus brazos y comenzaba a jugar con ella, Syn se acercó a él y a Damon. Al mirar a Damon, dijo: "Nunca debes alterar la mente de un niño... excepto por esta vez. No necesita recordar las palizas, pero recuerda sus muertes." Sus ojos se habían vuelto tan fríos cuando añadió, "Fue por fuego." Con eso, Syn se giró y caminó por el camino que obviamente conducía a la casa de la niña. Kane no ocultaba que quería mantener a la niña y criarla... siempre había tenido una debilidad por los niños. Todos tenían puntos blandos, pero el de Kane era realmente malo. Compraría una juguetería entera para ellos si el capricho lo golpeaba... y lo había... algunas veces. Sin embargo, Syn había insistido en hacer lo correcto y llevó al niño a su querida abuela. Cuando salió el sol a la mañana siguiente, la noticia se había extendido rápidamente por el pueblo de una casa que ardía en el suelo. Los restos de un hombre y una mujer habían sido encontrados, pero su hija, una niña pequeña, había desaparecido. Los cuatro hombres habían salido rápidamente del pueblo a caballo, dirigiéndose a lo que ahora se conoce como los Alpes suizos. Después de entregar a la niña a su familia extendida, Syn le había dado a la abuela una carta y un saco de monedas de oro mientras intercambiaba unas palabras con ella. La mujer mayor sonrió y abrazó a Syn con fuerza antes de tomar a su nieta en sus brazos. Aunque Syn nunca dijo nada, sabían que él era el responsable de la muerte de los padres de la niña. A día de hoy, Michael se estremeció cuando pensó demasiado en ello. El código moral de Syn se negó a permitir que un niño sufriera tanta miseria y, si podía hacer algo al respecto... lo haría. A Syn le importaba un comino quién era el padre o qué representaban. Él creía que los padres abusivos no merecían nada menos que lo que eventualmente les harían a sus hijos. Cuando Michael le preguntó acerca de la capacidad de curación de Syn en el niño, Syn le dirigió una sonrisa paciente. "El poder reside en tu alma inmortal. En comparación con la inmortalidad... todavía eres un niño, por lo que la mayor parte de tu poder está latente. A medida que pase el tiempo, ese poder crecerá. En cuanto al poder que tienes... solo tu alma puede elegir. Si la curación es el poder que tu alma necesita, entonces todo lo que tienes que hacer es querer lo suficientemente malo." Mirando hacia el puma herido, lo entendió. Ver a Alicia llorar así fue motivación más que suficiente para hacerle desear lo suficiente. Michael se levantó lentamente y se acercó a Micah. Cuando se acercó, pudo oler el rastro de infección que comenzaba a apoderarse del cuerpo del puma. Si algo le sucedía al puma, sabía que Alicia lloraría y no quería que Alicia llorara. Michael puso su mano sobre el pecho de Micah y recordó las sensaciones que sintió cuando él y Dean tocaron a Kane. Concentrándose en su necesidad de ver a Alicia sonreír, sintió que la necesidad fluía a través de él hacia la que sabía que podría hacerla feliz. Micah comenzó a brillar suavemente y Michael esperó para ver si sería capaz de ver el alma de Micah como la de Kane. Después de un momento, se dio cuenta de que había sido el poder de Dean... no el de él. Si alguien hubiera estado en la habitación con él, habrían visto las diferencias teniendo lugar. Los ojos de Michael habían comenzado a brillar con una amatista profunda y su propia alma se volvió lentamente visible, superpuesta en su forma física. Michael podía sentir una parte de sí mismo profundamente dentro del cuerpo del puma... fluyendo a través de su sangre. Soltó un suspiro de alivio cuando el olor a infección desapareció lentamente de la habitación. No podía ver debajo de todos los vendajes para estar seguro, pero vio como los moretones y cortes en la cara de Micah se curaban y desaparecían por completo. Apartando su mano, Michael dio un paso atrás tambaleante. Levantando una mano a sus ojos para calmar el mareo, se sorprendió al sentir lágrimas en sus pestañas y mejillas. Hizo una pausa por un momento al recordar que también había estado llorando cuando Dean le había agarrado la mano y la había puesto sobre el cuerpo agonizante de Kane. ¿Es eso lo que Syn quería decir con quererlo lo suficientemente malo? ¿Su corazón y su mente deben estar exactamente en el mismo lugar para que suceda? Michael se miró las manos y suspiró. Cómo deseaba que Syn estuviera aquí para responder sus nuevas preguntas. Syn estaba despierto ahora, pero desde que podía recordar, Syn nunca se quedaba en un solo lugar... siempre estaba de paso. Le había preguntado a Syn una vez lo que estaba buscando, pero Syn solo sonrió con esa mirada distante en sus ojos y respondió: "Algunos secretos deben ser guardados." Tal vez lo descubriría pronto... por ahora iría a casa y descansaría. Sanar al puma había sido agotador y necesitaba descansar y recuperar su fuerza. Mirando a Micah, Michael decidió que tenía una cosa más que hacer para cubrir sus huellas y reunir a los hermanos. Colocando una mano en la mejilla de Micah, susurró su nombre, obligando al puma a despertarse lo suficiente como para escuchar sus palabras. Cuando las pestañas de Micah revolotearon, Michael le contó la información que mantendría en secreto el paradero de Alicia hasta que él pudiera ir por ella. ***** Trevor detuvo el auto frente a Moon Dance antes de tirarlo al parque. Ver a Envidia herida se había tomado diez años de su vida... o al menos eso era lo que sentía. Que ella haya sido disparada así solo confirmó el hecho de que había hecho lo correcto al impedir que supiera la verdad sobre el mundo paranormal y su participación en él durante tanto tiempo. Al guardar sus secretos, la mantuvo fuera de la zona de peligro. "Hogar, dulce hogar", refunfuñó sin mirarlos. Saliendo del volante, Trevor rodeó el auto para abrir la puerta a Envy, pero Devon lo golpeo. Devon le dio a Trevor el mal de ojo cuando el otro hombre los siguió adentro pero no dijo nada. Devon odiaba el hecho de que le debía a Trevor por salvar a Envy... pero lo odiaba más porque era a Trevor a quien le debía el favor. "No necesitas venir con nosotros", ofreció Envy, tratando de difundir el aire tenso alrededor de los dos hombres. Incluso le dio a Trevor una pequeña sonrisa y un guiño para hacerle saber que ella no solo estaba siendo mala, sino que realmente agradeció su ayuda. Los ojos de Trevor se suavizaron cuando miró fijamente a Envy. "Me sentiría mejor si supiera que te están cuidando." Envidia interiormente encogido... algo totalmente incorrecto de decir. "¿Estás diciendo que no puedo ocuparme de Envy?" Devon se detuvo y exigió cuando llegaron a las escaleras que conducían a las habitaciones. "No en pocas palabras", dijo Trevor mientras seguía a Envy por las escaleras. Los ojos deDevon se agrandaron y corrió detrás de Trevor y lo empujó duramente contra la pared. "Entonces explícamelo Oso Cuidador." Trevor se encogió de hombros contra la pared, "Claro que si Gato Relámpago... ¡eres un inútil!" "¡Vete al infierno!" Devon gruñó en voz alta. "Siento un flashback de las caricaturas de los sábados por la mañana", murmuró Envy y se frotó la frente. "¿Qué hay de ustedes dos dejar de rociar testosterona por todo el lugar y jugar bien para un cambio? Tengo un gran dolor de cabeza, me duele el brazo como el infierno, y lo último que necesito es que ustedes dos comiencen a pelear por quién es el mejor hombre." Miró a Trevor, "O cállate o vete a casa, ahora mismo no me importa." Devon Sonrió burlonamente hasta que Envy volvió su mirada hacia él. "Y tú... Tengo el derecho de negarte gatita. Sigue así y serás reducido a aullar desde la valla del callejón." Tabatha había estado esperando escuchar algo por un tiempo cuando escuchó Devon dile a Trevor que se vaya al infierno. Abrió la puerta justo a tiempo para ver que Envy les decía a los dos que se marcharan y no pudo evitar reír. Al menos ya no estaba sola. "¿Los chicos se están portando mal otra vez?" Preguntó Tabatha. "No tienes idea", refunfuñó Envy mientras entraba en la oficina de Warren con el ahora silencioso Trevor y Devon detrás de ella. Envy se quitó la chaqueta de los hombros y los ojos de Tabatha se agrandaron ante el vendaje empapado en sangre que rodeaba el brazo de Envy. Ella comenzó a tener un flashback de ella y Rabia y su pandilla de chupadores de sangre, pero empujaron por la fuerza la visión de regreso a su caja de bloqueo mental. "¿Alguno de ustedes obtendrá el botiquín de primeros auxilios?" Preguntó Tabatha mientras miraba a Envy para asegurarse de que su hombro fuera la única herida. "Lo conseguiré," respondió Devon y entró al baño de conexión de Warren. "¿Qué le ha pasado?" Tabatha exigió cuando desenvolvió el vendaje y vio donde una bala había rozado el brazo de su amiga. "Recibí disparos, gruñí, casi arañé, y apenas superé una explosión", dijo Envy con una sonrisa, pero la sonrisa desapareció cuando notó la expresión de su amiga. "Estoy bien, lo prometo", agregó rápidamente. Ignorando la envidia, Tabatha fulminó con la mirada a Devon cuando regresó a la habitación. "¿Dónde diablos estabas cuando Envy recibió un disparo?" Ella no pudo evitarlo. "¡Este es mi mejor amigo y se supone que debes cuidar de ella!" Trevor se rió para sí mismo, feliz de que alguien además de él estuviera finalmente dándole a Devon una reprimenda muy necesaria. "Luchando por nuestras vidas" dijo Devon en su defensa. "No pude alcanzarla, pero Winnie the Pooh por aquí la sacó." "Eso fue después de que Hello Kitty la dejara separarse de él", Trevor terminó de tratar de no sonreír ante la idea de que Devon todavía pensara que era un werebear... si Devon solo supiera la verdad acerca de lo que realmente era. El impulso de sonreír desapareció cuando su mirada volvió a Envy. Si Devon Sabía la verdad, entonces Envy lo sabría y estaba cansado de quedar atrapado en sus mentiras por ella. Tabatha y Envy se miraron con resignación y Envy pronunció la palabra 'ayuda' para que Tabby lo entendiera. "Hola Trevor, ¿puedes llevarme a casa?" Tabatha preguntó tratando de sacar a Trevor de la habitación antes Devon le mordió la cabeza... o Envy realmente se fue con los dos. Trevor suspiró y metió las manos en los bolsillos. "Claro, iré abajo y encenderé el auto." Una vez que Trevor se había ido hoscamente, Envy le dio a Tabby una mirada de alivio. "¡Gracias!" Tabatha sonrió, "No me agradezcas porque ahora ambos me deben una." "¡Te daré todo lo que poseo!" Devon exclamó con una sonrisa. "¿Eso incluye Envy?" Tabatha preguntó, sus ojos brillando. "De ninguna manera," Devon respondió guiñándole un ojo. Tabatha hizo una mueca de desilusión, "Bueno, eso simplemente quita la diversión de todo." Envy se rió mientras Tabatha salía de la habitación, haciendo un portazo burlón en su camino. Capítulo 2 "¡Bájame sanguijuela lunática!" Alicia gritó mientras arañaba la espalda de Damon desde donde la había echado sobre su hombro. En el momento en que se dio cuenta de que no se dirigían hacia Night Light, ella había querido que se detuviera... obviamente querer y obtener eran dos cosas diferentes. "¡Quiero ir a ver a Micah!" "Michael me dijo que te traiga de vuelta aquí y aquí es donde te quedarás", ordenó Damon mientras entraba tranquilamente en la habitación de Alicia. La arrojó sobre la cama e hizo una mueca cuando sus uñas dejaron marcas largas en su espalda. Gruñendo, agregó: "No creo que tu novio se decepcione demasiado si llegas un poco tarde al lado...de su cama." Alicia resopló e intentó escabullirse de la cama, pero Damon inmediatamente se inclinó sobre ella con una palma firmemente plantada a cada lado de sus hombros. Damon la fulminó con la mirada, tratando una vez más de ponerla bajo su hechizo de compulsión, "¡Maldita sea, dije que te quedaras!" "No soy un perro, soy un gato..." La mente de Alicia se quedó en blanco por un segundo mientras lo miraba fijamente, viendo la forma en que su pelo se balanceaba alrededor de ese rostro perfecto. Sintió algo en la boca del estómago que se despertó con añoranza. Bajando su mirada a sus labios, ella usó lo único en lo que podía pensar para que su mente lo besara... la agresión. "¡Tú no eres mi jefe!" Alicia lo golpeó en el pecho, pero se arrepintió cuando Damon cerró los ojos con fuerza y se inclinó hacia ella. "¿Nadie te pegó mientras crecías?" Damon gruñó rompiendo en sudor. Él rodó lejos de ella para acostarse de espaldas a su lado. "Si claro." Alicia frunció el ceño preguntándose cómo demonios la había llevado al otro lado de la ciudad como un Neanderthal y ahora parecía que iba a desmayarse porque ella lo golpearía por ello. "¿Estás bien?" Preguntó con recelo, no queriendo sentirse culpable por su represalia. Damon abrió los ojos solo para encontrarse cara a cara con un estúpido oso de peluche. Sus ojos amatistas se estrecharon al leer el cuello que llevaba puesto... la figura de... Micah. "Soy adorable... ¿y tú?" Respondió mientras se sentaba sentado preguntándose por qué se molestaba en involucrarse con humanos... especialmente mujeres. No fueron más que problemas. Poniéndose de pie, se dirigió a la puerta con la esperanza de no hacer algo cojo como desmayarse. "Si tratas de abandonar esta casa antes de que Michael regrese, voy a alimentarte con ese osito de peluche." Alicia miró a la puerta hasta que él se fue y luego arqueó una ceja hacia su inocente osito de peluche. "Bueno, sé lo que hice... pero ¿qué hiciste para enfadarlo?" Ella puso los ojos en blanco y extendió la mano para encender la lámpara. Damon había tenido tanta prisa por tirarla a la cama que ni siquiera habían encendido la luz. Estaba a punto de coger un osito, pero se congeló cuando algo en la cama llamó su atención. Justo allí donde Damon había estado acostado había una mancha roja fresca. Acercó su mano y estuvo a punto de tocarla cuando se retiró. Levantándose de la cama, Alicia salió al balcón y se deslizó hacia la otra serie de puertas de vidrio que conducían a la habitación de Damon. Lo que vio hizo que su corazón se derramara en el suelo. Damon golpeó la puerta del dormitorio, se quitó la camisa negra y la arrojó al otro lado de la habitación. Varias balas que habían estado sueltas dentro de la camisa golpearon el suelo y las paredes al hacerlo. Su cuerpo los había empujado constantemente fuera de su carne en un esfuerzo por sanar. Respiró profundamente y miró los sangrientos agujeros en doloroso disgusto. Eran las balas que aún se empujaban lo que causaba que las heridas no se cerraran. Al ver que una bala quedaba a medio camino de su pecho, la sacó por el resto del camino. Agarró el poste de la cama con tanta fuerza que la madera comenzó a astillarse y romperse. Si no fuera por la sangre de hombre lobo que había bebido antes, estaría de rodillas gritando un sangriento asesinato en este momento. Ahora que lo pienso, probablemente no hubiera salido de esa mansión. La sangre de un ser paranormal era más fuerte que la sangre humana, pero era obvio que, si quería sanar más rápido, tendría que encontrar más sangre. Nadie lo había acusado nunca de ser paciente. Con un gruñido, Damon soltó la bala que acababa de sacar al suelo y fue al armario a buscar otra camisa. Todo lo que encontró allí fueron unos suéteres... sacó el negro de la percha y se lo puso antes de dirigirse hacia las puertas del balcón. Alicia se tapó la boca con la mano para evitar gritar cuando vio la cantidad de daño hecho en el pecho de Damon. Algunos de los agujeros de bala aún sangraban y algunos de ellos en realidad estaban empujando las balas fuera de su piel. No es de extrañar que se hubiera encogido cuando ella lo golpeó. Sintió un destello de dolor en su pecho. ¿Cómo podría ser tan cruel? Ella comenzó a abrir la puerta, pero se detuvo cuando Damon se dio la vuelta, cogió un suéter del armario y se lo puso de un tirón. Ella realmente quería llorar cuando vio su espalda ensangrentada, que estaba en peor forma que su pecho. ¿Cuántas veces le había golpeado en la espalda antes de llegar a su habitación? Alicia sintió que sus rodillas se debilitaban ante la idea. Cuando comenzó a caminar hacia las puertas del balcón, se movió rápidamente hacia un lado y se giró, apoyándose contra la pared de ladrillo entre las dos puertas de vidrio. Colocando su mano en su propio y ileso pecho, contuvo la respiración y esperó que él no saliera y descubriera que ella lo estaba espiando. Su pánico rápidamente dio paso al dolor... luego la ira y la confusión. Damon le había mentido a ella en la mansión... toda esa sangre había sido suya. ¿Por qué diablos haría eso? ¿Por qué la protegería y luego no le diría que estaba herido? Podría haberse matado... ¿y para qué? ¿Para salvarla? Los ojos de Alicia se agrandaron cuando las puertas del balcón se abrieron repentinamente y Damon saltó sobre la gruesa cornisa de la terraza que daba a la calle. Él se balanceó sobre la sólida barandilla, pero, antes de que pudiera empujar, sintió su presencia detrás de él. Podía sentir todas esas emociones en su aura y suspiró... estaba cansado y herido y no tenía ganas de pelear con ella más esta noche. "Michael borró su recuerdo de que estuviste allí esta noche. Si vas corriendo a Micah antes de que te llamen... deshará todo lo que ha hecho para ayudarte. Si no te quedas aquí por mí... al menos hazlo por Michael." Dicho eso, Damon salió del balcón y bajó a la hierba de abajo. Alicia jadeó y corrió hacia la barandilla de piedra, mirando hacia abajo mientras caía ciegamente. Sus ojos se agrandaron y se apoderó de la piedra cuando se dio cuenta de que la caída ciega de Damon no era tan ciega como pensaba. Sus brazos salieron disparados y parecía que estaba tirando de las sombras a su alrededor, envolviéndolos cerca... luego desapareciendo antes de tocar el suelo. Alicia buscó en la oscuridad por él, lista para seguir en el momento en que lo vio, pero no había nada... ni siquiera el sonido de los pasos. Ella sentía lástima por él y por el dolor que él mismo había soportado esta noche. Ella envolvió sus brazos alrededor de sí misma sintiéndose más sola de lo que estaba preparada y deseando desesperadamente no haberse ido. Necesitaba decir que lo sentía... quería decir gracias y realmente quería golpearlo nuevamente por no hacerle saber que había sido herido. ¿Para dónde iba él? ¿Qué hicieron los vampiros cuando fueron heridos? Él quería que ella se quedara e hiciera lo que Michael le había pedido. Con un suspiro, decidió obedecer por una vez... pero no lo estaba haciendo por Michael. Apartándose de la cornisa del balcón, Alicia volvió a su habitación y se sentó en la cama. Miró fijamente el teléfono por unos momentos preguntándose qué debería hacer si sonaba. ¿Debería ella incluso responderlo? ¿Qué pasaría si no fuera Michael? ¿Qué pasaría si alguien como Warren o Quinn llamaran a Michael y ella contestara el teléfono? Damon tenía razón... les debía las dos cosas lo suficiente como para esperar hasta la mañana antes de tomar alguna decisión o hacer algo que se suponía que no debía hacer. Recordó el tono de la voz de Michael cuando le dijo a Damon que la llevara a su casa. Nadie la había querido allí esta noche, excepto tal vez Damon... una cosa más por la que podía agradecerle a Damon. Deseando que el tiempo pasara más rápido, se levantó y se puso un camisón fino. Tirando de las sábanas de la cama, se tumbó e intentó irse a dormir. Pronto se puso demasiado caliente a pesar de que había dejado las puertas del balcón abiertas para dejar entrar la brisa fresca. Durante casi una hora, ella dio vueltas y más vueltas y finalmente levantó una mano para secarse la transpiración en la frente. Su piel se sentía más caliente de lo que debería haber estado, así que tiró las mantas en un esfuerzo por calmarse. Frustrada, enrolló las mantas hasta que quedaron como una almohada larga y luego rodó sobre su costado, abrazándola y lanzando una pierna sobre ella. Comenzó a balancearse contra la manta, le gustaba sentirla entre sus muslos y la abrazó con más fuerza. Los ojos de Alicia se abrieron de golpe cuando de repente reconoció los síntomas de lo que estaba pasando. Ella había leído sobre él y había visto a uno de sus amigos en la escuela pasar por eso. "No.…" susurró sintiendo que el miedo la cortaba con solo pensarlo. "Por favor no me dejes entrar en celo." ***** Damon corrió a través de las sombras a través de la ciudad, en dirección a los barrios marginales más oscuros en la búsqueda de algo o alguien que necesitara ser asesinado. Trató de bloquear a Alicia de su mente, pero parecía que cada minuto que pasaba cerca de ella, más profundo se arrastraba bajo su piel. La parte más extraña fue... a él le gustaba allí. Había construido su vida sin preocuparse por nada... ni a nadie. También se había enorgullecido de haber convertido en regla lo que quería. Él la quería y ella necesitaba dejar de tentar al diablo. Cuando cayó del balcón, había rezado para que ella fuera lo suficientemente inteligente como para no seguirlo. Afortunadamente, la niña sabía un poco acerca de la auto preservación. Finalmente logró su objetivo: un área destartalada de Los Ángeles. Damon se mantuvo en el borde oscuro de la acera, sonriendo cuando los autos de la policía pasaban y todos desaparecían. Tan pronto como los policías desaparecieron de la vista, la escoria de la tierra volvería a salir de su escondite y volvería a funcionar como siempre. Damon se burló de dos mujeres con poca ropa y siguió caminando cuando intentaron seducirlo con sus cuerpos. Tal vez hace unas semanas podría haberlo pensado vagamente, pero ahora... no quería saber nada del sexo opuesto. La idea de beber de cualquiera de ellos lo dejó sintiéndose ligeramente enfermo. Al doblar una esquina, Damon notó a dos matones más adelante y ambos miraron hacia él mientras se acercaba. Ahora esto era más de lo que estaba de humor. "¿Cómo te va?", Preguntó uno de ellos en voz profunda. Tenía las manos metidas en los bolsillos de su abrigo esperando una venta de drogas. Cuando alcanzó a ver los ojos salvajes del hombre, decidió dejarlo pensando que este tipo ya había recibido sus drogas en otro lugar. Damon no respondió y siguió caminando. Él sabía lo que venía y estaba deseando que llegara. Estos dos tipos probablemente eran reyes en esta calle con sus músculos saltones y ojos oscuros y planos. Podía oler la sangre vieja en su ropa y ver los nudillos con los nudillos llenos de cicatrices. Sí, probablemente eran leyendas dentro de sus propias mentes. "Oye", gritó el segundo, "mi amigo te hizo una pregunta." "Y mi silencio debería haberle advertido que no estaba de humor." Damon advirtió y luego volvió la cabeza para mirarlos. Dio una sonrisa malvada, sus colmillos brillando en el tenue resplandor de la farola cuando vieron el rojo iris de sus ojos. "Sin embargo, una cita para cenar con ustedes dos suena bien." Damon se movió rápido, agarrando el primero y drenándolo en menos de un minuto. Él comenzó a sudar por el dolor cuando más balas comenzaron a empujar más rápido y aterrizó en el suelo con tintineos metálicos audibles. Echando la cabeza hacia atrás, rió sin aliento antes de dejar caer al muerto a sus pies. El eco del segundo hombre corriendo llamó su atención y Damon corrió tras él, una vez más acercándose a las sombras para disfrazar su persecución. El dolor y la adrenalina se mantuvieron altos. Alcanzó al punk de gran tamaño y lo acechó por unos momentos, disfrutando el olor del miedo. Cuando el hombre comenzó a disminuir la velocidad, Damon simplemente se rió en la oscuridad haciendo que el humano comenzara a correr más rápido otra vez. Sí, esto es lo que necesitaba... librar al mundo de una pareja de escoria humana de baja vida mientras tomaba la sangre que necesitaba para sanar. Rápidamente cada vez más aburrido con la persecución, Damon se acercó al hombre y lo tiró a un callejón. Las luchas del humano fueron valientes por decir lo menos, pero cuando se comparaban contra la fuerza superior de Damon... el resultado fue inevitable. Finalmente, las luchas del hombre cesaron y Damon lo dejó caer al sucio concreto. Durante la lucha, pequeños paquetes de polvo blanco habían caído de los bolsillos del hombre junto con un fajo de dinero de buen tamaño y una pistola de mano. Damon se arrodilló junto al cadáver y, usando una esquina de su camisa, limpió su rostro de cualquier evidencia antes de tomar el dinero y metérselo en su bolsillo trasero luego alejarse. Al llegar a la boca del callejón, Damon se metió las manos en los bolsillos y comenzó a caminar por la acera como si no tuviera cuidado en el mundo. Ahora que su necesidad de matar y alimentar había quedado parcialmente satisfecha, podía elegir a su próxima víctima con un gusto más selectivo. Misery observó todo el intercambio entre el vampiro y los dos humanos que había elegido como sus víctimas. Ella quería acercarse a él, pero estaba demasiado débil para hacerlo. En cambio, ella se contentó con alimentarse del miedo que los dos humanos exhibían cuando el vampiro los desangraba. Sus esclavos de la muerte habían sido deliciosos. Su encuentro con Kane esa noche la había obligado a agotar todo el poder que había almacenado desde que escapó de la cueva. Cuando había combinado su poder con la sangre de Kane, había agotado casi todo lo que tenía. Crear grietas en las paredes dimensionales de este mundo era un proceso tedioso y tomaría mucho más poder que el que tenía en este momento. Podía sentir los latidos del corazón malvados de esta área y sabía que había despertado a algunos de los demonios más débiles que dormían allí. Tendría que ser más fuerte para diluir las paredes lo suficiente como para que los demonios del otro lado lo perciban y aprovechen. Si los demonios fueran lo suficientemente poderosos... podrían terminar el ataque desde el otro lado y unirse a ella en este mundo. Si bien su demostración no fue suficiente para hacer lo que quería, el mal en esta ciudad se estaba reproduciendo y no tardaría mucho en aumentar su poder hasta el nivel necesario. Una vez que se alcanzó ese nivel... trataría de romper las paredes de esta dimensión de nuevo. El aura de este vampiro no era tan sabrosa como la de Kane, pero la similitud y el potencial del ritual de sangre definitivamente estaban allí. Este vampiro... aunque mostró un lado sádico que atraía a Misery... su poder era completamente diferente al de Kane. Ella ya sabía cómo aprovechar el poder real de Kane, pero cuanto más miraba el alma de esta, más veía la peligrosa verdad. El poder que este poseía solo podía liberarse mientras protegía algo que amaba. Era un poder sin valor ya que la criatura reprimió tal emoción. Después de estudiar al vampiro por unos momentos más, Misery decidió que era mejor si este permanecía sin amor porque si alguna vez se aprovechaba de tal emoción... su poder sería ilimitado. Damon podía oler vampiros desalmados revoloteando a su alrededor y por los callejones más oscuros. Pensó brevemente en librar a la ciudad de algunos de ellos, pero decidió que ya había hecho su buena obra por ese día. Si querían alimentarse de las bajas vidas en esta área, ¿quién era él para detenerlos? No era como si él no hubiera hecho lo mismo. Mientras continuaba caminando, más balas cayeron de su camisa y cayeron al suelo, tintineando en la acera como recuerdos olvidados. Los pequeños pelos en la parte posterior del cuello de Damon se pusieron de pie y dejó de caminar, girando la cabeza de un lado al otro... estaba siendo observado. Finalmente sacudiendo su cabeza hacia atrás, sus ojos se estrecharon cuando vio una silueta sin forma que acechaba en el techo del edificio a su lado. Regresando a las sombras, Damon envolvió la oscuridad a su alrededor odiando cómo esta ciudad no tenía privacidad con todas las razas paranormales corriendo. Antes de venir aquí, nunca había estado con los cambia formas o los caídos. En su país, los cambia-formas habían sido purgados en las edades oscuras y habían sido lo suficientemente inteligentes como para no regresar. Nunca se había dado cuenta de lo territorial que era en una tierra que había mantenido limpia. Nunca había sido alguien para viajar por el mundo como Kane y Michael... no cuando se había estado divirtiendo tanto donde estaba. Pero eso no era una palanca de cambios en el techo... era un caído, y no era ninguno de los hombres que había visto en la iglesia. Este debe haber sido el que se escapó. ***** Zachary dejó escapar un suspiro de alivio cuando finalmente el último periodista se aburrió y abandonó su escena del crimen. Volvió su atención a los bomberos cubiertos de hollín e hizo una mueca apatía. Pobres chicos, no habían tenido la oportunidad de controlar ese incendio, aunque parecían agradecidos de que no se hubiera extendido más allá de los límites de la tierra de Anthony Valachi. Zachary sonrió cuando vio lo que había estado esperando. Había encendido tanto el fuego que sabía que no pasaría mucho tiempo antes de que se le acabaran las cosas para quemar. Lo había hecho por dos razones. Uno era dar lástima a los humanos que sacrificaban sus vidas diariamente jugando con fuego, y el otro era destruir cualquier evidencia que los humanos no necesitaran ver ... incluyendo cuerpos para autopsias o huesos para estudiar. "Parece que se está muriendo" Chad dijo mientras se acercaba a Zachary. "Estoy sorprendido de que Trevor no esté aquí". "Oh, lo hizo", sonrió Zachary. "La última vez que lo vi, estaba sacando a tu hermana de aquí para que yo pudiera volar el lugar". —¿Qué? Chad Gritó y luego se acercó para que nadie pudiera oírlo. "He estado aquí durante una puta hora y ahora estás a punto de decirme que mi hermana estuvo a punto de morir esta noche". "La bala solo la rozó", Zachary simplemente amaba acosar al chico nuevo. Se sintió un poco culpable cuando todo el color de la cara de Chad se agotó. "Relájate, ella está bien". "Eres un imbécil," Chad lo informó sin remordimiento. "Me han llamado peor", Zachary se encogió de hombros. "Pero por ahora, puedes llamarme jefe. Rápidamente seguí tu papeleo así que ya está hecho. Ya no trabajas para el departamento de policía. Ellos trabajan para ti y tu trabajas para la CIA en lo que a ellos se refiere. Y esto cae bajo la jurisdicción de la CIA desde que fue un golpe de la mafia ". "¿Qué se supone que tengo que hacer ahora?" Chad preguntó sintiéndose un poco perdido y secretamente preguntándose cómo podría golpear a un jaguar por poner a su hermana en peligro una vez más. "Disfruta de la promoción porque te dejo para que manejes esto por la noche". Zachary le dio una palmada en el hombro antes de abrir la puerta del automóvil y deslizarse dentro. Él contó hasta tres antes que Chad golpeara en su ventana. Bajándolo, arqueó una ceja. "¿Qué les digo?" Pregunto Chad. "Esa es la brillantez de todo. No tienes la libertad de dar ninguna información en este momento ". Zachary se rió y rodó la ventana hacia arriba y luego se rió de nuevo cuando Chad pateó su neumático mientras pasaba junto a él. Su humor se desvaneció una vez que estuvo solo con sus propios pensamientos. Sabía que la mayor parte de la manada de lobos era inofensiva y solo había estado bajo la influencia de las órdenes de su alfa, pero los demás querrían vengarse por la muerte de Anthony Valachi. Algunos señalarían a los rescatadores de Micah, pero algunos apuntarían con el dedo a Steven y al prometido infiel. De cualquier manera, eso pondría Night Light en lo que queda de la lista de víctimas de la mafia de la ciudad. Sacando su teléfono celular, Zachary llamó al miembro de PIT que tenía escondido dentro de la parte más peligrosa de la manada de lobos. Si lo que pensaba que se estaba gestando, sería prudente seguir adelante y enviar un par de amenazas de muerte a Night Light solo para mantener a los pumas en alerta máxima, o mejor aún ... lograr que bloqueen el club por un tiempo. ***** Angélica miró por la ventana a la ciudad de abajo, pensando en la pesadilla que la había despertado. Ver todas las luces y la vida dentro de la ciudad incluso en el medio de la noche la reconfortó y fue difícil mirar hacia otro lado. Nunca antes había tenido una pesadilla ... nunca había tenido un solo sueño y eso era lo que más le molestaba. Frotó sus dedos sobre la marca en su palma culpándolo por la pesadilla. Había estado tan perdida en pensamientos morbosos que cuando la puerta detrás de ella se cerró, casi saltó de su piel. Zachary había abierto la puerta silenciosamente por si Angélica todavía estaba dormida. Cuando la vio de pie aturdida, no pudo resistir la tentación y cerró la puerta. Su reacción fue incluso mejor de lo que esperaba. "Si hubiera sido un demonio, hubieras sido mordido", sonrió y luego bajó la mirada hacia la daga apretada en su puño con tanta fuerza que sus nudillos estaban blancos. "Tal vez no", corrigió con el ceño fruncido. "¿Qué es lo que sacudió tu jaula?" "Pesadillas", dijo Angélica sinceramente mientras relajaba su agarre. De nada sirve mentir sobre eso ... no a él de todos modos. Inhaló profundamente tratando de liberar la tensión en sus hombros y luego arrugó la nariz, "hueles como tostada quemada". "¿Quieres fregarme la espalda?" Zachary movió las cejas mientras se dirigía hacia el baño. Angélica evitó una mirada más por la ventana antes de alejarse de ella. Al oír encenderse la ducha, se sentó en el sofá y agarró su libreta de notas junto a la computadora portátil y comenzó a dibujar al hombre que había visto en la cueva. Como él era quien la había marcado, entonces la pesadilla tenía que ser obra suya. Ella comenzó con los ojos y suavizó los trazos del lápiz cuando la cara cobró vida en el papel. Zachary salió del cuarto de baño humeante aún toalla secándose el pelo. Caminando detrás de Angélica, miró el retrato del hombre con el que la había visto en la cueva. Observó la delicada manera en que ella arregló el cabello largo y oscuro del hombre ... como si el viento todavía soplara alrededor de él. Para ser un demonio, seguro era un demonio apuesto en sus ojos. "Hueles mejor", comentó Angélica mientras lo miraba. Al tocar el dibujo, preguntó: "¿Podemos ponernos en contacto con Dean para poder mostrarle esta imagen?" "Lo vislumbré esta noche en la mansión del hombre lobo alfa. Pero parece que va y viene tan rápido por aquí que sería más fácil mostrárselo a Kane ". Zachary sugirió mientras saltaba sobre el respaldo del sofá y se sentaba a su lado tomando la fotografía en su mano y estudiándola. "Kane dijo que Misery es mujer". "Eso es a lo que le tenía miedo", suspiró Angélica. "Si ese no es el mismo demonio que lanzaron de la cueva ... entonces me temo que Misery no es el único demonio en la ciudad". "¿Por qué dice eso?" Pregunto Zachary. En lugar de responderle, Angélica hizo lo único que pensó que nunca haría. Girándose de lado sobre el almohadón, ella alcanzó a Zachary y se inclinó hacia él. Cuando Zachary instantáneamente trató de besarla, ella inclinó la cabeza y terminó besando su frente. Luego dejó que el sueño jugara en sus recuerdos. Zachary se estremeció cuando el paisaje cambió y él estuvo rodeado por su pesadilla. Cuando las imágenes parpadeantes finalmente se desvanecieron y Angélica se alejó lentamente de él, Zachary abrió los ojos y susurró: "Guau ... eso fue un sueño de meneo". Angélica asintió, "Sí, especialmente para alguien que nunca ha tenido un sueño, ni siquiera una vez en toda su vida". ***** Kriss había buscado en los lugares que creía que un caído atemorizado había sido encarcelado por más tiempo de lo que él pensaba esconder. No era realmente el caído que estaba buscando ... era Dean. Después de agotarse con todas las iglesias y pequeñas áreas de la ciudad que el mal evitó, se dio cuenta de que podría estar buscando lugares equivocados. No era como si conociera a su presa íntimamente. Yendo de un extremo al otro, Kriss comenzó a caminar hacia el corazón de la ciudad. En cuestión de horas, fue recompensado cuando captó un destello de la criatura corriendo por las copas del techo y saltando de un edificio a otro. Siguiendo a lo lejos, Kriss observó la coloración clara del caído junto con las alas blancas como la nieve que ahora estaban ocultas a la vista humana pero no a las suyas. Inclinó la cabeza hacia un lado cuando el caído miró por encima del hombro como si sintiera que lo estaban siguiendo. Cuando el caído volvió su atención a las calles de abajo, Kriss tenía la sensación de que no era el único en la caza esta noche. "¿A quién busca?" Susurró Kriss en voz baja, acechándolo por varias cuadras más. Siguiéndolo por una esquina, Kriss patinó hasta detenerse cuando el otro hombre estaba de repente en la repisa del edificio ... frente a él. Fue la postura agresiva y la mirada feroz en sus ojos plateados lo que hizo que Kriss se detuviera. Por un momento, ninguno de ellos se movió. Kriss usó el tiempo para enfocar sus poderes y mirar dentro del alma del otro hombre. A medida que la imagen de su alma se agudizaba, Kriss esperaba ver el reluciente brillo plateado de una sangre llena, pero para su sorpresa, el alma de este caído estaba contaminada. Sus ojos se abrieron al darse cuenta de que este hombre era un híbrido. Entonces, eso es lo que él había sentido cuando la criatura había explotado de la iglesia. Kriss intentó determinar si este híbrido era tan malo como el demonio completo con el que había sido encarcelado. Sintió un empujón cuando su visión fue empujada hacia atrás y Kriss parpadeó. La única otra persona con la que alguna vez se había cruzado que podría impedirle ver su alma era Dean. Inhalando profundamente y luego liberándolo lentamente, Kriss decidió que solo había otra forma de averiguarlo. Justo cuando comenzó a caminar hacia adelante, el caído le dirigió una sonrisa que no era nada amigable y retrocedió un paso, desapareciendo al dejar caer el borde del tejado y perderse de vista. Sabiendo una invitación cuando recibió una, Kriss gruñó y, dando un salto, se lanzó en un cisne desde el borde del edificio en su persecución. Antes de llegar al cemento cuatro pisos más abajo, algo se estrelló contra su costado y sintió los brazos apretados a su alrededor. "No", siseó Dean mientras abordaba a Kriss en el aire. "Pensé que querías encontrarlo y atraparlo", gritó repentinamente Kriss. Había estado buscando a Dean durante días y eso le molestaba porque Dean obviamente había estado lo suficientemente cerca como para saber que él estaba allí, pero que no saldría de su escondite. "No es un conejo", espetó Dean cuando cambiaron de dirección y volvieron a subir al tejado del edificio. "Además, lo he estado observando por un tiempo y ¿te gustaría saber qué ha estado haciendo?" «¿Qué?» Kriss frunció el ceño. Dean inmediatamente se alejó para poner distancia entre ellos. "Está acechando a Misery, el demonio que lo atrapó en la cueva". En ese momento, las delgadas nubes sobre ellos se separaron permitiendo que la luz de la luna se posara sobre ellos y creara las sombras en el techo que revelaban su verdadera identidad. Dean tuvo que apartar la mirada de la perfección de Kriss ... siempre tenía que mirar hacia otro lado. "Bueno, tal vez nos permita ayudarlo a recuperar un poco", sugirió Kriss. "Ha pasado un tiempo, pero juntos probablemente podríamos decepcionarla". "Lo dudo", Dean miró en la dirección en que el caído se había ido. "Cada vez que me acerco a él, puedo sentir su ira y miedo". Kriss miró en la misma dirección sabiendo la verdad. "Tal vez tiene una buena razón para temernos". Comenzó a mencionar el hecho de que era un híbrido ... no una verdadera sangre caída, pero Dean lo interrumpió. "No importa porque no confía en nosotros", Dean dio un paso atrás al borde del edificio y miró hacia la ciudad. Sabía que Kriss pensó que lo tenía todo resuelto. Entonces este caído no era una sangre completa ... estaba lo suficientemente cerca y eso contó. Dean había visto su alma varias veces en los últimos días y el mal que etiquetaba a la mayoría de los híbridos como demonios había desaparecido. A los ojos de Dean, eso lo convirtió en uno de ellos. Pensándolo bien ... tal vez era hora de dejar que Kriss entrara en ese pequeño hecho. "Es más cierto, sangre que híbrido, ya sabes. Su alma es diferente a la nuestra, pero el mal no vive allí ... ahora mismo está lleno de miedo, desconfianza y anhelo. Espero que no hayas cambiado tanto que no puedas ver lo bueno que hay dentro de él ". Sabía que Kriss nunca había cazado maliciosamente a los híbridos y los había destruido sin una buena razón. Kriss había sido uno de los últimos en ser enviado aquí, mucho después de que las guerras demoníacas hubieran terminado ... desterrado a este mundo solo para deshacerse de parte de la población masculina. Kriss no lo sabía, pero Dean era mucho más viejo que eso. Dean había sido uno de los líderes de la rebelión que puso fin a la guerra de los demonios ... incluso enviando algunas de las sangres puras al inframundo por su absurda masacre de híbridos que no eran demoníacos. Algunas cosas fueron un pecado ... no importa cómo lo miraste. Kriss tuvo un flashback de querer matar a Kane solo para encontrar un alma desgarrada pero extrañamente pura que le devolvía la mirada. Nunca se había encontrado con tanta rareza. Si Kane hubiera sido humano o demonio con tanto daño hecho a su alma ... habría sido un mal puro. Debería haber sido puro malvado. Le hizo preguntarse si Dean tenía razón ... que tal vez había perdido su capacidad de jugar como juez y jurado. Vivir entre los humanos durante tanto tiempo le había enseñado que incluso las mejores intenciones siempre tenían un lado sombrío de gris. Había decidido hace mucho tiempo que la muerte era solo para la verdadera forma del mal y para dejar que el resto se resolviera por sí solo. "¿Cuánto tiempo pretendes acecharlo?" Kriss preguntó con curiosidad. "Hasta que vea que no soy una amenaza", Dean respondió crípticamente. Kriss inclinó su cabeza y miró a Dean, notando varios agujeros de bala en su ropa. "¿Qué demonios has estado haciendo? Hueles a humo y esos no son agujeros de polilla en tu ropa ". "Déjame preguntarte algo," Dean no miró a Kriss, "¿Realmente estás aquí para mí? ¿O solo necesitas una distracción porque estás evitando tus sentimientos por Tabatha? Kriss extendió la mano, agarrando el brazo de Dean y girándolo para que estuvieran uno frente al otro. "¿Por qué siempre es una pelea contigo?" el demando. Dean sacudió su brazo del agarre de Kriss, "Tal vez es porque puedo ver en tu alma donde estás ciego". Kriss miró hacia otro lado y cuando miró hacia atrás, Dean se había ido. ***** Kane silenciosamente abrió la ventana del dormitorio de Tabatha y se metió dentro. La había estado mirando a través de las ventanas, pero sintiendo que su inquietud no le había sentado bien y el hecho de que no podía leer sus pensamientos lo estaba volviendo loco. Todo lo que podía oír eran susurros casi silenciosos que salían de su mente. Levantó la vista hacia el techo, preguntándose de quién era la brillante idea de convertirla en la única a la que no podía escuchar cuando era la única que realmente quería escuchar. Kane mantuvo la oscuridad rodeándolo mientras se apoyaba contra el marco de la puerta abierta de la habitación y la veía moverse del sofá al centro de entretenimiento. Tabatha apagó la radio. Ella pensó que el ruido de fondo ayudaría a que el apartamento no se sintiera tan vacío, pero solo la estaba molestando. Echaba de menos a su compañera de cuarto. Kriss había desaparecido por semanas en el pasado y sabía que él podía cuidarse solo, pero nunca le había impedido preocuparse. Ese demonio, su piel se arrastró ante el recuerdo, había sido capaz de atrapar a Dean, incluso si solo hubiera sido por un par de horas. Era difícil pensar en el hecho de que había cosas que podrían lastimar a Kriss. Volvió a pasar los dedos por su hombro y por su pecho donde había sido herida, sintiendo nada más que la piel suave e inmaculada. Pensó que había sido tan astuta haciendo que Kane pensara que estaba bajo su esclavitud ... la broma había estado en ella. Aun así, él le había dicho que no recordara haber visto a Misery ... pero sí lo recordaba. Levantando lentamente los mismos dedos, tocó sus labios deseando poder recordar exactamente lo que Kane le había hecho. Tal vez había estado bajo su esclavitud todo el tiempo, pero por alguna razón solo recordaba parte de eso. Él había dicho que la había estado cuidando ... siguiéndola. Tabatha sintió los pequeños pelos en la parte posterior de su cuello pararse y la habitación pareció encogerse. Quitándose los dedos de los labios ella susurró, "Kane, ¿estás aquí?" Kane se agarró al marco de la puerta para evitar acercarse a ella, pero ningún poder en la tierra podría evitar que responda, "Sí". Su voz estaba embrujada, haciendo que Tabatha girara buscándolo. Estaba atrapada entre la decepción y el miedo cuando no lo vio de pie justo detrás de ella. "¿Soy tan malo que tienes que esconderte de mí?" su respiración era un poco más rápida y silenciosamente se preguntó si esto era equivalente a jugar con fuego. Kane dejó que la oscuridad se dispersara a su alrededor y vio cómo su mirada se posó en él. "Tal vez soy el malvado". Tabatha tragó saliva. Él se veía un poco perverso en la puerta de su dormitorio ... lo admitiría. "Tal vez no te sentirías tan mal si hubieras golpeado a la puerta principal", le ofreció, preguntándose cuánto tiempo había estado dentro de su apartamento. Sintiendo una ligera debilidad en sus rodillas, se giró y se obligó a caminar tranquilamente hacia el sofá y sentarse. "¿Me hubieras invitado a entrar?" Kane preguntó curiosamente mientras entraba a la habitación. Notó la forma en que se dio la vuelta y puso los pies en el sofá, colocándolos cerca de ella mientras se apoyaba contra él apoya brazos acolchonado. "No estoy seguro", respondió Tabatha. "¿Es esta la primera vez que has estado aquí?" "No", Kane no se molestó en mentirle. ¿Por qué mentir cuando podía hacerla olvidar que él había estado aquí? "Entonces te invito a entrar. Tome asiento, "señaló hacia el otro en el sofá. Si él estaba aquí para lastimarla, entonces ya lo habría hecho ... ¿verdad? Ella observó cómo él mantenía sus movimientos lentos mientras hacía lo que ella le pedía. Era una mentira ... ella había visto la velocidad a la que se movía cuando él quería. Tenía cuidado de no asustarla y eso la ponía aún más nerviosa. Kane enarcó una ceja, "¿Así es como tratas a todos tus acosadores?" preguntó con toda seriedad. "¿Invitarlos a tomar té y bollos?" Tabatha negó con la cabeza, "No bebo té y odio los bollos. Una taza de café y un bagel te irá bien ". Kane le sonrió débilmente. "¿Cómo sabes que no te lastimaré?" "Si me hicieras daño, lo tendrías por ahora", contestó Tabatha, expresando lo que acababa de pensar. Pensándolo bien, ella agregó rápidamente: "A pesar de que tiendo a lastimarme cuando estás en la misma vecindad". Kane se estremeció al oír eso y finalmente tomó el lugar que había indicado al otro lado del sofá, dándose vuelta para mirarla y apoyándose contra el reposabrazos opuesto. Levantó su pierna derecha, la dobló en la rodilla y se sentó en un estilo medio indio con un brazo doblado sobre el estómago. "Entonces dime amor, ¿por qué me invitaste a entrar?" Kane preguntó. ¿Qué haces aquí? Tabatha eludió la pregunta. Kane sonrió, "Sabes que es de mala educación responder una pregunta con una pregunta". Tabatha se sorprendió momentáneamente por la forma en que la sonrisa frustrada cambió ligeramente el contorno de su rostro, haciendo que pareciera tan peligroso y seductor como ella creía que era. "Eso puede ser cierto", dijo Tabatha pensativo. "Pero yo soy el que has estado siguiendo y quiero saber por qué". Kane se encogió de hombros, "Porque quiero". Tabatha lo fulminó con la mirada, "¿Porque quieres?" Kane inclinó la cabeza hacia un lado. "¿Por qué un vampiro hace algo?" Tabatha abrió la boca, la cerró y luego la volvió a abrir sin poder articular una respuesta. "Porque ellos quieren", Kane respondió por ella. Tabatha suspiró, "Mira, si no quieres decirme la verdad, entonces no puedo convertirte. Pero, si vamos a ser amigos, debemos intercambiar al menos una verdad sobre el otro ". Las cejas de Kane se levantaron y sonrió, "Ah, ¿vamos a jugar la verdad o atrevernos ahora?" Tabatha se sonrojó al recordar las pocas veces que había jugado mientras estaba en la escuela secundaria ... hablar sobre situaciones embarazosas. "Sin el desafío y tú responderás primero", susurró. Kane asintió, "Está bien. Como soy el acosador, jugaremos según sus reglas ". Tabatha sintió un escalofrío por su fácil admisión de que realmente la estaba acechando. "¿Por qué a Kriss no le gustas? Él no me dará una razón por la cual ". "Debido a que no le perteneces a él", Kane respondió un poco demasiado rápido. "¿Qué tipo de respuesta es esa?" Tabatha exigió. "Tu turno", señaló Kane. Tabatha refunfuñó, "Bien", luego se tensó sin saber qué esperar. ¿Te gustan los perros? Tabatha parpadeó. Esa pregunta era lo más alejado de lo que ella había esperado. Ella se relajó y sonrió con cariño, "Los amo. Cuando era pequeño teníamos un perrito Yorkie, pero se escapó. Nunca lo superé ... Todavía lo extraño a veces ". Kane le devolvió la sonrisa con una lenta sonrisa mientras cerraba los ojos, "Debes conocer a mi Yorkie en algún momento ... su nombre es Scrappy". Tabatha sintió escalofríos en el cuerpo y literalmente saltó de su asiento cuando sonó el teléfono. Levantándose, corrió hacia el teléfono para recogerlo esperando que fuera Kriss quien llamara. Levantándolo, se giró para mirar a Kane pero él se había ido sin dejar rastro de él. Hizo una búsqueda rápida en su habitación, solo para no encontrar nada. Con un suspiro, Tabatha presionó el teléfono contra su oreja, "¿hola?" ella se encogió cuando escuchó la voz de Jason. Ahora todo estaba claro. ¿Acabas de desaparecer y no me llamas para decirme por qué? Jason se paseaba de un lado a otro. "Maldita sea, Tabby, me tienes preocupado, enfermo". Tabatha sonrió en el receptor. De algún modo, Jason le gritó que la hacía sentir un poco más normal. Rápidamente hizo los cálculos en su cabeza mientras comenzaba a explicar lo que sucedió sin darle ningún detalle sobre nada que tuviera que ver con lo paranormal. Kane movió los miembros del arbusto por una fracción mientras veía a Tabatha relajarse por primera vez desde que Trevor la había dejado. Sus labios insinuaron una sonrisa mientras la escuchaba decir la verdad a quienquiera que estuviera hablando por teléfono y mentir como loco al mismo tiempo. Su sonrisa se desvaneció y su expresión se volvió anhelante. Lo que le daría para que ella le sonriera con tanta facilidad. Retrocediendo desde la ventana, supo que era hora de irse ... podía sentir a Kriss acercándose a él. "Espera un momento Jason", Tabatha frunció el ceño cuando tuvo la extraña sensación de ser observada. Girando su cabeza hacia la ventana, se congeló al ver a Kriss allí parada mirándola. "Jason, hablaré contigo mañana, ¿de acuerdo?" se volvió y colgó el teléfono, pero cuando miró hacia atrás Kriss se había ido. Capítulo 3 La Sra. Tully negó con la cabeza al salir de la habitación de Micah y cerró la puerta detrás de ella antes de girarse hacia la multitud reunida en el pasillo. "Está bien ... sigue durmiendo, pero está bien". "¿Entonces se recuperará por completo?" Preguntó Quinn con escepticismo. La señora Tully se colocó entre ellos y la puerta. "Quiero decir que parece que ya se habrá recuperado por completo. No parece tener un solo rasguño en él ". Retrocedió un paso y extendió los brazos como una barrera cuando varios de ellos trataron de darse la vuelta para ir a buscarlos. "No", dijo ella con firmeza. "Por ahora, no quiero que lo molesten". Él está en un sueño profundo y eso puede ser parte de lo que está acelerando la curación. Si lo despiertas antes de que se despierte solo, puedes perturbar cualquier magia que se esté usando sobre él ". "¿Magia?" Jewel preguntó en confusión. Estaba empezando a entender de dónde venía el término "aprendes algo nuevo todos los días". "Magia o milagro ... ambos son los mismos en lo que a mí respecta", la señora Tully sonrió ante la nueva edición de la familia de los pumas. "¿Ya sanado?" Steven dijo incrédulo y luego sostuvo el brazo que todavía estaba en una honda un par de pulgadas y señaló: "Esto todavía duele como el infierno y todavía no está curado". "Este no es momento de celos por la buena suerte de su hermano", señaló la señora Tully hacia la habitación de Steven. "Quizás si escucharas a tu médico y te quedaras en la cama, sanaría más rápido". Steven se volvió y miró a Jewel. "La cama suena realmente bien". Los ojos de Jewel se abrieron de par en par y ella se sonrojó con diez tonos de rojo haciendo que Steven sonriera. La señora Tully negó con la cabeza en la luna de miel sabiendo que el amor era uno de los mejores sanadores milagrosos disponibles. Estaría bien en un par de días ... agotado pero bien. "Me aseguraré de que no lo molesten", añadió Quinn mientras miraba anhelante hacia su propia habitación donde había dejado a Kat durmiendo. "Fuera contigo también", la Sra. Tully lo ahuyentó. Con suerte, pasarían varias horas antes de que cualquiera de los hermanos volviera a tomar aire. Se preguntó en silencio quién era el ángel guardián de Micah y dónde podría conseguir uno. Una vez que el pasillo estuvo vacío, miró hacia la puerta de Micah una vez más antes de salir del club. ***** Alicia sintió su mano en su hombro acariciando su piel desnuda y rodó hacia él al ver la mirada acalorada en los ojos amatistas de Damon mientras la tocaba. Estaba completamente vestido ... vestido de negro. Tenía el pelo revuelto y nunca se había visto tan sexy. Alargó la mano y pasó los dedos por los oscuros mechones. Sus labios siguieron la acción, besando el área vulnerable de su muñeca y sonriendo diabólicamente, dejándola vislumbrar sus colmillos. Ella inhaló profundamente y rodó lejos de él ... solo para quedar atrapada en el abrazo de Michael. Mientras ella entreabría los labios con aturdida sorpresa, Michael bajó en busca de un beso demandante, robándole el poco aliento que le quedaba. Sus manos se cerraron con las de ella mientras las presionaba contra el suave colchón y se cernía sobre ella, haciéndole el amor con un profundo beso. Sintió una mano caliente en su muslo ... lentamente moviéndose hacia arriba bajo la larga camiseta. Sabía que no era Michael porque sus manos estaban sobre las suyas. Cuando Michael la liberó del beso y le susurró un camino hasta su cuello, giró su rostro hacia un lado para encontrar a Damon todavía allí ... mirándolos con esos ojos desconcertantes y tocándola tan íntimamente como si Michael no importara. Cuando los dedos de Damon se acercaron a su núcleo, la pasión de Michael también aumentó, haciendo que Alicia se marchitara debajo de él al mismo tiempo que se esforzaba hacia Damon ... queriendo que alcanzara su objetivo. Justo cuando las puntas de los dedos de Damon pasaban su fugaz toque por sus labios inferiores, Michael respiró su aliento caliente en su oído y Alicia sintió la rápida espiral descendente de espasmos hormigueantes cuando se endureció. Levantándose de la cama, parpadeó y al principio vio la silueta de alguien que miraba por las puertas de su balcón. Cuando su visión se aclaró, la imagen desapareció. Se sentó allí por un momento tratando de recuperar el aliento del sueño mientras miraba al sol que ahora estaba bastante alto en el cielo. Envolviendo sus brazos alrededor de sí misma, Alicia se dio cuenta de lo caliente que estaba su piel y la forma en que la cubierta se sentía contra ella mientras fluía con sus movimientos. Se sintió como una caricia en su piel excesivamente sensible y tuvo una súbita regresión del sueño, por lo que rápidamente se arrastró fuera de la cubierta y se paró al lado de la cama. Bajó la mirada hacia la frazada inocente como si hubiera perdido la razón y luego intentó razonar consigo misma. Tal vez estaba equivocada acerca de entrar en celo y solo tenía una pequeña fiebre por las heridas que había sufrido la otra noche detrás de Moon Dance y eso había causado el sueño erótico. Se sonó el flequillo de los ojos deseando que fuera más fácil mentirse a sí misma. De cualquier manera, no importaba ahora porque no tenía tiempo para lidiar con eso. Miró hacia atrás por la puerta de vidrio preguntándose cómo podría haber dormido hasta tan tarde cuando ni siquiera había visto a Micah. Agarrando un poco de ropa de su maleta, se escapó de su habitación rezando para no chocar con nadie mientras cruzaba el pasillo hacia el enorme baño que había encontrado la noche anterior. ***** Micah abrió los ojos sintiéndose como si hubiera estado dormido durante años. Su primer instinto fue no moverse sabiendo que causaría dolor si lo hiciera, pero el recuerdo de la noche anterior le dio una reacción de lucha o huida y antes de que pudiera detenerse, estaba sentado. Mirando alrededor de la habitación, su mirada se detuvo en su propia imagen mirándolo en el espejo. Los vendajes habían desaparecido ... y también el dolor. Deslizándose de la cama, Micah caminó hacia el espejo frotándose los ojos y preguntándose si estaba alucinando. Cuando bajó la mano hacia el tocador, cayó sobre un marco que lo hizo tambalearse y caerse. Con rápidos reflejos, lo atrapó antes de que pudiera golpear el piso y lo llevó hasta el nivel de los ojos. Miró a la chica que le devolvía la mirada con brillantes ojos azules. Ella no estaba sonriendo, pero eso no distraía su belleza. Su largo cabello rubio colgaba en ondas abstractas alrededor de su expresión melancólica. Podía oír a otros en las habitaciones a su alrededor, pero solo podía pensar en una persona a la que quería ver ... Alicia. Y ella estaba en lo de Michael. No estaba seguro de cómo lo sabía, pero lo hizo. Michael era la razón por la que nadie recordaba que estaba en la mansión la noche anterior. Volviendo a colocar la imagen en la cómoda, Micah se vistió en silencio y luego abrió la ventana. Al aterrizar en el duro suelo exterior, sintió que sus músculos tomaban el impacto con facilidad y se detuvo, preguntándose cómo era que se sentía mejor ahora de lo que se había sentido antes de haber sido arrojado a la pequeña cámara de tortura de Anthony. Calculando que pronto lo descubriría, se dirigió hacia Michael para asegurarse de que Alicia estaba bien. ***** Michael abrió los ojos y no vio nada más que cielo azul y parpadeó. Se había quedado dormido en el techo de la iglesia otra vez. Sentado, miró hacia el otro lado de la calle justo a tiempo para ver a Micah acercándose a la puerta principal. Michael se congeló. El puma caminaba con la gracia sigilosa que casi todos los animales querían tener. Cerró los ojos y agradeció a cualquier dios que escuchara, luego se estremeció cuando una voz vino justo detrás de él. "Los espectáculos de allí ... ¿por qué estamos aquí?" Kane dijo con una sonrisa. ***** Damon se encogió de hombros con una camisa negra sin molestarse en abotonarla. Se pasó los dedos por el pelo, abrió la puerta de su habitación y se apoyó en el marco para mirar al otro lado del pasillo. Podía oír cada sonido que estaba haciendo desde el agua de rociadura, pero eso no lo intrigaba tanto como los sonidos que había estado haciendo en su sueño hace un rato. Se preguntó si ella tenía alguna idea de que sus camas solo estaban separadas por una delgada capa de chapa. Gruñó ante la interrupción de sus pensamientos cuando escuchó el golpe en las escaleras. Apartándose de la puerta, decidió deshacerse del invitado no deseado lo más rápido posible. No sería la primera vez que asusta a alguien para que no se quede. Abriendo bruscamente la puerta, Damon arqueó una ceja al extraño. «¿Qué?» "No eres Michael", Micah frunció el ceño al reconocer al hombre que había estado con su hermana anoche. Él pensó que Michael vivía solo. Ver al hombre parado medio vestido y bloqueando la entrada hizo que Micah quisiera asegurarse de que no acababa de salir de la misma cama en la que estaba su hermana. "Está bien, tampoco lo estás". Damon dijo con voz inexpresiva. Micah sintió que la bestia dentro de él intentaba levantar la cabeza. "¿Dónde está Alicia?" La forma en que el hombre dijo el nombre de Alicia hizo que Damon se diera cuenta justo cuando estaba oscureciendo su puerta. Anoche, la cara del puma estaba hinchada, magullada y ensangrentada ... nada como el rival al que ahora iba a cerrar la puerta. Damon miró a Micah de arriba abajo con una mirada crítica, decidiendo que no necesitaba este tipo de dolor de cabeza. "Ella está indispuesta. Vuelve mañana." Trató de cerrar la puerta, pero el hombre más grande fue más rápido de lo que esperaba y estaba dentro de la habitación cuando se cerró la puerta. "Puedo olerla". Micah gruñó molesto. "¡Alicia!" dijo que no le gustaba más este hombre por minuto. Sabía que el tipo había sido parte del rescate anoche, pero eso no lo iba a llevar muy lejos si no le decía dónde estaba Alicia. Micah comenzó a subir las escaleras, pero de repente, Damon estaba de pie en uno de los escalones superiores mirándolo. Sus ojos se encontraron y Micah sintió un momento de miedo inoportuno ... eso fue hasta que la chica vestida con una toalla bajó corriendo las escaleras hacia él. Alicia había escuchado a Micah gritar su nombre y estar tan emocionada, que no se tomó el tiempo de vestirse, sino que simplemente agarró la toalla más cercana y se dirigió hacia su voz. Cuando dobló la esquina, sus ojos se iluminaron cuando lo vio de pie, luciendo como si siempre ... perfecto. "Micah", susurró con la sensación de que iba a llorar. Al principio, sus pasos fueron lentos, pero cuanto más se acercaba, más rápido corría hasta que sin miedo se arrojó sobre él, casi haciendo que ambos cayeran hacia atrás por los escalones. Damon se volvió en el momento en que vio que los ojos de Micah se abrían en algo detrás de él. Se había quedado sin palabras al verla allí de pie agarrándose a la toalla a su alrededor ... su cabello empapado con destellos de agua goteando en el piso de madera dura. Cruzó los brazos sobre el pecho y se apoyó contra la pared mientras su mirada la seguía más allá de él hacia el hombre que amaba. Damon bajó la cabeza, dejando que su flequillo cayera para ensombrecer sus ojos. Su mirada se convirtió en una mirada cuando envolvió sus brazos alrededor de Micah, dando un nuevo significado a los huesos de un hombre. Los dioses deben haber tenido piedad de él cuando ella no envolvió sus piernas alrededor de la cintura del hombre ... aunque la imagen de esa toalla montada no hubiera tenido precio. Micah envolvió sus brazos alrededor de Alicia y la levantó contra él para un abrazo de oso. Él cerró los ojos y la abrazó por un momento. Lo primero que notó fue que su piel estaba más caliente que la suya. Él presionó su cara en el hueco de su cuello preguntándose por qué su temperatura era tan alta. Esto era solo otra cosa para culpar a Quinn. Solo se había ido dos semanas y la habían dejado enfermar. Micah frunció el ceño, sin recordar que Alicia alguna vez se enfermara. "¿Tienes fiebre?" preguntó él mientras la dejaba caer de nuevo a sus pies. Él sonrió al ver que ella todavía era más baja que él, a pesar de que ahora estaba de pie en un escalón más alto, pero luego sus ojos se vieron atraídos por la marca de mordedura que todavía sanan en su cuello. Él le cepilló el pelo hacia un lado para ver mejor, pero antes de que pudiera decir algo al respecto, ella lo interrumpió. "¿Estás loco?" Alicia se secó las lágrimas que nublaban su visión. "Anoche pensé que te estabas muriendo ... ¿y ahora?" ella ahuecó su mejilla con su mano queriendo tanto besarlo. "¿Cómo estás aquí más grande que la vida?" La puerta de entrada se abrió y Micah miró por sobre su hombro al ver a Michael y un hombre rubio mirando hacia ellos. Alicia se preguntó si los dioses se estarían burlando de ella cuando eligió ese momento para recordar que estaba más desnuda que no. Los cambiaformas generalmente no se preocupaban por cosas así como los humanos, pero aún podía sentir el efecto persistente del sueño que había tenido solo unos minutos atrás. Cerrando los ojos con Michael, ella pudo ver el calor instantáneo en su mirada y luego contuvo la respiración mientras sus ojos bajaban a su pecho. Micah movió a su hermana más en línea con su cuerpo por lo que estaba escondida de los hombres de abajo. Fue entonces cuando levantó la vista hacia Damon. Su punto de vista ahora era mejor que el de cualquier otra persona. Para su sorpresa, Damon no estaba mirando a Alicia. En cambio, su mirada enojada fue dirigida directamente a las manos de Micah, donde todavía la estaba abrazando. Sintiendo la amenaza silenciosa, el oro se encendió dentro de las pupilas de Micah cuando se agrandaron. Tenía la sensación de que estaba mirando al dueño de la marca de mordida que llevaba Alicia. Deje que Kane se dé cuenta del hecho de que Michael estaba congelado en el lugar y que Damon estaba a punto de cometer un asesinato. Kane pensó rápidamente en una forma de romper el hielo. "Alicia, cariño ... Creo que te olvidaste algo importante en el piso de arriba ". Él sonrió. "No voy a ir a ningún lado", dijo Micah sin perder de vista a Damon, "vístete mientras hablo con Michael". Alicia lo besó rápidamente en la mejilla y luego giró para subir corriendo la escalera. Casi perdió un paso cuando vio a Damon a solo un par de metros de ella. Tenía la camisa abierta y los pantalones con cremallera pero no abrochados, lo que les hacía subirse peligrosamente a sus caderas. Sintió que sus mejillas ardían aún más cuando el sueño regresó como un pensamiento sucio en una mente limpia y agradable. La mirada en sus ojos cuando sus miradas se encontraron era oscura y peligrosa ... empapada en tensión sexual. Esperaba que se lo estuviera imaginando al sentir que la mirada la seguía más allá de él y el resto del camino escaleras arriba. Micah no fue el único que vio el intercambio entre Alicia y Damon. Kane le dio un codazo en la espalda antes de que Michael finalmente volviera su atención al hombre que bajaba la escalera. Estrechando las manos con el puma, él asintió con la cabeza hacia la sala de estar, "estoy seguro de que tienes preguntas". "Si no lo hace, entonces lo hago", Kane anunció que quería empeorar las cosas. Se había quejado antes por escuchar los pensamientos de otras personas, pero fue en momentos como este lo que valió la pena. La parte más divertida fue el hecho de que Damon no tenía idea de que Micah y Alicia eran hermanos ... aunque le daría crédito a Damon por detectar el hecho de que ella albergaba un amor no tan hermano por su despistado hermano. Pero, si el sueño que había tenido hace un momento era una indicación ... no sería difícil para Michael o Damon cambiar de opinión. Michael parpadeó tratando de quitarse de la cabeza la imagen de Alicia en esa toalla para poder concentrarse. Quería quitar lo obvio primero. "No esperaba verte fuera de la cama tan pronto". Kane escuchó que el ritmo cardíaco de Michael se aceleraba y se lo preguntaba. Intentando escuchar sus pensamientos, se decepcionó al encontrar un completo silencio. Bien, su pequeño Michael guardaba secretos. "No tengo ni idea", respondió honestamente Micah y luego cambió de tema: "Pensé que vivías solo". Kane puso los ojos en blanco cuando escuchó a Michael suspirar de alivio. Arriba, Alicia corrió hacia el baño donde había dejado su ropa. Frunciendo el ceño ante lo que sin pensarlo eligió usar, decidió que no era lo suficientemente bueno. Micah había dicho que no iría a ninguna parte y ella confiaba en él, así que volvió a su habitación para encontrar algo más agradable. Terminó secando su cabello e incluso agregando un toque de maquillaje antes de que estuviera satisfecha. Miró en el espejo al ver que el color todavía estaba alto en sus mejillas y que sus ojos eran demasiado brillantes. Agitando su mano como para borrar los hechos, ella racionalizó que era solo porque estaba feliz de que su hermano había vuelto y de alguna manera no estaba dañado. "Que mejor sea todo lo que es", murmuró Alicia con timidez tratando de adivinar su primer diagnóstico. Lo último que necesitaba en ese momento era estar en una casa llena de hombres atractivos y estar en celo. No sucedía a menudo, pero si una cambia formas hembra entraba en celo sin pareja, entonces la hembra tenía dos opciones ... encerrarse y sufrir todo el tiempo que tomara, o tener una cadena de una noche hasta que terminara . O al menos eso es lo que le dijeron las chicas con las que había ido a un internado. "De cualquier manera," Alicia enarcó una ceja ante su reflejo. "Salir de esta casa es una buena idea para todos". Empacando todas sus cosas en la maleta, Alicia pensó que era mejor que la llevara abajo ya que se iría con su hermano. Extrañaría la libertad, pero sonrió suavemente sabiendo que estaría cerca de Micah otra vez. Todavía sumida en sus pensamientos, abandonó el dormitorio y dobló la esquina para bajar las escaleras y encontrarse con lo que parecía una pared de ladrillos. Damon extendió su brazo y lo envolvió alrededor de la cintura de Alicia, tirando de ella para que no se cayera por las escaleras. De mal humor, había planeado este pequeño encuentro sin más motivo que demostrar un punto ... que él no era el único que sentía esta atracción. Quería que ella lo notara antes de que Micah la sacara de su alcance. En el momento en que la tocó, pudo oír que su pulso se aceleraba. Sintiéndose ya justificado, dejó que su mano se deslizara justo debajo del borde de su camisa corta y sobre su suave piel mientras la enderezaba. Tenía que admitir que Micah tenía razón sobre que tenía fiebre. Los labios de Alicia se separaron cuando inhaló bruscamente y miró a Damon sintiendo cada centímetro de él apretado contra ella y que le gustaba. Estaba enojado con ella ... ella podía ver la ira en sus ojos. Y por qué no debería ser él. Ella había tratado de matarlo ... y a cambio él le había salvado la vida. Le debía a Damon más de una deuda y no era correcto irse con Micah sin decirle lo agradecida que realmente estaba. Ella se iría en unos minutos y eso solo le daba el coraje que necesitaba. Levantándose sobre las puntas de los pies, Alicia le dio un beso lento y suave a los labios de Damon, preguntándose si le sentiría lo mismo a él que a ella. Olía maravilloso y su piel era suave y fría para sus labios acalorados. "Gracias", susurró mientras se retiraba. –¿Por qué? Damon preguntó sintiéndose como si acabara de desequilibrarlo por completo. "Por salvarme otra vez", sonrió. Por un momento, Damon sintió que el peso pesado que había estado aplastando su pecho se alivió ... hasta que tuvo que irse y arruinarlo. "Y por ayudarme a traerme a Micah". Alicia volvió a levantar la maleta y comenzó a deslizarse junto a él, pero para su sorpresa, Damon la agarró por los brazos y la apoyó contra la pared, inmovilizándola allí. Él se inclinó a una pulgada de ella y ella miró sus pestañas oscuras más bajas mientras miraba sus labios. "Si se trata de recompensas que está repartiendo, entonces vamos por las apuestas". Damon cortó sus labios sobre los de ella, mostrándole la diferencia en el beso que ella acababa de darle y el que él necesitaba. Se aseguró de que fuera uno que recordaría por las noches por venir. Damon estaba listo para que ella lo alejara o incluso luchara para liberarse de su agarre. Cuando ella no hizo ninguna de las dos cosas, intensificó el beso sintiendo su propia prisa. Para su sorpresa, ella de repente lo estaba devolviendo y con la misma pasión. Sintiendo que ella le había devuelto el castigo, él terminó el beso tan rápido como lo había instigado y se alejó de ella ... esta vez tirando él mismo de la maldita maleta. Girando, comenzó a bajar las escaleras de dos en dos, dejándola allí de pie aturdida. Alicia se tomó un momento para volver a aprender cómo respirar. Ella no había podido detenerse cuando él la había besado tan exigentemente ... ella había querido más. Ella todavía quería más. Maldita sea. ¿Qué le dio el derecho de excitarla así y luego dejarla así? Frotándose la sien, ella le dio el beneficio de una duda. Si ella estaba en celo ... ¿lo sentiría un vampiro? "No", ella respondió su propia pregunta. Fue una cosa de cambio. Ella estaba segura de eso. Damon ya estaba en la sala de estar descansando en el sofá junto a Michael cuando Alicia tuvo el coraje de bajar las escaleras. O al menos hizo que pareciera que se estaba relajando ... no es que estuviera mirando. Ella apartó la mirada cuando él le dio esa maldita sonrisa y volvió su atención a Micah que estaba sentada en el enorme y mullido sillón. Estaba inclinado hacia adelante, perdido en una conversación con Michael. Micah levantó la vista cuando Alicia entró más en la habitación. "Entonces escuché que has emprendido misiones suicidas como un pasatiempo. Sabes, solo me fui por un par de semanas ". Palmeó el cojín a su lado y deslizó su brazo sobre los hombros de Alicia mientras ella se sentaba. Después de lo que Michael acababa de contarle, se preguntó quién había estado en mayor peligro ... él o Alicia. Alicia asintió tratando de mantener su mirada apartada de la de Damon. La movió a la de Michael y sintió que las mariposas tomaban vuelo en su estómago. Finalmente decidió: fuera de los vampiros, Kane era la más segura ... aunque dudaba que alguien estuviera de acuerdo con ella. "Les debo a los tres un enorme agradecimiento". Trató de no estremecerse cuando sintió la mirada de Damon. Sintiendo un toque vengativo, ella le dio una lenta sonrisa y le hizo pensar que lo haría. Rápidamente aprendió quién ganaría ese concurso de miradas y centró su atención en lo que Michael le estaba diciendo a su hermano. "La ciudad es peligrosa en este momento", señaló Damon. La había salvado tres veces, aunque solo estaba al tanto de dos de ellos. Agregue los rescates de Michael y Kane a esa lista y fueron cinco muertes evitadas en las últimas dos semanas. De repente, no pensó que fuera muy seguro para ella dejarlos de lado. "Estoy de acuerdo", Micah se encogió de hombros sintiendo la protección de Damon. Michael le había informado que Damon era su hermano y había venido a ayudar. Cuando le preguntó por la mordida en el cuello de Alicia, Michael había confirmado que lo había obtenido durante un ataque detrás de Moon Dance. Eso todavía no significaba que confiaba en Damon. Algo en su sangre le dijo que el vampiro era una amenaza. Apretando su brazo alrededor de Alicia y rezando por tomar la decisión correcta, Micah dirigió su atención hacia el dueño de la casa. "Y es por eso que espero que Alicia pueda quedarse con ustedes por un tiempo más. En este momento, este es el lugar más seguro para ella ". Fue increíble cómo una simple solicitud podría cambiar la atmósfera de una habitación entera. «¿Qué?» Alicia se apartó de él. ¿Cómo podía decirle a su hermano que ahora mismo esta casa era probablemente el lugar más peligroso del mundo para ella ... y mucho menos esta ciudad? Damon enarcó una ceja con la esperanza de que se estaba preparando para ver una ruptura horrible. Él era un idiota de todos modos. ¿Qué hombre en su sano juicio dejaría a su novia en una casa llena de muchachos? Sí, estaría feliz de echar al idiota por la puerta ... o la ventana. Cualquiera que sea el más práctico ... o el más cercano. Sintiendo que se alejaba de él, Micah extendió la mano y la agarró por los hombros, obligándola a volverse hacia él, "Alicia, sabes que te amo con todo mi corazón, pero piensa por un momento". Ignoró el gruñido que venía del sofá. "Acabamos de atacar a los hombres lobo y matamos a su alfa. Cualquiera que sea lo suficientemente tonto como para buscar venganza vendrá después de nuestra familia. Además, Michael me dice que ya has sido atacado por monstruos ". Alicia le disparó a Michael una mirada rápida de 'gracias a un maldito montón', y luego le dio la vuelta a Kane cuando abrió su gran boca. "Pareces ser un imán para los desalmados", añadió Kane tratando de no reírse en voz alta ante el hecho de que Damon estaba contando cómo podría matar a Micah sin que nadie lo supiera. El pobre puma no se dio cuenta de cuántos problemas tenía. Sabiendo que Damon lo haría, decidió soltar la bomba. "Es posible que desee escuchar a su hermano en este caso". Alicia le gruñó a Kane y luego se tomó el tiempo para mirar a Damon amenazándolo, desafiándolo a que valiera la pena. Cuando Damon le dirigió una sonrisa lenta, casi perversa, supo que podía sacarla del agua. Rápidamente se giró hacia Micah, sin darle tiempo suficiente a Damon para decirle: "Si estamos en peligro, entonces tal vez deberíamos irnos juntos y no decirle a nadie a dónde vamos". Micah frunció el ceño hacia Alicia, apretando con más fuerza sus brazos por un instante sabiendo que se estaba perdiendo algo. Él buscó en su rostro y otra vez tomó nota de sus ojos demasiado brillantes. Soltando sus brazos, presionó el dorso de su mano en su frente y entrecerró su mirada. Alicia apartó su mano sintiéndose derrotada y en un mundo de problemas. Lo último que quería hacer era insinuar que se hubiera escapado de cualquier cosa. Eso era algo que Micah nunca haría y los dos lo sabían. Si descubriera por qué estaba ... sobrecalentada, entonces tendría suerte de ver la luz del día durante meses. "Me mantendré en una condición", admitió. —¿Qué es eso? Micah levantó una ceja. "En Night Light, Quinn puso a los guardias sobre mí hasta el punto de que tuve que disfrazarme para salir del club sin que me siguieran. Si me quedo aquí, voy y vengo como quiero ... sin niñeras ". Ella hizo su voz firme. "No soy un bebé". "No, no lo eres", Micah le sonrió con satisfacción y luego se volvió para mirar a Michael en busca de confirmación. "De acuerdo", asintió Michael. "Si es libertad lo que ella quiere, entonces lo tendrá mientras viva aquí". Damon mantuvo la boca cerrada porque no estaba de acuerdo con la cantidad de libertad, pero nadie tenía que saber ese pequeño hecho. Inhaló lentamente, dejando que la mayor parte de la tensión desapareciera de él ahora que ella no se iba y el asesinato estaba fuera de la lista. Hermano... Micah era su maldito hermano. El teléfono de Michael vibró cuando llegó un mensaje de texto. Leyó y miró a Micah. "Parece que tu hermana no es la única artista de escape entre nosotros". Capítulo 4 El callejón se volvió un poco más oscuro que el resto de la ciudad cuando Misery descendió sobre él para comprobar el desgarro en la pared dimensional que había creado con la sangre de Kane. Le gustaba el hecho de que los humanos no pudieran verlo, aunque estaba segura de que algunos con un sexto sentido más fuerte evitarían el callejón. Dejando que la oscuridad impresione, se adelantó eligiendo la forma del niño mientras se arrodillaba al lado de la abertura. No se atrevió a tocarlo por miedo a que la arrastrara a través de la barrera, pero ahora podía sentir a los demonios reuniéndose en el otro lado. Esos demonios podían ver el desgarro y ese era el propósito de su creación. La miseria dejó que una parte de su propia maldad se deslizara por su cuerpo en oscuros zarcillos humeantes y se rió mientras se filtraba en la grieta. En unos momentos, sucedió lo mismo, pero esta vez a la inversa. La espalda de Misery se arqueó y sus ojos se pusieron rojos como la sangre mientras la oscuridad se deslizaba por su cuerpo y luego se hundió en su aura. El otro lado esperaría hasta que Misery les diera una señal ... entonces tendrían su ataque más fuerte desde el otro lado. La expresión de Misery se volvió traviesa. Había sido cuidadosa hasta ahora ... sintiendo la sangre pura caída siguiendo sus movimientos. Ahora no era el momento de descuidarse, pero ella necesitaba el poder que se necesitaría para atravesar el portal. La expresión de Misery lentamente se transformó en una de ira cuando sintió una presencia detrás de ella. Explotando en una nube de oscuridad, se reformó mientras unía la forma de su cadáver al demonio que la había estado espiando. "Misery te dará una mirada más cercana". Zeb no se inmutó cuando el brazo podrido se apretó alrededor de su cuello y de repente estaba mirando hacia la grieta. "¿Desterrarías a Zeb por ofrecer su ayuda?" Sus labios regordetes se torcieron en una mueca burlona, "Tal deseo que siento por ti. ¿Qué es lo que Misery está hambriento? "Puedo obtener lo que necesito de los humanos ... ¿por qué necesitaría tu ayuda con esto?" Misery pasó una mano por la cabeza calva del hombre bajo y gordo y luego lo soltó para rodear su cuerpo hinchado. "¿Por qué no lo ves por ti mismo?" Zeb apenas había terminado la invitación cuando los dedos huesudos de Misery perforaron su camino a través de la carne en la que solía esconderse. La miseria podía sentir al demonio dentro y sonreír sádicamente mientras leía su alma. Este demonio había estado en la ciudad por mucho tiempo y había sido lo suficientemente sabio como para mantener un perfil bajo. Podía sentir su miedo a los caídos que vivían allí junto con el miedo a otras criaturas de las que no sabía nada. Zeb era un demonio débil e inútil en una pelea. Sería fácil matarlo, pero Misery podía sentir sus otros poderes ... poderes que podía explotar para satisfacer sus propósitos. Este demonio podría detectar la lujuria dentro de un ser humano y magnificar eso a medidas deliciosamente malvadas. Ella vio algunas de las cosas que Zeb había hecho recientemente cuando ella aprovechó sus recuerdos. Como el marido celoso perdiendo la calma y matando a su esposa ... un empleado enojado que toma una pistola para vengarse ... el hombre desesperado roba un banco y recibe un disparo al salir por la puerta. Zeb podría hacer que un humano hambriento coma hasta que se le partan las tripas, o que alguien deprimido se vuelva suicida. Incluso podía llegar a tomar una sobredosis de droga o de alcohol sobre el veneno de su elección ... todo fuera de su control. Zeb hizo que las personas tuvieran hambre de lo que quisieran, sus secretos más oscuros y la miseria podía alimentarse del mal que les engendraba. "La miseria te usará", siseó mientras retiraba su mano de su carne. "Lo sé", Zeb sonrió cuando la sangre que se derramaba de él volvió a entrar en su cuerpo en una cascada hacia atrás ... sellando la herida. Si él fuera humano, entonces habría sido etiquetado como un hombre de negocios. Hacer tratos con otros demonios fue cómo había sobrevivido tanto tiempo. Si se unía a Misery y le daba el poder que ella quería para traer más demonios a la ciudad, entonces no sería tan notable para los caídos. ***** Chad Miró la escena del crimen con horror mientras mantenía su arma apuntando al hombre que ya estaba esposado y siendo arrastrado fuera de la sala de operaciones. El departamento de policía lo había llamado porque era la tercera vez que encontraban algo tan inquietante. ¿Qué rayos haría que un hombre haga algo así? Era un médico por gritar en voz alta ... se suponía que estaba salvando vidas, no tomándolas. "Solo quería ver cómo se vería", gritó el médico mientras luchaba por obtener una nueva mirada antes de que se lo llevaran. "Ella es perfecta ahora". Chad sintió nauseas subir y tuvo que mirar hacia otro lado. Justo allí en la mesa de operaciones yacía la obra maestra del hombre. Había tomado a una anciana postrada en la cama cuyo cuerpo estaba cerrándose y le había reemplazado el interior ... incluido el cerebro, con partes de una mujer joven que había entrado en la sala de emergencias con un dolor de oído solo hace un par de horas. Escuchando un jadeo femenino detrás de él Chad Giró la cabeza y vio a Angélica, Zachary y Trevor entrar en la habitación y fruncieron el ceño. "Yo iba a llamarte." Trevor negó con la cabeza, "Angélica ha estado siguiendo a nuestro demonio todo el día y ya hemos estado en tus otras escenas del crimen". Angélica miró a la joven que había sido arrojada al suelo como una muñeca de trapo vacía. Habían estado un paso detrás de Misery y ella podía sentir el poder del demonio creciendo, pero lo que más le molestaba era el hecho de que aunque Misery pudiera alimentarse de esto ... no podía hacer que sucediera. "Es difícil creer que un demonio pueda causar tanto caos", Trevor se mantuvo de espaldas a la carnicería. Nunca había sido uno para meterse con los casos de demonios y deseó que ahora no fuera diferente. Se sintió mal por la pérdida de un buen médico que probablemente había estado en el lugar equivocado en el momento equivocado. "No es solo un demonio", Angélica trató de ignorar los escalofríos que subían por su espina dorsal. "Y me temo que esto es solo el comienzo". Zachary sacó su teléfono celular y salió de la habitación. Marcando el número de Storm, esperó hasta que la llamada fue dirigida al sistema de mensajes PIT. Esta no era la primera vez que dejaba un mensaje para Storm hoy. Lo que más le molestaba era que su intrépido líder usualmente sabía lo que quería antes de llamar y aparecía a menudo antes de que incluso terminara de marcar el número. ***** Micah había pasado las últimas dos horas en la oficina de Warren donde estaba siendo actualizada para acelerar todo lo que se había perdido. Era mucho para asimilar, pero el hecho de que sus familias estuvieran nuevamente unidas era algo por lo que estar agradecidos. Su mirada se desvió hacia Quinn y Kat sabiendo que eran los lazos que unían. "Es bueno tener a todos de vuelta juntos", ofreció Quinn en el silencio de Micah. Micah se frotó la sien preguntándose si todos habían olvidado por completo que Alicia existía. Para su sorpresa, fue el nuevo miembro de la familia que la mencionó. "¿Dónde está Alicia?" Jewel le preguntó a Steven por qué ella no estaba allí. "Pasar un par de días con un amigo de un internado", respondió Quinn, y agregó: "Es mejor que encontremos una universidad para enviarla por un tiempo". Michael notó que los nudillos de Micah se volvían blancos, donde estaba agarrado al brazo de la silla donde estaba sentado. Honestamente, él estuvo de acuerdo con la ira de Micah. Si no hubieran pasado todo este tiempo manteniendo a Alicia a distancia, entonces tal vez no se molestaría tanto tratando de hacer las cosas sola. "Ya he hablado con Alicia", Micah miró a su hermano. "Ha pasado años esperando llegar a casa y lo último que quiere es que le digan que no es bienvenida aquí. Ella tuvo suficiente de eso cuando Nathaniel estaba vivo ". "Eso no es lo que quise decir y lo sabes", gruñó Quinn en defensa propia. "Ella apenas tiene dieciocho años. ¿De verdad crees que Night Light es el lugar más seguro para ella en este momento sabiendo el desastre en el que estamos? "No, es por eso que ya la envié a vivir con Michael". Micah sonrió sabiendo que nadie discutiría con su lógica, "De esa manera ella todavía está aquí y forma parte de la familia, pero afortunadamente fuera de la línea de fuego directa". El teléfono celular de Envidia eligió ese momento para irse, para alivio de la mayoría de las personas en la habitación abarrotada. Rápidamente lo agarró tratando de silenciar la canción que había elegido para hacerle saber que era Chad vocación. Ella dio un codazo Devon en las costillas cuando comenzó a cantar, "luché contra la ley y la ley ganó." "Chad, "Ella sonrió," el tiempo perfecto como de costumbre. " "Puede que no digas eso cuando te digo por qué llamé". Chad pasó sus dedos por su cabello. "Ha sido un infierno de un día". Envy levantó su mano para silenciar el truco del karaoke horrible de Devon. "¿Qué sucede?" "Escucho Devon en el fondo. Pon el teléfono en el altavoz, " Chad Suspiró. Envy hizo clic en el altavoz del teléfono, "Está bien, pero no es solo Devon, toda la pandilla está aquí". "Bien", dijo Chad, procedió a darles un resumen de los eventos de hoy. Una vez que terminó, agregó: "Trevor trajo a un experto en demonios y ella quiere hablar con Dean sobre el demonio si puedes enviarle un mensaje. También pensé que tal vez podrías acercarte a Kriss y ver qué puedes averiguar ". "Estoy en eso", asintió Envy, "y Chad… ten cuidado." El tono de voz de Chad cambió cuando eso le recordó algo, "Hey Devon". –¿De acuerdo? Devon frunció el ceño. "Si alguna vez dejas que disparen a mi hermana otra vez, te juro que lo haré ..." Los ojos de Envid se ensancharon y ella cerró el teléfono, cortando la voz de su hermano. "Bueno," Devon Dio una sonrisa sin entusiasmo al escuchar un par de risas del grupo. "No cambiar el tema de Devon que le pateen el trasero, pero " Warren Sacudió su cabeza, "Estoy contratando más cambia formas aquí en Moon Dance y Quinn ha acordado hacer lo mismo con Night Light. Ahora que le hemos cortado la cabeza al hombre lobo alfa ... y a la mafia ... " "Necesitamos estar listos para que los dos crezcan nuevamente en su lugar", terminó Nick para él. El teléfono celular de Quinn se apagó y él sonrió Devon "Bueno, al menos todos los parientes de Kat están a distancia". Mirando la identificación de la persona que llama, notó que era del puma que había dejado a cargo. Harley podría encargarse de cualquier cosa en su ausencia, así que sabía que era importante. Levantando la mano para silenciar a la multitud, respondió: "Sí, Harley, ¿qué es eso?" "Quinn, a menos que hayas ordenado un puma muerto en lugar de las bebidas normales que servimos, entonces tenemos un problema". ***** Boris había pasado la mañana con el abogado de Anthony terminando el papeleo que lo convirtió en el nuevo gerente de uno de los bares más grandes de la ciudad ... Love Bites. En cuanto a quién sería el nuevo dueño ... ambos habían decidido que el pariente más cercano de Anthony era la forma más inteligente de ir, legal y lógicamente. Titus Valachi era uno de los lobos más fuertes y más imparciales que Boris había conocido. Había odiado a su tío y se había negado a hacer nada relacionado con la mafia. Boris sonrió sabiendo que acababa de ayudar al abogado a poner la mitad de las posesiones de la manada de lobos en el nombre de Titus sin que Titus lo supiera. Ahora todo lo que tenían que hacer era convencer a Titus para que se convirtiera en el nuevo alfa antes Lucca tenido la oportunidad de reclamarlo. En cuanto a Love Bites, el dueño anterior había perdido el club con Anthony solo un par de semanas atrás, y como el abogado de Anthony era uno de sus lobos, se estaba ocupando de todo el papeleo tan rápido como pudo en caso de que los federales congelaran todo de las propiedades de Anthony. La mayor parte del clan había trabajado para Anthony de una manera u otra, pero como el alfa ya no existía, dejaba a muchos lobos sin trabajo. Los lobos con demasiado tiempo en sus manos nunca fueron algo bueno y Boris ya estaba oyendo hablar sobre tomar represalias contra los pumas por matar a Anthony. La mayoría de esos lobos estaban saliendo con Lucca Romano, que era el protegido de Anthony de muchas maneras. Esos eran los lobos con los que no quería estar. Lucca era fuerte. Anthony lo había sentido y usado Lucca para la mayoría del trabajo de la mafia. Eso, y Anthony no confiaba completamente en Lucca, por lo que pensó que mantener a Lucca cerca y tener el control de una sección de los lazos de la mafia lo mantendría lo suficientemente ocupado como para no intentar derrocarlo. El problema era ... si Titus no se acercaba al plato pronto, entonces Lucca haría. Con eso en mente, Boris había sido selectivo al contratar a miembros de la manada para ayudar a ejecutar Love Bites. Era un paso adelante pasar de la mayor parte de su tiempo repartiendo el castigo a quienquiera que hubiera enojado a Anthony por el día. Pero eso era lo que era ... el castigador. Y tenías que ser la mano derecha de la alfa para convertirte en el castigador, por lo que la mayoría de los lobos lo obedecerían sin pensarlo mucho. Ahora era la mano derecha de Titus y allí era donde quería quedarse. Mirando alrededor del bar, escuchó como algunos de los lobos se burlaban de las decoraciones góticas, pero Boris señaló que la multitud gótica en la ciudad estaba llena de ricos universitarios con un fetiche de vampiros al estilo de las películas que estaban cargados de dinero. Eso pareció llamar su atención. Sí, siempre fue lo mismo con los lobos ... el dinero fue el resultado final. Sintiendo el poder de un verdadero alfa entrar en la barra, Boris miró hacia las puertas desde su vista a través de la ventana de la oficina. Sonrió al ver a Titus detenerse justo dentro de las puertas para mirar a su alrededor. Tenía que admitir que este lugar era un poco sorprendente para cualquiera que nunca hubiera estado aquí. Estaba sorprendido de que Titus hubiera llegado tan rápido. Él todavía estaba en Malta cuando lo llamó durante las horas previas al amanecer. Alargando el brazo, Boris presionó el botón del sistema de intercomunicación, "Titus, hay un tramo de escaleras en el extremo izquierdo. Ven hacia la oficina." Cerró los ojos sabiendo que tenía el equivalente de dos minutos para decidir cómo decirle a Titus que acababa de heredar la mayoría de las propiedades de Anthony. ***** Alicia estaba cansada de enfurruñarse sobre eso. Si tuviera que quedarse aquí, entonces ella podría hacer lo mejor posible. Además, tenía hambre y todos se habían ido. La casa era tan grande que tardó unos minutos en localizar la cocina ... eso y el hecho de que la puerta estaba cerrada. La mayoría de la gente no tenía una puerta en su cocina, pero de nuevo ... no era gente que vivía en esta casa. Los cambia formas no comen tanto como los humanos porque no envejecieron al mismo ritmo. Incluso podrían pasar meses sin que los afectara, aunque a la mayoría de los cambia formas les gustaba la comida lo suficiente como para participar en ella todos los días. Vivir alrededor de los humanos tenía una forma de refregar lo paranormal. Sin embargo, había un par de cosas que harían que un cambia formas tenga hambre ... lesiones, peleas, sexo ... o la necesidad de sexo ... conocido como calor. Y en este momento ella estaba muerta de hambre. Al abrir la nevera frunció el ceño ... hay mucho para beber pero no comida. Revisar los gabinetes fue igual de deprimente. Todo está vacío, a menos que cuentes las telarañas en las esquinas y las cinco latas de café. Ahora entendía por qué la puerta estaba cerrada. Al oír algo detrás de ella, Alicia se dio la vuelta y vio a Damon entrar en la cocina con los brazos llenos de bolsas de la compra. Damon retuvo la sonrisa y mantuvo su expresión relajada, "Pensé que estarías hambriento". Dejó las bolsas sobre la barra y volvió al exterior para buscar el resto. Alicia estaba aturdida. Damon había ido de compras ... ¿para ella? Mirando en las bolsas, sus ojos se abrieron ante toda la comida ... buena comida también. Sacó una bolsa de uvas blancas sin semillas y comenzó a comer mientras ponía la comida. Конец ознакомительного фрагмента. Текст предоставлен ООО «ЛитРес». Прочитайте эту книгу целиком, купив полную легальную версию (https://www.litres.ru/amy-blankenship/calor/?lfrom=334617187) на ЛитРес. Безопасно оплатить книгу можно банковской картой Visa, MasterCard, Maestro, со счета мобильного телефона, с платежного терминала, в салоне МТС или Связной, через PayPal, WebMoney, Яндекс.Деньги, QIWI Кошелек, бонусными картами или другим удобным Вам способом.
КУПИТЬ И СКАЧАТЬ ЗА: 427.51 руб.